Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Descarriada estampida de búfalos

Esfera Política

Por: Ricardo Vázquez Salazar

05/10/2015

alcalorpolitico.com

Trátese de un simple rumor, de la condición que fuere, la insistencia de la posible renuncia de Javier Duarte de Ochoa, como gobernador de Veracruz, como suele suceder en situaciones de esta índole, está dando lugar a una fuerte e inevitable desbandada de actores de la “Fidelidad” y de la “Prosperidad”. El barco navega a la deriva, sin amarras ni brújula; tampoco existe un plan de ruta para llegar a puerto seguro. ¡Sálvese quien pueda!
 
Es la idiosincrasia propia del sistema político mexicano aldeano, plagado de sucesos contradictorios y desordenados, que se niega a renovar aunque la sociedad lo demande; permanece cerrado a actualizarse para estar a la altura. Una característica de esto es que lo que mueve a todo personaje participe de la política, es solo uno el interés prioritario, el interés personal, y nada más. Fenómeno que en Veracruz se ha hecho más que evidente por las circunstancias de estos últimos días.
 
La estampida de la bufalada ya es inevitable, como también es descarriada. Por más que intenten pasar desapercibidos y no hacer ruido, es ineludible. Hay quienes buscan a como dé lugar acercarse a Pepe, a Héctor o a Miguel Ángel, a uno de los Yunes. Así mismo, hay quienes se están acercando a Pepe y a Héctor al mismo tiempo. Otros más, además de arrimarse a los Yunes rojos, de igual manera se aproximan a Miguel Ángel; es decir, le apuestan a los tres, “por aquello de no te entumas”.
 
Cómo estará la política que ahora hasta Rogelio Franco dice que el PRD –rojo- valoraría a Héctor como su candidato a la gubernatura en caso de que renuncie al PRI. Lo que no toma en cuenta Franco es que es al revés, primero tendría que preguntarle a Yunes Landa si en un momento dado estaría dispuesto a aceptar su propuesta. Héctor sabe que el PRD que representa Rogelio Franco, es el engendrado de la “Fidelidad”, por lo que resulta complicado se pueda confiar.
 
A los Yunes los están haciendo más fuertes. Los senadores Pepe y Héctor se mueven con toda cautela en el Altiplano. Los Yunes azules, el diputado federal Miguel Ángel, sus hijos: Fernando, senador y Miguel Ángel, alcalde de Boca del Río, resultan beneficiados con la andanada en su contra. Los cinco, hoy se ven más fortalecidos que nunca; y unidos. Vaya.
 
En forma simultánea que la clase política veracruzana está desbocada, unos atraídos por la sucesión gubernamental, otros más ya bregan por una candidatura a una curul local, los graves problemas en la entidad veracruzana permanecen.
 
Para Augusto Monterroso, en el análisis metafórico de su breve obra El dinosaurio. “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, con la significativa advertencia que hace el autor, podríamos deducir que el dinosaurio de la sinrazón, la barbarie, la bestialidad y ferocidad de todo lo que ocurre en Veracruz continúa hasta este momento.
 
La problemática se agudiza en todas las áreas. En el sector Salud, hoy los valerosos empleados llevan a cabo protestas para dar a conocer serias deficiencias, de la gravedad de todo lo que acontece al interior de los centros hospitalarios. Al parecer la inseguridad ha alcanzado a la clase gobernante estatal. El déficit financiero ocasiona que se generalicen las protestas. El saqueo a las arcas estatales es descomunal, más de 10 mil millones de pesos “extraviados”; la impunidad sigue alentando el atraco, la corrupción. 29 órdenes de aprensión a funcionarios y ex funcionarios estatales en stand by. El dinosaurio de la sinrazón está allí; se perpetúa en Veracruz hasta el día de hoy.
 
[email protected]

Columnas recientes