Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Continúa el saqueo de huevos de tortuga en las playas de Santander y Palma Sola

- La falta de personal provoca que hasta los perros saquen los huevos.

- Para 21 kilómetros de costa sólo hay 10 voluntarios que se turnan cada tercer día

Jessica L?pez Xalapa, Ver. 07/08/2011

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
En las playas de Santander, Santa Anna, Playa Muñecos, El Faro, San Agustín y Palma Sola cientos de nidos de huevos de tortuga se saquean por las noches, desde que inició la temporada de desove. La falta de personal provoca que hasta los perros se coman los huevos.

Para 21 kilómetros de costa sólo hay 10 voluntarios que se turnan cada tercer día, por lo que sólo hay uno de día y uno de noche.

Los voluntarios de la playa de Santander recogen huevos de entre 15 y 30 nidos, pero de estos por lo menos un 50 por ciento están saqueados por el hombre o por perros que los mismos pobladores que van a visitar a las tortugas dejan en el lugar.

Además de que no reciben absolutamente nada de salario, sólo tienen una motoneta, porque la otra se descompuso. No sólo eso, sino que andan con cuidado, porque hay muchos barcos “sospechosos” en esa área, que no se dedican a la pesca.

El investigador de la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana (UV), Salvador Guzmán, reveló que el personal es poco y que los únicos que reciben salario son los del campamento de Lechuguillas, porque está coordinado por la Semarnat.

Explicó que es necesario que tengan cuatrimotos, porque cada 100 huevos pesan alrededor de 6 kilos, “no se pueden cargar a pie”.

También reveló que la carne de tortuga se vende a buen precio, por lo que tanto los huevos como los mismos reptiles son asesinados.

“Pero también el problema es la falta de trabajo en comunidades como estas. Donde la gente se obliga a matar estos animales para poder comer ellos”, justificó.

Voluntario del campamento Santander

Héctor Alejandro Ruiz Jiménez de 21 años, lleva dos años como voluntario en el campamento del poblado de Santander perteneciente al municipio de Alto Lucero.

Él trabaja cada tercer día, toda la noche para proteger a las tortugas, los huevos y además sacarlos y ponerlos en un lugar seguro.

A la una de la mañana, en medio de la obscuridad pero con un techo de cientos de estrellas las tortugas también llamadas Caguamas, empezaron a salir.

La gente que se encontraba en el lugar se silenció, para no asustarlas y dejar que recorrieran su camino de arena hasta que encontraron un lugar seguro para desovar.

Las tortugas caminan hasta 10 o 12 metros lejos del océano de manera lenta, pero si la playa es muy extensa se regresan.

Este proceso dura una hora, mientras tanto, no hay ruido ni luces. Sólo el sonido del mar.

Al terminar de desovar, la gente se puede acercar a ellas, acariciarlas y tomarles fotos. Aún cuando su peso es mayor a los 100 kilos. Ellas le temen a las personas y siempre tratan de huir.

Por la orilla de esta playa que abarca alrededor de 7 kilómetros, se podían ver decenas de nidos, pero muchos de ellos ya fueron saqueados y en otros hay restos de los huevos que los perros se comieron.

El voluntario quien vive en el pueblo de Santa Anna, comentó que la tortuga Lora sale a desovar de día, en el mes de mayo y que julio, agosto y hasta septiembre, estará desovando de noche, la verde.

Recordó que estos reptiles ponen hasta 450 huevos, cada una, en esta temporada.

“La tortuga Verde sale y pone 100 huevos, la primera vez, luego se va a aparearse y regresa a poner 200. En la tercera vez deja alrededor de 150”, comentó.

Por su parte el biólogo de la UV, dijo que en Santander han encontrado hasta 800 nidos, por lo que llevan a cabo un proyecto en el cual miden la distancia a l que las tortugas ponen sus huevos.

“Para tratar de entender por qué salen aquí y no mas abajo, o más arriba”, manifestó.

Aunque comentó que este año, la orilla de la playa cambió, ya que desde el paso del huracán Karl y la tormenta tropical Matthew, es que se acortó.

“En algunos lados es tan corta la playa que los nidos se tiene que rescatar rápido sino el mar se los lleva”, explicó.