Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Funcionaria de la Procuraduría se pasó la luz roja y casi cesa a chicas de Tránsito

Los guaruras no deberían proteger a funcionarios, sino a los ciudadanos comunes contra ellos

06/05/2010

alcalorpolitico.com

Señor Director:

Cada vez me sorprenden más las autoridades con las que lamentablemente contamos. El pasado lunes aproximadamente al medio día, en la esquina que forman las calles Xalapeños Ilustres y Primo Verdad, un par de damas oficiales de tránsito detuvieron a un vehículo particular por no obedecer la luz de alto.

Gran sorpresa se llevaron las jóvenes oficiales al bajarse de la unidad una “servidora pública” que de manera más que prepotente les gritaba que no sabían con quien se estaban metiendo; incluso llegando a amenazarlas con la pérdida de su trabajo. La “servidora pública”, quien en meses pasados me atendió con la misma educación en sus oficinas, se trata de la Lic. Gissel Vázquez Vázquez, quien cobra como agente del ministerio público de la PGJ del estado.

Para sorpresa mía y los demás transeúntes que pasaban por el lugar, la “funcionaria” no dejaba lugar a dudas de su soberbia y desfachatez al afirmar que por contar con la famosa charola que casi les untaba en la cara a las jóvenes oficiales, no podían hacerle nada. Para colmo la “servidora pública” llevaba consigo auto con escoltas quienes terminaron de amedrentar a quienes sólo cumplían con su trabajo.

Quiero plantear las siguientes preguntas. ¿Quién protege a ese tipo de personas que no realizan su trabajo como debiera ser?. ¿El hecho de tener charola les permite violar leyes de tránsito?. ¿Quién le da empleo a ese tipo de gente?. ¿Nadie hace nada al respecto?. ¿Gente así es acreedora a “guaruras”?.

Mejor que nos cuiden a los ciudadanos comunes, eso deberían hacer.

Profesor Alejandro Tolentino Hernández
(Por mi propia seguridad y por tratarse de una persona tan prepotente, de favor omitan mi dirección)