Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Critica el proceder violento de los policías hacia los activistas del “#YoSoy132”

Le parece que las autoridades “criminalizan” el derecho a disentir y a manifestarse

17/09/2012

alcalorpolitico.com

Estimado Psic. Joaquín Rosas Garcés

Estimada Mtra. Ylia Ortiz Lizardi

Agradezco de antemano la posibilidad que ofrecen en su espacio informativo para presentar no sólo la versión oficial de los hechos, sino otras que no surgen de intereses meramente gubernamentales o de sectores de poder, sino de los ciudadanos, del pueblo. Esta posibilidad les otorga credibilidad como medio informativo, y por tanto, el respeto de sus lectores.

He visto en su medio las noticias de la agresión hacia los estudiantes la noche del Grito y quiero dar mi testimonio.

Yo fui testigo de la represión que sufrieron los estudiantes que integran el Frente Contra la Imposición, luego de que dos sujetos vestidos de civil intentaron arrebatar a uno de los muchachos una cámara fotográfica, bajo el argumento de que “ya los tenían checados” de antemano y “sabían quiénes eran”.

Yo vi cómo forcejeaban para cuidar la cámara. Yo vi cómo los policías estatales, encapuchados, jaloneaban a los muchachos hacia la camioneta de policía del puesto de seguridad que se encontraba a un costado de la Catedral, mientras ellos trataban de explicar que no estaban cometiendo delito alguno, sino haciendo uso de su libertad de expresión; yo vi cómo los policías, por lo menos diez, aislaban a cuatro jóvenes del resto de sus compañeros, supuestamente para catearlos, y vi cómo, entre gritos y con violencia empujaban a uno de ellos contra la pared de la Catedral, él sin oponer resistencia al cateo, aunque insistiendo en que no estaban cometiendo delito alguno, dejó las manos arriba como se lo gritaban los policías, mientras el que lo tenía sujeto sacaba unas esposas.

Los policías mantenían entre la camioneta y la pared de la Catedral un cerco humano para impedir el paso del resto del grupo y cuando empezaron a esposarlos varias chicas se saltaron el bloqueo a empujones y una de ellas se interpuso entre el policía y el muchacho preguntando a gritos “¿por qué los detienen?” “¿por qué los esposan?” “no estábamos haciendo nada, no tienen derecho”.

Una mujer policía, encapuchada como el resto, la jaló con violencia mientras otros amenazaban con detenerlas a ellas también si no se callaban.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Ipax