Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac
Por narco y elecciones del 2009

Difícil la aprobación de reforma energética privatizadora: Cárdenas García

El PAN se hundiría, el PRI maniobraría y la izquierda respondería; esto no es de partidos sino un movimiento social: Investigador de la UNAM

Norma Trujillo B?ez Xalapa, Ver. 03/10/2008

alcalorpolitico.com

El deseo del gobierno federal por aprobar la reforma petrolera que contradice la constitución, puede afectar políticamente al propio gobierno, a la aprobación del presupuesto del 2009, sobre todo en un escenario difícil de crisis financiera de México, el inicio del proceso electoral en el mes de octubre y el control que tiene el narcotráfico en algunas zonas del país, advirtió Jaime Cárdenas García, investigador y maestro en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Entrevistado previo a la conferencia que dictara en el auditorio de Humanidades, dentro de las actividades conmemorativas del 2 octubre, organizadas por la facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana, el profesor de derecho, señaló que “no es un escenario fácil”, ni para los partidos políticos.

Así, sostuvo que al PRI no le conviene la aprobación de esta reforma porque significa pérdida de votos, aunque conociendo su forma de actuar el PRI se puede esperar hasta el 2009 que pasen las elecciones y después aprobarla, sin embargo, “el error del PAN y del PRI es pensar que la izquierda de México se reduce al PRD, porque la izquierda de México no se reduce al PRD, es algo más que el PRD y en la defensa del petróleo, hay una sociedad civil”.

Muchas fuerzas de izquierda nada tienen que ver con el PRD, “porque la idea de izquierda la veo, la siento más cercana a un movimiento social”, refirió Cárdenas García, “esa izquierda no es el PRD que es un partido con corrupción y que está impulsando una propuesta alternativa, es un movimiento social donde hay personas de gran formación académica que no desean que se privatice la industria petrolera”.

Somos más los que estamos en contra de la privatización, sector de clases medias, y se apoya la propuesta del Frente Amplio Progresista “es una propuesta nacionalista es una propuesta que no busca que PEMEX se descentralice en filiales, que no permite contrato riesgo, que no permite arrendamiento financiero, que no quiere que PEMEX tenga un régimen de inserción al margen del control del Congreso, que desea que siga siendo un organismo público descentralizada y no una empresa privada”.

Las Propuestas, especialmente la de Calderón y la del PRI, porque aparte están la del Partido Verde Ecologista de México y del Consejo Coordinador Empresarial, son propuestas que lo que buscan es compartir los beneficios de la venta petrolera y los beneficios derivados de la extracción de la refinación del petróleo pues compartirlos con el capital privado principalmente con el capital extranjero.

En México, dijo, el sector privado participa en la industria petrolera sobre todo en la transportación y distribución de los hidrocarburos, pero no ha participado en el sector privado en la exploración y en la extracción , en las grandes compañías petroleras les interesa sobre todo esa parte de la industria petrolera porque son los contratos más jugosos, el negocio no está en llenar pipas y transportar hidrocarburos , ni siquiera para refinar el petróleo, “el negocio grande para las compañías norteamericanas o en las compañías europeas está en la extracción del crudo, es ahí en donde se dieron los contratos riesgo que la constitución lo prohíbe”.

Lo que no quiere decir que la propuesta del FAP anule capitales privados, “sí se contemplan pero donde PEMEX tenga el control, establezca las condiciones, administre, sea la propietaria de todos los procesos de la industria petrolera, es posible que un particular tenga contratos de servicios simples, venda papel a PEMEX, computadoras, inclusive que un particular como Slim pueda construir una plataforma en el mar, pero eso no significa que ese particular establezca condiciones de cómo debe desarrollarse la industria petrolera”.

Y al referir que en el caso que se apruebe la privatización de PEMEX con el voto de la mayoría en el Congreso, “inmediatamente vendría la reacción de la población, en un movimiento de resistencia pacífica se verían hechos como los de hace unos meses: toma de tribunas por parte de legisladores y otro tipo como manifestaciones, las mujeres se vestirían de adelitas y los hombres se vestirían de revolucionarios, y alguna otra protestas ciudadanas en la ciudad de México”.