Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac
En el marco de ?Sonr?e Veracruz es tu Hogar?

DIF Estatal reintegra a niño repatriado a su seno familiar en Las Choapas

- El titular del CEDAS viajó con el padre del menor hasta Nuevo Laredo, Tamps. - Misael Sánchez García se encontraba en un albergue bajo resguardo del DIF municipal - Autoridades migratorias lo retuvieron en San Antonio, Texas, a un día de haber logrado cruzar el Río Bravo

Nuevo Laredo, Tamps. 18/05/2009

alcalorpolitico.com

El DIF Estatal que encabeza Rosa Borunda de Herrera, reintegró a su seno familiar en Las Choapas al joven repatriado Misael Sánchez García, a través del programa “Sonríe Veracruz es tu Hogar” del Consejo Estatal de Asistencia y Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

El titular del CEDAS, Bernardo Sánchez Vigil, viajó junto con el padre del menor migrante, señor Marcelo Sánchez Jiménez, a esta ciudad fronteriza del país, para recibirlo, luego de que autoridades migratorias lo devolvieron a México tras haber cruzado el Río Bravo.

Hoy, Misael ya se encuentra en su hogar, al lado de su padre y de su mamá adoptiva, Dalia, así como de sus pequeños hermanos Víctor Manuel, José Manuel, Marcelo y Rocío, de 11, 10, 7 y 3 años de edad; quienes el pasado viernes lo recibieron con alegría, lágrimas de emoción y le pidieron que no volviera a irse, ya que lo mejor es permanecer unidos y salir adelante en su propio país.

Este caso representa un logro más para el DIF Estatal, toda vez que su presidenta, Rosa Borunda de Herrera, siempre ha mostrado interés por atender y frenar el fenómeno de la migración infantil no acompañada; es decir, que las niñas, los niños y adolescentes no viajen solos hacia la frontera norte del país buscando cruzarla ilegalmente.

También gracias a su gestión, Veracruz ha sido incluido en el programa Interinstitucional de Atención a Menores Fronterizos, lo cual ha permitido al organismo asistencial participar desde el 2005 en la repatriación de más de 50 niños veracruzanos.

“Ahora, tengo abiertas las puertas por donde sea, estoy vivo y completo”, expresó el joven veracruzano al reencontrarse después de ocho largos meses con su padre, y al ser notificado de que el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia lo apoyará con la entrega de una beca para continuar sus estudios, y de un proyecto productivo para que emprenda una actividad laboral.

Asimismo, recibirá otra clase de ayuda como visitas continuas y seguimiento psicológico, que le permita arraigarse a su tierra, tener certeza de vida y lograr un crecimiento tanto físico como mental.

El pasado miércoles 13 de mayo, el papá de Misael¸ Marcelo Sánchez Jiménez, llegó procedente de Las Choapas, a la ciudad de Xalapa, desde donde viajaría, acompañado del Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Asistencia y Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, Bernardo Sánchez Vígil, a la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, frontera con Laredo, Texas y Estados Unidos de América.

El viaje tuvo una duración de cuatro horas, ya que el avión despegó de la ciudad de Veracruz a las 2:55 de la tarde y aterrizó media hora después en el aeropuerto Benito Juárez de la ciudad de México.

En punto de las 17:30 horas abordaron otro avión que los llevaría hacia el norte del país donde su hijo se encontraba; a las 19 horas, descendieron en el aeropuerto internacional Quetzalcóatl de esa ciudad, plataforma logística de comercio internacional.

“Voy a Nuevo Laredo, a buscar a mi hijo, que se encuentra albergado en el DIF municipal, iba para el otro lado, lo detuvieron y fue deportado.

Don Marcelo durante el viaje narró que Misael desde pequeño fue muy inquieto. Lamentablemente desde que era un bebé, junto con su hermana sufrió la separación de sus padres y ausencia de su madre ya que ella se fue a trabajar al estado de Quintana Roo.

Cuando creció, por periodos largos visitaba a su mamá en la ciudad de Cancún, donde realizaba diversos trabajos, como limpiar coches y hacer mandados.

Esta última vez, tenía ocho meses que Misael se había ido, pero nunca imaginó que en su mente brillaba intensamente la idea de marcharse y alcanzar el sueño americano.

“Le doy gracias a Dios, al DIF Estatal y al Gobierno del Estado de Veracruz, por ayudarme y poder llegar hasta aquí a donde se encuentra mi hijo, me siento tranquilo, contento, porque ya voy a estar a su lado”.

El jueves 14 de mayo a las 10 de la mañana con 22 minutos, don Marcelo y el titular del CEDAS, Bernardo Sánchez Vígil, arribaron al albergue del DIF municipal de esta ciudad.

Ahí, con los brazos abiertos y una sonrisa radiante ya lo esperaba Misael. Ambos, padre e hijo, se abrazaron y lloraron por unos minutos al reencontrarse. En ese escenario, también había otros padres y abuelos, que acudían con la ilusión de ver otra vez a sus seres queridos y llevarlos consigo a casa, después del fallido intento por cruzar la frontera.

A principios del mes de marzo, Misael se encontraba en la ciudad de Villahermosa, Tabasco; lavaba coches y realizaba otras actividades; para ese entonces él ya planeaba marcharse hacía Estados Unidos, en busca de una mejor oportunidad, ingresos y calidad de vida.

Con trescientos pesos en la bolsa del pantalón, emprendió el camino a bordo de tren y camión, de Tabasco a Tierra Blanca y de ahí hacia Nuevo Laredo, Tamaulipas, platica ya más tranquilo.

“Para salir yo nada más tenía como 300 pesos, pero el dinero se me acabó muy rápido, en el camino veníamos pidiendo, comida, ropa y dinero, fue así como yo logré cruzar hacia el otro lado”.

En el camino, encontró a dos personas, uno de Guatemala y otro de El Salvador. Junto con ellos, enfrentó situaciones difíciles como padecer de agua y hambre, así como el hecho de viajar por tres días debajo de un tren, a un lado de la llanta y con el miedo de que el sueño lo venciera y morir.

También observó aterrado las mutilaciones de otros migrantes, quienes no pudieron sostenerse más y cayeron del tren en movimiento.

Quince días duró esa travesía, hasta que llegó a Nuevo Laredo, Tamaulipas, en el noroeste de la República Mexicana, y se alojó en la Casa del Migrante. Al otro día, el 16 de marzo, eran las 5 de la tarde cuando se sumergió en las aguas del Río Bravo, un poco adelante del puente del ferrocarril, comenta.

Su meta era llegar a la ciudad de Houston, Texas, donde esperaba encontrar trabajo y ganar muchos dólares.

No tardó ni cinco minutos en cruzar, “nadé de espaldas para que la corriente no me jalara, tuve miedo aunque solo me encontré con víboras”.

“Tuve mucho miedo cuando me subí al tren y crucé el río, tuve miedo de ahogarme y me llevara la corriente y ahí me muriera, siempre pensé en mi familia nunca he dejado de hacerlo”.

Esa noche casi ni durmió, estuvo escondido en un local. Al amanecer esperó a que dieran las 9 horas para ir a un centro comercial y comprar algo de alimento, pero lamentablemente elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) lo detuvieron y deportaron junto con sus compañeros.

“Cuando me agarraron, dije: Me retachan nuevamente, ya ni modo, ahora hacía atrás, sentí miedo porque me metieran a la cárcel”.

“Siempre he querido salir adelante y buscar un futuro mejor, quiero superarme en la vida y si Dios quiere estudiar y ser alguien, agradezco infinitamente el apoyo del Gobierno del Estado de Veracruz y del DIF Estatal, del gobernador, Fidel Herrera y de su esposa, Rosa Borunda”.

Después de haber vivido esta experiencia, don Marcelo, quien para sacar adelante a su familia se desempeña como policía del IPAX (Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial del Estado de Veracruz) recomendó a los padres de familia querer y cuidar a sus hijos, arraigarlos a su tierra y no permitirles irse en busca del sueño americano.

“Es muy peligroso emigrar, yo lo hice hace muchos años, crucé por el desierto, antes era muy fácil, ahora ya es muy duro”.

Yo de verdad me siento muy agradecido con el gobernador, Fidel Herrera Beltrán y con la señora, Rosa Borunda de Herrera, porque me ofrecieron una beca para mi hijo para que estudie y termine sus estudios”.

La ilusión de Misael siempre ha sido tener un negocio propio, de venta de nieve o raspados, para así poder progresar, sin embargo, por falta de recursos lamentablemente no lo ha podido obtener, expresó.

“SONRÍE VERACRUZ ES TU HOGAR”, PROGRAMA QUE HA BENEFICIADO A 50 NIÑOS VERACRUZANOS.

Por su parte, el Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (CEDAS), explicó que el DIF Estatal recibió un documento del Centro de Atención a Menores Fronterizos (CAMEF) de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde daba a conocer que tenían bajo su resguardo a un niño veracruzano originario de Las Choapas.

Cabe señalar que desde 2005, el DIF Estatal a través del CEDAS ha participado en la repatriación de más de 50 niños veracruzanos.

Este, es el primer caso que directamente asiste en los límites de México con Estados Unidos; sin embargo, este año el organismo asistencial ha participado en seis repatriaciones y ha servido como vínculo interinstitucional en el traslado desde la ciudad de México o Veracruz hasta su lugar de origen.

Ante esta situación, la Presidenta del DIF Estatal, Rosa Borunda de Herrera, instruyó que en el marco del programa “Sonríe Veracruz es tu Hogar”, se llevara a cabo la repatriación del niño hasta el municipio de residencia.

Se trata de un esfuerzo conjunto, donde interviene tanto la familia como los gobiernos municipal, estatal y federal, con la finalidad de poder atender adecuadamente a la niñez.

Comentó que desde ese momento, el organismo asistencial autorizó los recursos para trasladarse hacia ese estado fronterizo y proponerle a Misael medidas, espacios y estrategias que puedan generar un arraigo en él e integrarlo nuevamente a su familia.

Especificó que este programa otorga becas para los niños siempre y cuando se inscriban a la escuela y se les apoya con un proyecto productivo.

En este sentido, Misael también recibirá otra clase de atención, como visitas continuas, seguimiento psicológico que le permita arraigarse, tener certeza de su vida y alcanzar un crecimiento tanto físico como mental.

Sánchez Vígil dio a conocer que este programa surgió en el año 2005, del interés del mandatario estatal y de su esposa, de dar prioridad a este fenómeno de la migración infantil.

Fue así, que gracias al respaldo de Rosa Borunda de Herrera, se logró que Veracruz fuera incluido en el programa Interinstitucional de Atención a Menores Fronterizos. Actualmente, participa decididamente junto con entidades del norte de la República Mexicana como: California, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas.

“Todos los estados de la frontera norte tenemos un acuerdo institucional de voluntades, en el sentido de participar en la repatriación de los niños en el marco del programa nacional”.

En el año 2006, el DIF Nacional otorgó un recurso de 300 mil pesos para activar el programa; derivado de los resultados obtenidos para el 2008 asignó un millón 350 pesos; en este 2009 se cuenta con una solvencia de un millón y medio de pesos.

REGRESO SEGURO: PROGRAMA DE ATENCIÓN A MIGRANTES

En el marco de la modalidad Regreso Seguro: Programa de Atención a Menores Migrantes, la subdirectora de Atención a Niños y Jóvenes del Sistema DIF Municipal de Nuevo Laredo, Tamaulipas Elizabeth Cantú Meléndez, comentó que actualmente en el Centro de Atención a Menores Fronterizos (CAMEF), se resguarda a 12 jóvenes originarios del diversas entidades del país.

“Todos los días cambian los números porque entran y salen, pueden ser dos o tres días que están con nosotros, todo depende de cuánto tiempo se tarden los padres en acercarse”.

Indicó que el programa de Atención a Menores Fronterizos, surgió en 1996 con el propósito de atender de manera integral la problemática de riesgo que enfrentan los menores en condiciones de vulnerabilidad, radicados en las franjas fronterizas del país.

Asimismo, es el resultado de los acuerdos establecidos por la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia y la Secretaría de Gobernación a través del Instituto Nacional de Migración.

Explicó que en el caso de niñas, niños y adolescentes que en su tránsito hacia Estados Unidos son detectados por autoridades americanas en territorio estadounidense, se inicia un proceso de repatriación dando aviso a las autoridades consulares y entregándolo en la franja fronteriza al Instituto Nacional de Migración para su canalización a la red de albergues del sistema DIF.

Una vez instalados en el albergue del DIF municipal –creado para resguardar la integridad física y mental de los menores migrantes que viajan solos- se les proporciona ropa, comida, dormitorio, valoración médica, social y psicológica, así como análisis de su situación jurídica y apoyo para localizar a sus familiares o reintegrarlos a su lugar de origen.

La subdirectora de Atención a Niños y Jóvenes del Sistema DIF Municipal de Nuevo Laredo, dio a conocer que la mayoría de los pequeños atendidos en el albergue provienen de estados como: San Luis Potosí, León Guanajuato, Querétaro, Zacatecas y Veracruz.

Sus edades predominan entre los 14 y 17 años, aunque también hay niños más pequeños entre 0 y 8 años que viajaban con sus papás y tuvieron que ser repatriados.

Muchas veces el albergue fronterizo se comunica directamente con los familiares del niño, se ponen de acuerdo y el niño es repatriado. En esta ocasión el DIF Estatal intervino en la repatriación y acompañó a don Marcelo para reencontrarse con su hijo, Misael.
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Ipax