Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Espacio Ciudadano

Dos distinguidos huatusqueños

Jorge E. Lara de la Fraga 05/02/2014

alcalorpolitico.com

“Huatusco, tierra lozana, bellísima y sin igual, tu alma veracruzana es sueño primaveral…” (Himno) Adalberto Moreno.

Hace unos años, después de la muerte de mi tía Rosario de la Fraga en el Distrito Federal, rescaté de sus pertenencias una vieja caja de cartón que contenía varios materiales alusivos a la familia de la consanguínea fallecida. Ahí había fotos, discursos, ensayos literarios, recortes periodísticos, notas de eventos culturales, partituras, un añejo abanico, diplomas y misivas. Me llamó la atención una instantánea de la década de los 50 o 60 del siglo XX, donde se observa a dos paisanos huatusqueños renombrados departiendo en una convivencia. Ni más ni menos que se trata del caricaturista Ernesto García Cabral y de la cantante de ópera Rosario de la Fraga Manrique, coincidiendo de manera cordial en un banquete celebrado en el Casino Veracruzano, en México, donde intervinieron personalidades jarochas invitadas formalmente por el Gobierno del Estado de Veracruz.

La referida foto la amplifiqué y la coloqué en un lugar de mi casa, pero en este nuevo año 2014 me dispuse –con la anuencia de mi esposa- entregarla a la autoridades del municipio de mi ciudad natal a fin de que la ubiquen, de ser posible, en la Casa de la Cultura o en el Teatro Solleiro y pueda ser observada por los amables coterráneos identificados con la cultura y con la singular historia de nuestro solar jarocho. Aprovecharé la oportunidad para donar otros materiales referentes a la madre de la tía Rosario, o sea entregaré una imagen gráfica y un programa musical de la internacional intérprete de bell canto Doña María Manrique de de la Fraga. En el entendido y con el compromiso de que en un futuro próximo aludiré en un comentario la trayectoria artística de María Manrique, en esta ocasión resaltaré de manera general la labor brillante tanto de Ernesto García Cabral como de Rosario de la Fraga Manrique.



Por cuanto al polifacético “Chango” Ernesto García Cabral (1890-1968), dibujante, caricaturista y muralista, puedo expresar que el ilustre paisano, hijo de Vicente García y de Aurelia Cabral, se destacó desde muy pequeño por su habilidad para plasmar gráficamente sus vivencias. En razón de esa disposición natural logra apoyos oficiales para estudiar en la Academia de San Carlos, en la ciudad de México, para después destacar como extraordinario artista gráfico. En sus años mozos tuvo la necesidad y la oportunidad de trasladarse a Europa y conocer la atmósfera artística –bohemia de París, conviviendo con elementos relevantes que después se proyectaron en los ámbitos culturales de sus respectivos países. Vivió un tiempo corto en España y después conoció localidades de Argentina, para retornar a la nación de sus amores y colaborar en periódicos y revistas de difusión nacional. Su carácter jovial y su facilidad para establecer buenas relaciones con sus semejantes le permitieron gozar de la amistad de múltiples elementos de renombre. Políticos, empresarios, artistas, deportistas, escritores, toreros, profesionistas departían chispeantes momentos con ese “monero” simpático y dicharachero. Su gran profesionalismo y su depurada técnica para configurar sus excelentes trabajos siguen siendo una vena inagotable de aprendizaje y admiración. Permanece como referente obligado para todos los jóvenes que incursionan en el mundo de la pintura y de las artes plásticas.

Sobre la soprano Rosario de la Fraga Manrique (1910-1988) hay datos importantes que se desconocen; algunos suponían erróneamente que era hermana de su antecesora María Manrique de de la Fraga. Rosario nació en Huatusco donde cursó los estudios básicos; posteriormente, a la muerte súbita de su madre María, su papá Edmundo de la Fraga la apoyó para que estudiara canto, en razón de que hereda de su progenitora una excelente voz para interpretar zarzuelas, odas, arias, romanzas y valses. Recibió en la ciudad de México lecciones impartidas por maestros de música, clásica. Ya como profesional fue conocida como “El Ruiseñor Veracruzano”, actuando en teatros y recintos de varias entidades de la República, interviniendo magistralmente en recitales celebrados en el Palacio de Bellas Artes y siendo también acompañada en su Estado por la Orquesta Sinfónica de Xalapa. Posteriormente se proyectó con éxito en el extranjero, realizando giras por varias localidades de la Unión Americana, por países de Sudamérica y de Centroamérica. Estuvo en Cuba y en la República Dominicana y atravesó el Atlántico para deleitar a los melómanos de Francia, España e Italia, casándose con un oriundo de la región de Sicilia. Un crítico musical expresó de ella “…su voz dulce y tersa diluye el sonido en expresiones atrayentes; su fraseo es elegante y claro, su entonación magnífica y llena de gracia su mímica. Cada canción que interpreta rebosa ternura, color y fuego…”