Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

En el estado de Veracruz

El PRI resurgió en Veracruz gracias a una oposición blanda y dividida: UV

- De 1992 al 2000, los votos del PRI disminuyeron de 70 a 35 por ciento; hoy el porcentaje aumentó 15 puntos,

- El 45 por ciento de la población no tiene filiación partidista, definen investigadores

Juan Carlos Plata Xalapa, Ver. 10/06/2010

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El resurgimiento del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Veracruz se debe a que se ha enfrentado a rivales políticos divididos a su interior y que han sido muy blandos en su oposición, aseguraron investigadores del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la Universidad Veracruzana (UV) durante la mesa “Democracia electoral y ciudadanía” del Coloquio Veracruz 2010.

De acuerdo con Manuel Reyna Muñoz, de las elecciones para diputados locales de 1992 a las elecciones federales de 2000, los votos para el PRI se redujeron 35 por ciento (pasó de 70 por ciento de la votación total a 35 por ciento), pero de las elecciones de 2004 a las de 2007, el partido ha recuperado alrededor de 15 por ciento del total de votos emitidos.

“En 2004 el avance del Partido Acción Nacional (PAN) fue muy visible, pasaron de apenas 50 mil votos en 1992 a 970 mil votos en 2004 y alcanzaron el logro histórico de tener más diputados en el Congreso local que el propio PRI (14 contra 13). No obstante, en las elecciones realizadas en el sexenio de Fidel Herrera, el PRI volvió a arrasar, en 2007 el PRI obtuvo 28 de las 30 diputaciones locales”, explicó.

Por su parte, Leopoldo Alafita Méndez expuso que 45 por ciento de la población de Veracruz no reconoce afinidad con partido político alguno, contra 41 por ciento que sí lo hace. Resaltó que sólo 27 por ciento de la población de entre 18 y 24 años reconoce afinidad con algún partido político.

“Es notable que las personas que viven en un alto grado de marginación son el grupo poblacional que más reconoce afinidad política, la cifra incluso rebasa el 50 por ciento”, aseguró.

El investigador explicó que el 50 por ciento de la población define su voto en función del candidato que se presente, por encima del partido; mientras que los que votan por el partido apenas son 18 por ciento. Y de nueva cuenta, de los jóvenes de entre 18 y 24 años apenas el seis por ciento vota en función del partido político.

Por su parte, el académico José González Sierra aseguró que a nivel nacional el Instituto Federal Electoral (IFE) entrampó los avances de las reformas electorales en 2003 cuando se nombró a un consejero presidente claramente subordinado a Elba Esther Gordillo.

“El IFE se convirtió en un terreno donde se pagan cuotas partidistas y que parece determinado a ser un instrumento para la restauración del sistema autoritario priísta”, sostuvo.

González Sierra dijo que si bien las reformas electorales habían sido moderadas, también habían sido constantes desde principios de los años noventa, pero el proceso se entrampó después de 2003, y hasta la actualidad no ha habido avances sustanciales en la materia.

“En 2007 el instituto falló en su débil intento de sacar a las televisoras de las elecciones –ya que éstas han encontrado la manera de trasgredir la disposición oficial y continuar con sus negocios políticos y de publicidad–, en disminuir la compra y coacción del voto, en la necesaria reforma interna del instituto y en la creación de un órgano electoral nacional, dejando vigente el actual formato que permite una intromisión brutal de los gobernadores en las elecciones locales”, afirmó.