Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Comunicado dominical

Con fe en la resurrección no hay fracaso ni frustración que pueda hundirnos

- Se está por encima de la violencia, corrupción, injusticias, vicios, pobreza y el desempleo

- Es el triunfo sobre la maldad y la violencia que generan sufrimiento y derraman sangre inocente

Xalapa, Ver. 31/03/2013

alcalorpolitico.com

La Resurrección de Jesús se proyecta en «el más allá»pero también en «el más acá»

En el mundo antiguo fue un boom informativo la noticia que comenzarona difundir los apóstoles y los discípulos acerca de la resurrección de Jesucristo.
Para las autoridades políticas y religiosas de su tiempo esta noticia que sepropagaba con gran rapidez representaba un desafío al status quo, al gradoque comenzó a generar cárcel y persecución para los primeros cristianos,como se puede leer en el Libro de los Hechos de los apóstoles 4, 1-3; 5, 30-33;7, 56-58; 23, 6; 24, 1.

La mañana de resurrección y estos días de pascua no ocuparán,ciertamente, grandes espacios en los medios ni serán más impactantes que la

cobertura del Cónclave, o la actualización de la violencia en México, o elempate de la selección mexicana de futbol, o la tensión política entre las dosCoreas.

En nuestros tiempos, el anuncio de la resurrección es uno de los temasmás piadosos y menos peligrosos por el enfoque que se le ha venido dando.
Ya es mucho decir que Dios ha vencido a la muerte y que nuestro destino noes la muerte sino la vida, porque Jesucristo con su sacrificio nos ha revestidode inmortalidad. Sin embargo, el enfoque más importante no está en «el másallá» sino en «el más acá».

Hoy no salimos a pregonar una resurrección que sirva como resignación

ante la violencia y las injusticias de todos los días. Tampoco se trata de
resignarnos ante la muerte de nuestros seres queridos o ante la inminencia denuestra propia muerte. No se trata de decir simplemente que nosencontraremos algún día con nuestros seres queridos y que también nosotrosseremos arrancados de la muerte para resucitar a la vida eterna, que de suyoya es un anuncio trascendente.

Hoy anunciamos la resurrección para que, como sucedió con losapóstoles, también nosotros salgamos de nuestro encierro y nos sacudamos el
miedo y la desilusión. La resurrección representa el triunfo del amor, del perdóny de la paz frente a las injusticias, la maldad y la violencia que siguen

generando el sufrimiento y el derramamiento de sangre inocente.

Los cristianos, al contemplar al Señor resucitado, descubrimos que Diosse ha puesto de parte de Jesús, está a favor de Él y le ha dado la razón,aprobando así su vida, su mensaje y su proyecto de salvación. Por eso, la vidacristiana no significa resignarse para lo que Dios nos tiene preparado en la vidaeterna, sino luchar para seguir extendiendo el reino de Jesús ya desde este

mundo. Así pues, vivir la resurrección consiste en portarse de tal manera, vivirde tal manera y hablar de tal manera que uno le da la razón a Jesús y se laquita a cuantos se comportan como se comportaron los que asesinaron a

Jesús.

La resurrección es el triunfo sobre todos los mecanismos de muerte queestán presentes en el mundo a través de las guerras, la violencia, la corrupción,
las injusticias, los vicios, la pobreza y el desempleo. Si nos llenamos de fe en elresucitado no hay fracaso ni frustración que nos pueda hundir, por muysombrío que se presente el horizonte, porque Jesús ha vencido todos los

signos de muerte que hay en este mundo.

Esta mañana compartimos esta alegre noticia especialmente a los quehan perdido la esperanza, a los que han sido víctimas de la violencia, a los que
han sido golpeados por el sistema económico imperante, a los que estáncansados, a los atribulados por problemas y enfermedades, a los que

anhelamos un país justo y fraterno.

Jesús regresó de la muerte no para tomar venganza de sus asesinos nipara echar en cara a los discípulos su miedo, traición y negación. Regresó paraconvencernos del amor y del perdón como las únicas vías para la construcción

de una nueva humanidad. Regresó para contagiarnos de paz y para infundirnosun nuevo espíritu. Felices pascuas de resurrección.

Pbro. José Juan Sánchez Jácome
Director
Oficina de Comunicación Social
Arquidiócesis de Xalapa