Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

En Coatzacoalcos

Familiares de pacientes de Hospital Regional esperan a la intemperie

- Con tiendas de campaña improvisadas, aguardan frente a urgencias

- Salud Estatal anunció en 2019 que se acondicionaría área para estas personas

- Se invertirían 17 mdp, producto del ahorro por austeridad

Elizabeth Avia Coatzacoalcos, Ver. 09/09/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Por falta de un sitio digno para esperar información de su hijo recién nacido, la familia Rodríguez Antonio pasa las horas en un campamento improvisado con bolsas negras frente a las puertas de urgencias del Hospital Regional de Coatzacoalcos.

Pese a los 17 millones de pesos que fueron anunciados en el 2019 para la rehabilitación del domo y la colocación de hamacas en el camellón central para el confort de quienes esperan información de sus pacientes; el alojo bajo estas bolsas que previamente fue habilitado por otras personas que también esperaban noticias de su paciente, es lo único confortable que le queda a Guillermo Rodríguez Romero y María Cristiana Antonio González.

Desde el camellón central de la avenida Juárez, Guillermo Rodríguez Romero narró que su hijo recién nacido tiene problemas en sus niveles de glucosa y debido a que en el Hospital de Ixhuatlán no había el equipo para darle atención, fueron canalizados a Coatzacoalcos.



"Yo llevo una semana aquí, soy de Villa Cuichapa, municipio de Moloacán, todavía una hora más pa' dentro. (Ella) se alivió en Ixhuatlán pero el niño se complicó y regresamos. Pero ya no me atendieron porque dijeron que no había los equipos necesarios para lo del niño", dijo.

Al no contar con familia en este puerto ni con los recursos pertinentes para ir y venir a casa o pagar un sitio donde quedarse, han cumplido ya una semana a la intemperie en espera de que al menos en 4 o 5 días más su hijo sea dado de alta.

A decir del afligido padre de familia, aunque si bien la atención no ha sido mala, el problema son las condiciones bajo las que tienen que esperar por horas y días.



Sólo en algunas ocasiones María Cristina va a un albergue donde le cobran 60 pesos para poder bañarse.

"Me dijeron que estaremos aquí tres o cuatro días. Ayer el bebé cumplió 8 días. Yo nunca he estado aquí pero es feo por las mujeres que duermen en el piso", señaló.

923 138 9197, es el número de teléfono de Guillermo Rodríguez, quien además por el momento no tiene trabajo pues es campesino en su natal Moloacán pero al estar aquí, no ha tenido ingresos.



¿Y los 17 millones?

El 14 de diciembre del 2019, el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, informó que en enero del 2020 se aplicarían 17 millones de pesos para impermeabilizar; colocar hamacas en el camellón de la avenida Juárez y la construcción de un domo en la entrada principal de la institución médica.

Los recursos, dijo, habían sido obtenidos de los ahorros en la presente administración.



“No es justo que estas áreas hayan estado en el abandono nada más por la indiferencia y la insensibilidad de los gobiernos que nos han gobernado; por eso este hospital lo vamos a hacer renacer y reestructurar en todo”, expresó en aquel momento.

Hoy por hoy, esos 17 millones de pesos no se ven reflejados en poder atender las necesidades ciudadanas.

El área de urgencias del Hospital nunca se renovó pese al anuncio de que ya se tenía un proyecto aprobado y en la sala de espera que existe no se permite el acceso a la población y mucho menos a los baños.



En el camellón donde se prometieron las hamacas, no hay más que bancas de concreto que fueron construidas por la CTM que lidera Carlos Vasconcelos, excandidato a la Alcaldía de Coatzacoalcos por la alianza PAN-PRI-PRD.

Quienes ocupan el domo lo hacen a medias. Retorcidos en las ventanas se acuestan para evitar mojarse pues éste tiene filtraciones y su arquitectura permite que el agua ingrese por los lados, lo que termina inundando el patio debajo de él, lo que lo deja obsoleto y refleja indiferente e insensibilidad ante el dolor de decenas de familias sureñas.