Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Gilberto Rincón Gallardo: la leyenda en la izquierda

Donato Flores Soto Xalapa, Ver. 10/09/2008

alcalorpolitico.com

De veras que es triste el fallecimiento del destacado político de izquierda Rincón Gallardo. Quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo y trabajar con él, conocíamos de su enorme capacidad y el compromiso que asumía para emprender muchas de las tareas que él mismo se proponía. Fueron en los tiempos de la actividad política clandestina que lo conocimos, precisamente en las filas del Partido Comunista Mexicano. Por haber sido encarcelado en más de 30 ocasiones, Rincón ya era una leyenda como dirigente en el PCM, la última se llevo más de tres años en el palacio negro de Lecumberri, detenido por su colaboración con en el movimiento estudiantil de 1968. Aún recuerdo una fotografía que circuló en varios medios de comunicación de esa época donde están Mario H. Hernández, Eduardo Montes, Jacobo (líder agrario de la CCI), Rodolfo Echeverría Martínez (Chicali) y otros jóvenes. Rincón Gallardo tenía muchas virtudes, era un excelente analista y un gran orador, de aquellos que con la palabra y el peso de los argumentos convence a cualquiera. Además, un político que elaboró una ruta hacia la compresión teórica sobre la democracia, incorporándola a las tesis centrales del PCM. Muchos de los planteamientos políticos de este partido, aún en la clandestinidad, tuvieron que ver con los puntos que Rincón introducía como: la lucha por la libertad política, la autonomía sindical; sobre el acercamiento a los movimientos emergentes (feministas y ambientalistas); todo lo relacionado con la reforma política y en lo que se refiere al registro legal del Partido Comunista, así como, en lo concerniente a la búsqueda de la unidad de la izquierda mexicana. Uno de los puntos que mas nos atrajo fue lo relacionado con el diálogo entre religiosos y marxistas.

Cuando ingresé al PCM (1973 o 74?) participé como delegado en una Asamblea Nacional de Organización, llevada a cabo en una residencia campestre del Estado de Morelos, el primer contacto sería con Rincón quien estaba interesado sobre la reorganización de los comunistas en Veracruz. Meses después, con Ernesto Fernández Panes, el Dr. Castañeda Bringas y otros, aquí en Xalapa, convocamos a la primera reunión para integrar el Comité Regional de Veracruz, el delegado enviado por la dirección nacional del comité central sería Rincón Gallardo. Después pasaron un conjunto de encuentros, de reuniones y de trabajo desde el registro legal del PCM, a la formación de PSUM, del PMS, donde fue el primero y único Secretario General y en la fundación PRD. Nunca me quedo claro el porqué de su renuncia al PRD, él estaba incomodo por la ruta hacia donde se dirigía este partido y prefirió formar otro, el de un puño cerrado y una rosa símbolo universal de la socialdemocracia, del que fue su candidato a la presidencia de la república en el año 2000. También se distinguió por ser excelente diputado federal donde la calidad de sus propuestas e iniciativas son parte del acervo en la actualidad, en la Cámara de Diputados.

Decía que Rincón era una leyenda, pero también era el espíritu del PCM, en innumerables ocasiones, sobre todo, cuando existían condiciones difíciles para sostener la actividad política sistemática, producto de las carencias económicas, Rincón siempre estuvo al frente del conjunto de las labores partidarias que se asignaban en ese momento. Contra los que otros creen, a pesar de su condición de discapacidad física, él siempre fue autosuficiente, prácticamente no permitía que se le ayudara en nada, el resolvía con gran habilidad cualquier circunstancia u obstáculo que se le presentara.

Rincón Gallardo, fué parte de esa generación de dirigentes del PCM que junto a Arnoldo Martínez Verdugo, Gerardo Unzueta, Eduardo Montes, Pablo Gómez, Encarnación Pérez, Marcos Leonel Posadas, Samuel Meléndrez, Arturo Martínez Nateras, Rodolfo Echeverría Martínez y los intelectuales como Enrique Semo, Roger Bartra y otros, colocaron a la corriente comunista en un proyecto propio y original. El diálogo, la tolerancia, la camaradería, la búsqueda del acuerdo son parte de los valores que nos deja para el presente Gilberto Rincón Gallardo.