Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

El trabajo para algunos periodistas, “es letra de cambio”: Luis Arturo Ramos

- Hay intelectuales críticos, semicríticos, pero también “los que comen en la mesa del patrón”
- En el fondo, su nueva novela: De puño y letra, aborda la relación de los intelectuales y el poder

Arturo Benjam?n P?rez Xalapa, Ver. 13/08/2015

alcalorpolitico.com

En Xalapa, Luis Arturo Ramos presentó su novela número nueve: De puño y letra.

Se trata de una novela que gira alrededor del perdido manuscrito del personaje Orlando Pascacio, el cual contiene ensayos de los poetas vivos más importantes del país, texto que en el criterio del personaje fallecido, sin duda “sacudirá la esencia misma de las letras nacionales”. A partir de esa idea, la viuda contrata a un poeta que, para vivir, también realiza labores de detective.

A partir de esa historia nace De puño y letra, thriller surgido de la fértil imaginación de Luis Arturo Ramos, poeta y escritor, a quien se le entrevistó con motivo de la presentación de su noveno libro en la ciudad de Xalapa.

En la entrevista, el autor negó que el personaje de Orlando Pascacio esté basado en la vida y obra de Octavio Paz: “la historia se sitúa en un año que Paz ya había muerto”, dijo.

Al explicar brevemente el hilo conductor del argumento de la novela, alcalorpolitico.com cuestionó a Luis Arturo Ramos esa parte de la vida del poeta que fue embajador para representar al Gobierno mexicano y que, por lo tanto, toca la relación con el poder, pero también, el personaje de la novela, Orlando Pascasio, no se atreve a publicar su obra en vida porque al abordar y cuestionar la obra de sus poetas contemporáneos, tocaría intereses y molestaría a intelectuales que son cooptados por el poder político y por lo tanto, se le cuestionó a Luis Arturo acerca de los alcances de la libertad de expresión, sobre todo en estos tiempos en que la obra de los intelectuales y de los periodistas toca la parte sensible de la relación con el gobierno.

El autor explicó: hay una analogía, pero en estos tiempos, un libro como tal no se lee con ese promedio de lectura que tiene el mexicano de leer medio libro al año.

“Pero el periodismo en los medios, televisivo y de radio sí se ve, se escucha, esta es la relación del medio con el poder, que son dos distintos niveles. El periodista sí tiene poder y capacidad de opinión. El artículo periodístico, el comentario periodístico, sale en medios difícilmente contables o amordazables en este momento. En los distintos medios, en la televisión, en esto que ustedes están haciendo, verdaderamente tiene un impacto en ese sector que por pequeño que sea, es superior al que se produce en quien lee un libro y en esa medida hay un impacto”.

Admite las variables que afectan a los comunicadores y dispara: “Algunos periodistas saben que tienen en su trabajo una letra de cambio: no es la vulgaridad de dame un “chayote”, sino qué me das para qué diga o me das para qué no diga o guíñame el ojo. Ahí se entra a los caminos colaterales, los atajos para recibir determinadas prebendas”.

Por eso en el caso de la Literatura, al Estado Mexicano posterior a la Revolución le interesa tener a un intelectual de la estatura de José Vasconcelos y su actividad a favor del libro y la educación, le interesa tener una fachada, no sólo democrática sino también de irrestricto apoyo a la literatura”.

Señaló que actualmente no se lee, es un momento en que hasta los tirajes de libros son de 500 o mil ejemplares, textos que casi desaparecieron del colofón, ahora a quién le importa que un poeta sude o estornude. Estos juegos en que dan la gran oficina cultural.

ACP: Los intelectuales por lo regular son incómodos para el poder. Pero también son cooptados.

LAR: ¡Claro! son incómodos si son críticos. Si son simplemente celebratorios o celebradores de la situación o de alguna manera, que dan, aparentando la crítica, dan esa especie de explicación, ¡vaya! no podía ser de otra manera. Hay intelectuales abiertamente a favor o intelectuales críticos, semicríticos, pero que reciben las prebendas. Que comen, como diría Atahualpa Yupanki, en la mesa del patrón. Muy crítico pero que en todos los banquetes ahí está. Ahí hay una contradicción.

Pero por supuesto el intelectual crítico es sumamente peligroso para el Estado. Es incómodo porque en la política en México los funcionarios son jarritos de Tlaquepaque. En otro país, dicen y dicen y no hay problema. Pero aquí se sienten, aunque les toquen con el pétalo de una rosa. En lugar de decir a la crítica, bueno, adelante, hazla y yo de alguna manera respondo de esta situación los problemas del país son tan inmensos, tan urgentes, sería yo ingenuo que pensara que en un segundo los problemas se van a resolver.

ACP: ¿Será que hay demasiadas cosas qué esconder? ¿Ese sería el asunto o son muy delicadas?

LAR: Creo que es esa construcción del país, tuvimos una revolución muy cruenta, como ningún otro país la tuvo. Una revolución triunfante, que verdaderamente modificó las estructuras. Que después haya sido traicionada, mediatizada, diluida, eso es otra cosa. Pero que en un principio efectivamente, todo eso queda en la memoria colectiva del político, aunque no la haya vivido. Vienen de esa familia y sobre todo que muchos de los políticos actuales es el porfirismo reencarnado. De las grandes familias, ahí están, el legado las herencias, son nietos, hijos bisnietos, de políticos que ahí viven.

Tienen ese estilo, que es el del PRI, PAN y PRD, es la misma cosa, muy sensibles a la crítica y con los mismos estilos de decir y de mandar. Cuando el PRI estaba en el poder, cuando sacaba sus videos “Minatitlán, ya te pavimentamos… y salía la imagen de un niño diciendo hay que bueno ya no hay charcos, ya hay pavimento… viene el PAN y hace lo mismo, el mismo molde.” Hasta ahí la entrevista con Luis Arturo Ramos.

De puño y letra, novela publicada por Cal y Arena este 2015. El escritor Luis Arturo Ramos ha publicado libros de cuentos para adultos y también para niños. Varias novelas cortas, ensayos y dos volúmenes de crónicas. La presente es su novena novela. Las anteriores, por orden de aparición, fueron: Violeta-Perú, Intramuros, Este era un gato…, La casa del ahorcado, La mujer que quiso ser Dios y Los argentinos no existen. Las más recientes: Ricochet o los derechos de autor y Mickey y sus amigos, fueron puestas a disposición del público por Cal y Arena.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax
  • Clases a distancia