Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

En el corazn del ejido, el ganado muere de flaco

Ejidatarios de Santa Fe y San Julin viajan largos tramos a lomo de caballo para que las vacas tomen agua, pero tampoco hay pasto y mueren

Ignacio Carvajal Garc?a Veracruz, Ver. 13/05/2009

alcalorpolitico.com

Los ejidos de Santa Fe y San Julin se ubican en la zona norte del municipio, cerca de La Antigua, el primer punto tocado por los colonizadores de Espaa y cuyas tierras son regadas por un esplndido ro que le da el nombre. En La Antigua el clima es hmedo y constantemente corre aire fresco, todo lo contrario en San Julin y Santa Fe, donde actualmente los ejidatarios y su ganado padecen los efectos de la sequa en su punto crtico.

En lo ms alto de las comunidades mencionadas, en las tierras que les fueron repartidas desde tiempos presidenciales para que trabajaran y criaran ganado, no crece ni una greita de pasto, se pudo constatar en una visita de este peridico en lnea por la zona.

Antes de arribar al pueblo, por ejemplo, salta a la vista un gran bulto blanco tirado en la tierra. Se trata de una vaca de unos dos aos de edad que al parecer muri hace poco, su estmago est inflado y an no se observan animales carroeros asedindole. Se dice que tal vez pudo morir por alguna enfermedad, lo cierto es que ms arriba del ejido los animales adelgazan con el paso de las horas. El sol comienza a caer con mayor fuera a partir de las diez de la maana, es entonces cuando las reses buscan sombra debajo de los rboles; a algunas, por la delgadez, se les puede contar las costillas y los huesos de las caderas.

El paisaje se vuelve ms desolador conforme uno se aleja de las casas. Las grandes lomas, en su mayora compuestas por arena y rocas blancas, lucen una vestimenta caf, casi parda; cualquier hoja verde brilla como el oro a metros de distancia. Se miran como los cebs pacen entre esos suelos arenosos y sin vida en busca de troncos secos de planta de maz y de caa de azcar que son acarreados por sus dueos en la temporada como una forma para calmarles el hambre.

Este alimento lo deben traer desde muy lejos, en remolques tirados por tractor, donde las tierras son ms frtiles para el crecimiento de los caales; quienes no cuentan con los medios para el acarreo, simplemente derriban ramas a los rboles que an tienen hojas verdes y que los animales devoran en un parpadeo.

Antes de llegar al extremo del ejido, salta a la vista la casa del campesino Vctor Jimnez, un sujeto desgarbado que luce extremadamente sucio y que porta un sombrero hecho trizas. Posee 20 hectreas de tierra y 70 cabezas de ganado. l est tan flaco como sus vacas, cuenta que en la actualidad han visto morir como a 10 animales desde el comienzo de la sequa. A casi a todos los ejidatarios les ha tocado perder a una, eso es una gran tragedia entre ellos, personas que viven al da con la venta de la leche y la comercializacin de una cabeza al mes, as como por los apoyos otorgados por el Gobierno Federal.

Con ms de 50 aos de recorrer estos rumbos, cuenta que antes la seca (como llaman comnmente a la sequa) no se haba comportado tan agresiva, hoy adems de que no hay agua, el calor est ms duro y el ganado se desgasta ms rpido. Dos semanas atrs agreg- destazaron una vaca que se cay por la delgadez y ya no pudo levantarse, antes de que la agona la hiciera sufrir ms, el dueo prefiri que los campesinos se la comieran, y all al monte, armados con cuchillos, mecates, cubos, pedazos de costal y dems enseres, arribaron los ejidatarios para armar carnicera improvisada en el fondo de un barranco, a donde nicamente quedaron los huesos, ahora rodos por los zopilotes y coyotes.

Ms adelante, en un camino estrecho, se observan ms esqueletos de vacas, todas han muerto de flacas, sentencia Vctor Jimnez.

Cuenta que la esperanza de estas tierras son unos pozos profundos mandados a excavar por Gobierno del Estado, especficamente por la Sedarpa, son cuatro en total y vendran a remediar en gran medida la falta de agua y ahorrar mucho trabajo al sector. Pero as como se debilita el ganado, tambin las esperanza de los ejidatarios, ya que los pozos all estn, pero ni uno est terminado al 100 por ciento. Al que no le falta luz carece de la tubera para enviar el agua a los campos, otro no tiene ni cimientos y es pura obra negra. Ni uno funciona a pesar de que han sido mencionados como grandes logros de gobierno en cada uno los tianguis agropecuarios organizados por estos pueblos.

Cuando tratamos de que en Xalapa nos hagan caso para terminar los pozos, nos mandan pedir papeles y ms papeles, pura burocracia, as ha sido esto siempre, finaliza Vctor.
  • Seguimos trabajando
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax