Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Gobierno, insensible al problema del VIH-SIDA: Patricia Ponce

Cada mes se detectan 30 nuevos casos por parte de Secretaría de Salud

Miguel ?ngel G?mez Ruiz Xalapa, Ver. 10/12/2015

alcalorpolitico.com

El Gobierno de Veracruz encabezado por Javier Duarte, debe considerar el tema del VIH-SIDA como un problema de emergencia estatal, pues cada mes se detectan 30 nuevos casos por parte de Secretaría de Salud, señaló Patricia Ponce, integrante del Grupo Multisectorial en VIH y SIDA del estado de Veracruz.

Dijo que la falta de liderazgo de Duarte ha provocado que no se enfrente el problema como tal, pues el VIH-SIDA ya es un problema de salud pública, pues los casos aumentan rápidamente.

Lamentó que la administración estatal no haya sido sensible ante la problemática que presenta la entidad, sobre todo porque además de los nuevos casos que detectan, la cifra de jóvenes afectados por el virus va en aumento, lo que demuestra que no se ha invertido en campañas de prevención.

Es más, dijo que penalizar a quien transmite el VIH no es la solución, pues ello no ayudará a prevenir a la gente y sí contribuirá a reforzar el estigma y la discriminación: “El problema es que la autoridad ve al VIH como una enfermedad contagiosa y el SIDA no se contagia, se transmite”, explicó.

Sentada y reflexiva, mientras da un sorbo a su late, Patricia Ponce dijo que además de la falta de sensibilidad del Gobierno, ve un marcado desinterés por amainar la problemática, sobre todo porque los recursos federales enviados para el programa estatal de VIH de la Secretaría de Salud entran a las arcas de Secretaría de Finanzas, pero no llegan a su destino final.

“No llegan al destino final. Además de ello el Congreso estatal no destina recursos suficientes para enfrentar la epidemia. El año pasado se le solicitaron 81 millones de pesos y no autorizaron ni la mitad, por ello no hay sólo suficientes medicamentos, ni leche materna, ni pruebas de detección oportuna, ni para construir centros de atención, entre otras cosas”.

Como grupo Multisectorial, el trabajo que realizan es muy amplio, sin recursos públicos, reconoce, sin embargo, trabajan fuerte en la supervisión de centros de atención, en donde verifican la calidad de la atención; realizan una labor de difusión de la prevención y contribuyen en la defensoría de los derechos humanos, pues las personas con VIH siguen siendo discriminadas.

Puso como ejemplo de casos en donde para ingresar a algún lugar a trabajar, entre los requisitos que piden al solicitante es la prueba de VIH, lo cual es ilegal y violatorio de los derechos humanos, dejando como consecuencia que si resulta positiva a la persona no se le entregan los resultados, se difunde que tiene el VIH y además, no se le contrata.

Del mismo modo, ejemplifica que en algunos lugares, hay acciones tan discriminatorias que se les ordena la prueba a meseros, personal de la cocina y hasta a las bailarinas de table dance: “Se violenta la ley y se discrimina a las personas”.

Ponce dijo que el próximo Gobernador debe ser una persona sensible, que entienda que debe tener voluntad política para enfrentar un problema que no se puede esconder: “Debe conocer la problemática, que tenga asesores que le den a conocer lo que está ocurriendo y que se destinen recursos suficientes para dotar de tratamientos a los pacientes”.

Aunque reconoce que es una decisión difícil realizarse la prueba, sobre todo si se ha tenido una vida sexual activa y con distintas parejas, es mejor realizársela para entonces hacer algo y que no sea tarde. Lo lamentable es que en algunos casos –que no todos- algunas personas prefieren padecer la enfermedad en silencio y morir antes que reconocer ante su familia que la padece.

Sin embargo, es preferible hacerse la prueba, insistió, para que entonces se pueda hacer algo, pues si se logra detectar el VIH a tiempo se pueden llevar tratamientos que le permitirán a la persona tener una vida normal, inclusive sexual, sin que se desarrolle el SIDA.

Lo triste del caso, dijo, es que el 60 por ciento de las personas que resultan positivos ya llegan en etapa de SIDA y aunque muchos recurren a tratamiento al final mueren, debido a lo avanzado de la enfermedad.

Consideró que ya es tiempo suficiente para que el Gobierno del Estado, hablando del caso de Veracruz y sobre todo por las cifras tan alarmantes, que se reconozca que es una epidemia que esta fuera de control, pues insistió en que cada vez hay más casos de VIH y de SIDA.

Ninguna guerra ha dejado más muertes que el SIDA, comenta y lo que es peor, la cifra seguirá creciendo desproporcionadamente.

Insiste en que se deben implementar campañas de prevención a los niños, dejando a un lado los tabúes y las cuestiones religiosas, pues en muchas ocasiones los encargados de difundir la religión son los que se oponen a que haya una enseñanza en la escuela.

Por lógica, considera que los jóvenes cuando son reprimidos buscan desfogarse de cualquier forma y por ello no sólo se incrementan los casos de VIH sino que ocurren los embarazos no deseados. De hecho, afirma que lo comprobó en un estudio, tras confirmar que la maternidad se incrementó en niñas de 12 años y hasta jovencitas de 19.

Es importante, añade, que los niños no sólo aprendan los nombres de los órganos reproductores, sino que se les hable de sexualidad, sin dejar de lado el tema de la prevención.

Las cifras

Ponce precisó que el estado de Veracruz ocupa el tercer lugar nacional en casos de SIDA, con 16 mil casos reportados desde 1983 a la fecha y de los cuales, el 60 por ciento de esas personas ya falleció.

El Estado es segundo lugar nacional en casos de VIH, es decir, sin que se haya desarrollado el SIDA, lo que representa el 13 por ciento a nivel nacional.

Ocupa el segundo lugar en mortalidad, tercer lugar en casos amulados de mujeres con VIH y SIDA y segundo lugar en trasmisión perinatal.

Además, dijo que el primer lugar en casos de VIH-SIDA lo ocupa el puerto de Veracruz, seguido por Coatzacoalcos, Xalapa, la región Córdoba-Orizaba y Poza Rica. Explicó que le llama la atención el crecimiento en las cifras en las zonas de Cosamaloapan y Los Tuxtlas, en donde se concentran más casos de VIH, lo que indica que se está ruralizando.