Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Con tantas casas de préstamo y tiendas de crédito, la gente vive muy endeudada

-Iniciaron movimiento en Orizaba contra negocios que aprovechan la necesidad de la gente

-Está el caso de un ama de casa a quien los empleados no le entregaron el dinero y ahora se lo cobran

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 30/08/2011

alcalorpolitico.com

La proliferación de diversas casas de préstamo y financieras, aunada a las facilidades que dan a la gente para endeudarse un sinnúmero de tiendas, ha llevado a las familias de la región centro al caos económico. De cada diez personas ocho hacen uso de este tipo de créditos.

Según lo relata David González Rojas, delegado estatal de la Unión Nacional Zapatista en apoyo a los deudores, todas éstas se han convertido en un peligro para la población que requiere de recursos económicos, ante el poco apoyo que reciben de los gobiernos estatales y el federal.

“Al no contar con apoyo y ante la necesidad, su opción es acudir a estos sitios de préstamos económicos, incluso hasta andan ofreciéndole a la gente estos préstamos pero el problema luego viene cuando la gente no puede más con los intereses”.

Por ello, es que hizo un llamado a estos lugares, pero en especial a SIVACREM para que no afecte a las personas, de lo contrario iniciarán con manifestaciones los integrantes de esa unión, inclusive harán lo propio en la matriz que se encuentra en Oaxaca. Listos ya están más de 200 integrantes de la unión.

“Como los créditos son fáciles de obtener, pues la población llega a tener deudas con hasta tres o cinco de estas empresas a la vez, porque por ejemplo ahora iniciamos con ciclo escolar y no hay dinero” añadió que el índice de migración ha disminuido en diversos municipios, entonces el dinero que se enviaba desde Estados Unidos ya es mucho menor.

Un caso…

María una ama de casa quien se hizo acompañar del delegado de esta unión, explicó que ella acudió a SINVACREM a pedir un préstamos de 15 mil pesos, firmó un documento y le prometieron que le daría al otro día el dinero, pero nunca llegó a sus manos.

Aquí el problema radicó en que el empleado que se lo tramitó, se quedó con el recurso económico y ahora el cobro es para ella, pero el monto con intereses es mayor a los 31 mil pesos.

“Uno es ignorante de esas cosas, ahorita el licenciado nos dice que cuando uno firma un papel en blanco, significa volver a reestructurar la deuda; le comentamos que esto fue un fraude por parte de un ex empleado, es sabedor de este problema y aún así la semana pasada fueron a mi domicilio y entraron a la casa para ver qué tenía”.

Añadió que ahora ya la requirieron el pago total de la deuda, pero no podrán liquidarla porque son amas de casa y no tienen un ingreso “nosotros firmamos pero nunca nos dieron el dinero, se lo entregaron a Omar Ubaldo junto con Alicia Castillo Méndez que eran los empleados” concluyó.