Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

El mejor regalo

Arturo Reyes Gonz?lez 22/12/2010

alcalorpolitico.com

Cual si fuera la figura de Santa Claus por las largas y blancas barbas, el Jefe Diego Fernández de Cevallos reapareció en el escenario político nacional. La noticia de su liberación acaparó todos los noticieros y espacios noticiosos. Es, de manera natural, la noticia del momento, opacando la grave situación de la explosión del domingo en el estado de Puebla que hasta ahora ha costado la vida a 29 personas.

Cuando vi la entrevista que le dio a Joaquín López Dóriga la noche del lunes, enseguida me pregunté el por qué de su barba tan larga –“barba de 7 meses” dijo el conductor de televisa–. La respuesta fue: para que vean que es cierto que fue secuestrado, porque si aparecía todo bañadito, afeitado, arreglado y presentable, muchos “analistas”, malquerientes, políticos y otros, de inmediato hubieran dicho que se trató de un mero espectáculo, de un escenario montado, de un auto secuestro.

Sin embargo, la especulación casi inmediata fue en ese sentido al ver la entereza, el tono y la lucidez de las declaraciones de Fernández de Cevallos. Se da, además, en un momento en el que se registra un descenso propio de la temporada en la información de los medios de comunicación y en el que la gente quiere escuchar, leer y recibir buenas noticias. Mera circunstancia.

Por otra parte, respecto al secuestro en sí, también fue imposible dejar de pensar en el hecho de que tu familia tenga que pagar enormes cantidades de dinero por tu vida. El mismo Diego lo destacó, cuando dijo que había sido –entre otros factores– producto de la mala imagen nacional que le han hecho, de ser uno de los abogados más ricos del mundo y contar con una riqueza incalculable.

Sumado a lo anterior, el empresario Eduardo García Valseca dijo que los mismos delincuentes que secuestraron al Jefe Diego lo secuestraron a él, y que el Gobierno Federal sabe bien quiénes son y de quiénes se trata. Esto nos refleja que la inteligencia política del gobierno está en pañales o, algo peor sucede, no damos una. Afortunadamente la Marina ha dado golpes quirúrgicos gracias a sus propios sistemas de inteligencia. Diego dice que su secuestro fue político, ¿dónde está entonces la inteligencia política de gobierno federal? El ex presidente Vicente Fox desapareció esa área y al Cisen la dejó como una figura decorativa.

Ante todo esto, el presidente Felipe Calderón está obligado a hacer algo, a dar la cara, respuestas, acciones contundentes, a tratar de enmendar el rumbo en materia de seguridad nacional; sería lo mejor que podría hacer en estos momentos, enviar un mensaje que llegue a la ciudadanía, a los mexicanos de todos los rincones del país, pero no lleno de más verborrea, sino de palabras que nos representen y signifiquen algo; el Presidente –me parece– ha perdido prácticamente toda capacidad de comunicación en cuanto al tema de la seguridad nacional, ante los constantes y múltiples mensajes que ha dado y que no encuentran eco en la realidad y la seguridad de miles de familias mexicanas.

Los mexicanos queremos, en esencia, lo mismo que hace 10, 20, 50 o 100 años atrás: empleo, seguridad, salud, oportunidades de desarrollo y crecimiento como personas y ciudadanos.

El mejor regalo que nuestro Presidente nos puede dar sería que en un acto lleno de humildad, razón y entendimiento, emitiera un mensaje a la nación en el que hablara de escenarios coherentes, de acciones palpables, reales, que denoten rumbo y sentido; entiendo que no pueda decir que vamos perdiendo la batalla contra el crimen, pero cuando nos hablan con la verdad, entendemos. Si pudiera generar mayor confianza, si la gente lo ubica como el líder que nos habla con la verdad, que busca empatía con sus gobernados, seguramente daría un paso importante para lograr el respaldo que tanto el Ejército como las instancias de seguridad y el mismo Calderón requieren.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Ipax