Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de lluvias
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Cuestiona labor de rescatistas voluntarios: ¿lo hacen por dinero o por labor social?

Dice que usan autos particulares en mal estado, prenden torretas sin justificación y realizan colectas para supuestos gastos, pero también cobran por traslados

08/05/2013

alcalorpolitico.com

Carta a la redacción
 
Crece un cáncer social
 
Desde hace ya varios años (30 aproximadamente), se ha venido dando un fenómeno en nuestra ciudad, otras entidades del estado y el resto del país, en donde un grupo de personas denominados “rescatistas” conforman asociaciones civiles paralelas en todos los sentidos a las corporaciones ya establecidas por tradición y a las instituciones gubernamentales dedicadas a la atención de urgencia o también denominada pre hospitalaria.
 
Estas agrupaciones, en un principio tenían la finalidad de reclutar personas que en apariencia eran voluntarios para que, mediante vehículos particulares, brindaran un apoyo en cuanto a seguridad vial, operativos de búsqueda y rescate de personas, desastres, etcétera.
 
Actualmente estos grupos de auxilio, también denominados “PATITO”, acuden en vehículos particulares adaptados como ambulancias a cubrir las necesidades de la población de una atención de urgencia para una persona, el cual puede estar enfermo súbitamente o haber sufrido un accidente.
 
Cabe mencionar que estas pseudo ambulancias no tienen ningún control, a pesar de existir una norma oficial vigente para toda la República, la cual se denomina NOM-237-SSA1-2004 Regulación de los servicios de salud. Atención pre hospitalaria de las urgencias médicas. La cual es una norma de la Secretaría de Salud, por lo que ésta sería la responsable de ejecutarla. Sin embargo también tiene un fuerte componente de compromiso por parte de la Secretaría de Protección Civil, Seguridad Pública, sector comunicaciones y transportes, Tránsito estatal y la iniciativa privada.
 
Las preguntas serían entonces: ¿Quién regula a estas corporaciones, agrupaciones, asociaciones o como se les llame?, ¿quién los capacita o los certifica como paramédicos, rescatistas, socorristas, técnicos en urgencias, etcétera?, ¿de dónde sacan el dinero para funcionar?
 
La reflexión es que se trata de un modus vivendi, el cual es altamente lucrativo, ya que es libre de gravamen, impuestos e incluso de responsabilidad civil, ya que no hay un control estricto por parte de las autoridades. Estas agrupaciones intervienen las radiofrecuencias oficiales de Seguridad Pública, Secretaría de Salud y de Protección Civil, empresas de radio-taxis, Cruz Roja mexicana, etcétera, para escuchar los llamados de auxilio de la población. Por lo que se consideran unos piratas de la radiocomunicación. Piden dinero en cada crucero, caminan por las calles tocando de casa en casa, en los camiones urbanos y rurales, afuera de los centros comerciales, etcétera.
 
Faltan a todas las reglas de Tránsito y urbanidad, circulando sin placas, sin engomados, sin cinturón de seguridad, hablando por teléfono o radio, parándose en lugares prohibidos, pasándose altos y tomando calles en sentido contrario, casi siempre circulando a más de las máximas velocidades permitidas. Todo esto, amparándose con que son vehículos de emergencia utilizando la torreta y sirena.
 
Abundando a esto, por las noches en las que casi no hay tránsito vehicular ponen hasta dos sirenas en un sólo vehículo sin importar si hay personas enfermas o simplemente descansando en sus domicilios porque al otro día hay que trabajar.
 
Usted alguna vez se ha preguntado si en verdad van a una urgencia o sólo están abusando de una regla que nadie conoce, sabía usted eue en los reglamentos de Tránsito y en los cursos de manejo de vehículos de emergencia, el hecho de traer sirena no implica circular a altas velocidades o ir zigzagueando en el trafico, pasarse los altos sin precaución o insistir con el llamado “pato” de la sirena para que le abran paso, como si con esto pudieran quitarse los autos de enfrente por arte de magia. Alguien sabe si realmente es una urgencia o sólo es porque se les hace tarde para llegar a algún lugar con el tráfico que todos tenemos que soportar diariamente.
 
Ha habido reportes en otros estados de que debido al fuero con el que cuentan, por tratarse de un servicio no regulado, han hecho mal uso de estas ambulancias “patito”, utilizándolas para diversos fines incluso relacionados con la delincuencia organizada, al no ser sujetos de revista en retenes o por el simple hecho de que regularmente las autoridades no detienen estas unidades, las usan para el paso de indocumentados, transporte de materiales diversos, incluso peligrosos, evitando así permisos, transporte de droga y personas secuestradas.
 
Actualmente acaban de encontrar otra forma más de robarle a la comunidad: cobrando los servicios de emergencia y los traslados llamados programados o de tipo administrativo, fluctuando desde los 400 pesos hasta mil 500 pesos en los casos de pacientes graves. Esto sin tomar en cuenta los traslados de pacientes a otros lugares fuera de la ciudad.
 
Todo esto con unidades viejas o en muy mal estado, teniendo un riesgo muy alto de presentar un fallo grave e incluso mortal en los casos de viajes en carretera o dentro de la misma ciudad, ya que no cuentan con mantenimiento ni correctivo y en todos los casos ni preventivo, sin equipo médico básico, ya ni decir de alta especialidad.
 
Por esto, no se deje engañar, si se trata de un supuesto grupo voluntario no tienen por qué cobrar por sus servicios, a menos que usteddecida pagarles algo, y en todo caso, por qué no mejor contratar a una empresa privada. Solicite un recibo o factura. Estas agrupaciones, ¿o son empresas o son voluntarios?
 
Quién se va hacer cargo de esta situación social en crecimiento, generando cada vez más individuos socialmente irresponsables, pidiendo “colecta”, cobrando por una supuesta labor social, y quien sabe, con la situación de inseguridad que vivimos, hasta se pueda tratar de delincuentes encubiertos en estas agrupaciones.
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Toca cuidarse