Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Efrén purga condena de 20 años en Pacho Viejo y hoy personificó a Cristo en el vía crucis

- Esperanza, representó a la Virgen María; lleva 4 años recluida en este cereso

- Igual que los demás participantes , se prepararon tres meses física y mentalmente para esta representación

Javier Salas Hern?ndez Xalapa, Ver. 06/04/2012

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
En lo que ya se ha constituido como la tradicional representación del vía crucis del Centro de Readaptación Social de Pacho Viejo, los internos ofrecieron ese sacrificio en busca de la redención.

Efrén Corona Santiago de 37 años de edad, que lleva 4 años preso y aún le faltan 16 para pagar su condena por homicidio calificado, dijo tener el privilegio de personificar a Jesús.

Esperanza Torres Becerra, quien lleva cuatro años y medio recluida por el delito de homicidio, por segundo año consecutivo interpretó el papel de María.

A las 11 de la mañana de este Viernes Santo se abrieron las puertas del penal de Pacho Viejo para la Pastoral Penitenciaria de la Arquidiócesis de Xalapa y para los representantes de los medios de comunicación.

En el salón de usos múltiples se preparaban los 22 actores que participarían en la escenificación de la Pasión de Cristo.

Ahí estaba Poncio Pilatos, Caifás, María Magdalena, los 12 apóstoles, Barrabas, los centuriones romanos, la Verónica que limpió el rostro de Jesús y el Cirineo que lo ayudó a cargar la cruz.

Todos reunidos con un mismo fin: la esperanza de la redención ante los pecados que cometieron y que los tiene privados de la libertad.
Fueron tres meses de preparación física y mental para participar en el vía crucis.

Efrén Corona Santiago, dijo que su participación no la hizo por pedir algo personal, sino simplemente la ofreció como un sacrificio y dar gracias a Dios.

Hace cuatro años fue condenado a 20 añosde prisión por el delito de homicidio calificado; sin embargo, no sabe si asesinó a un familiar o no, pues en esa ocasión estaba bajo los efectos de las bebidas embriagantes y no se acuerda qué pasó.

“En realidad no sé si lo hice o no lo hice. Me encontraron cuando estaba dormido y alcoholizado, no puedo decir que si lo hice pero tampoco que no lo hice. El alcohol es un gran enemigo y no te das cuenta de lo que haces, la verdad no recuerdo”.

Los cuatro años dos meses de prisión le han enseñado a valorar lo que antes le era indiferente: la familia y su religión católica.

Esperanza Torres Becerra, quien por segundo año consecutivo interpretó el papel de María, dice estar contenta por ese privilegio que tal vez estando en libertad no lo hubiera vivido.