Ir a Menú

Ir a Contenido

Casas Carpin

Sección: Estado de Veracruz

El feminicidio y el feticidio son delitos graves contra la humanidad: Rigoberta Menchú

- Rechazó la victimización de las mujeres que sufren violencia porque se convierte en anulación
- Enfatizó continuamente en los legados mayas, en los que hay que basarse para vivir en paz

Alicia Aguilar Guevara Xalapa, Ver. 26/11/2012

alcalorpolitico.com

"La victimización a las mujeres es otra arma de violación, la discriminación a los pueblos indígenas es otra arma de invisibilización, de anulación, lo más importante es como agarramos fortaleza como lideresas, personas con una vinculación y que podamos dar una lucha, expresó Rigoberta Menchú Tum, al dictar su conferencia magistral "Mujeres por la paz e igualdad" en el marco del Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres.

Señaló que son terribles las manifestaciones de odio, coraje, ultraje y por eso ha nacido en este siglo un nuevo concepto de delitos contra la humanidad, " es el feminicidio, muchas personas por primera vez están escuchando el feminicidio como la tipificación del delito más grave contra la humanidad ejercido contra la mujer".

También se refirió a otro delito grave que "no debería existir en este tiempo que es el feticidio, que es obligar a una mujer a extraer de su vientre un bebé que no ha nacido, es decir el derecho del niño que no nació", lo que señaló es violencia por ultraje y se da en muchos lugares y países.

Ataviada con su indumentaria indígena característica y un lenguaje ameno, Rigoberta Menchú, saludó la existencia de organizaciones, ya que al día de hoy "no hay un sólo poder que pueda mejorar la sociedad si nosotras no tomamos ese poder en nuestras manos y si no hacemos una sola cosa que demuestra que mi convicción si es posible realizarla".

Destacó que lo más importante es que entre mujeres "sepamos escuchar a las otras, escucharnos nosotras mismas, cultivar un poder que tiene el ser humano que es su oído y escuchar, mucho, tenemos mucho criterio para ayudar un poco, organizarnos... nosotras las mujeres tenemos que hacer una iniciativa para poder triunfar".

Hizo énfasis en valores necesarios para obtener poder, uno de ellos la humildad, recomendada por los ancestros a lo largo de todos los tiempos, "el ser humano que es humilde, es un ser humano es sabio; el ser humano que es arrogante, autosuficiente, que piensa que ya resolvió todo o es alguien que tiene en sus manos el poder es un dictador, un miserable, no tiene fortuna espiritual, ni fortuna social, es intolerable pero sobre todo es un ser humano que impone la violencia".

También recalcó que "la intolerancia es una enfermedad mental, una enfermedad psicológica, espiritual; si yo veo el racismo como una enfermedad mental espiritual y social entonces no quiero tener ese síndrome conmigo".

Ante un salón abarrotado de mujeres de todas las edades y esferas sociales así como activistas, la premio Nobel 1992 ofreció su conferencia en la que hizo hincapié continuamente en los legados mayas en los que hay que basarse para vivir en paz, en este sentido recomendó sentar una agenda común no deslindándose de la tecnología, pero también no dejar de lado el contacto con naturaleza, espiritualidad que debe tener el ser humano.

Rigoberta Menchú enfatizó que en los pueblos un buen dirigente es el que sabe escuchar.

"Necesitamos estar juntos, pensar juntos, necesitamos apoyarnos mutuamente, necesitamos saber que los poderes no pueden ser poderes que resguarden las formas sin la gente, y un buen dirigente sabe escuchar, el que no escucha tarde o temprano es una persona que no va a usar todas las herramientas de la humanidad para transformar la sociedad donde está".

Añadió que en general en el mundo se ha recrudecido la violencia, en los últimos 13 años la violencia intrafamiliar, incluso hay una generación que nació dentro de ella y se ha desarrollado así.

"Esto es preocupante, niños abandonados en la calle, madres solteras ciudadano a los hijos a como dé lugar, la mujer ya no fue solidaria con la otra mujer, no le importo la familia de la otra, y eso es una contribución a un desequilibrio".

Insistió en que hay que hacer alianzas, que es lo que le dio vida a los pueblos indígenas y civilizaciones ancestrales.

En el presídium de esta conferencia, efectuada en el salón Olmeca del Hotel Crowne Plaza, a convocatoria del Instituto Veracruzano de las Mujeres, se encontraban el secretario de gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, la directora del Instituto Veracruzano de las Mujeres, Edda Arrez Rebolledo, los diputados locales Américo Zúñiga Martínez, Carlos Acevez Amezcua, Martha Lilia Chávez, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Fernando Perera Escamilla entre otros funcionarios.
  • La Parroquia Xalapa
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Escuela Cervantes