Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

El PRI debería tener “elevadores” y “rampas” sociales para los 700 mil discapacitados

Colocarlo en el edificio del Partido sería lo de menos; se necesita inclusión política, social, cultural, económica y deportiva

30/09/2011

alcalorpolitico.com

Psic. Joaquín Rosas Garcés
Reciba un saludo cordial:

Entre el ser y el no ser en nuestra vida cotidiana, los veracruzanos vivimos un clima en donde la libertad de expresión representa un valor que se respeta y debe ejercitarse con apego a derecho y sobre todas las cosas atendiendo a los principios elementales de la ética y la civilidad.

Expreso lo anterior derivado a los señalamientos expuestos en su prestigioso medio informativo, en donde se ha puesto el dedo en la llaga con respecto a la inclusión de las personas con discapacidad; en el ojo del huracán se descalifica por un lado y se informa por el otro las decisiones y acciones del Lic. Héctor Yunes Landa, Presidente del CDE del PRI, circunstancia que llama particularmente mi atención cuando veo que se repiten aquellas palabras que ciertamente muchos hemos reflexionado cuando afirmamos que es más fácil ver “la paja en el ojo ajeno que la viga que llevamos en el propio”.

Afirmo lo anterior porque pareciera que la discriminación y exclusión surgen a partir de esta penosa circunstancia, en donde, la limitación de recursos financieros suspenden la instalación de un elevador, sin embargo, calificar las acciones de un instituto político como el PRI, se ven empobrecidas con esta afirmación, soslayando el trabajo responsable y comprometido que muchos priistas con discapacidad ejercitamos como activistas en los diferentes temas que a nuestra comunidad interesan.

Lamento la falta de civilidad de personas irresponsables que lanzan escritos a diferentes medios de comunicación de manera anónima, ofreciendo su verdad, pero sin respetar el más elemental derecho y actitud cívica de ejercer un derecho de petición, suscribiendo con nuestros generales dichos documentos.

He trabajado en el PRI y he vivido muchos cambios, soy una persona con discapacidad visual que en su tiempo y momento histórico señalé cara a cara y sin anonimato alguno los reclamos y necesidades de nuestro gremio, también he contribuido para construir las plataformas políticas, así como el activismo político que de manera natural se realiza durante un proceso electoral, por lo tanto, el tema invita a reflexionar a todo el priismo veracruzano para construir elevadores no sólo en el inmueble del partido sino aquellos que eleven la calidad de vida de más de 700 mil veracruzanos que vivimos en esta condición, las metas son las rampas y accesos a la inclusión política, social, cultural, económica y deportiva, en condiciones de dignidad y con apego a los Tratados Internacionales y a la Convención para la Declaración de los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad.

La construcción del elevador en el inmueble del PRI no me cabe la menor duda que se va a realizar, sin embargo, lanzo un reto a la clase política de Veracruz que colabora en el Gobierno del Dr. Javier Duarte de Ochoa, Gobernador de Veracruz, se apeguen a los compromisos del Plan Veracruzano de Desarrollo y nos den resultados con el programa Adelante, a los Diputados que integran el Congreso que levanten su mano y cumplan sus promesas de campaña con los temas relativos a la inclusión de las personas con discapacidad y a los Presidentes Municipales y a sus apreciadas Comunas, incentiven su creatividad y trasciendan como seres humanos que imprimieron en sus gobiernos municipales acciones y obras de gobierno con un elevado sentido de justicia, igualdad y solidaridad, exaltando por último dirigir nuestra atención hacia el Órgano Fiscalizador de la entidad para que dé resultados y determine el tema de la discapacidad como un punto auditable prioritario a todas las entidades fiscalizables.

El tema es complejo, sin embargo, la voluntad para consolidarlo invita a reflexionar en cómo construir los paradigmas del ser, el saber y quizá el más complicado el querer hacerlo.

Agradezco el espacio que tuviera a bien concederme y hago propia la ocasión para ponerme a sus muy distinguidas órdenes e invitarlo a hacer aliado de la inclusión de las personas con discapacidad.



ATENTAMENTE

Lic. Miguel A. Hdez. Correa