Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Ya están grandecitos...

IEV no tiene porqué hacer llamados a funcionarios para que no intervengan en el proceso electoral

Las autoridades saben cuáles son sus atribuciones y obligaciones, señaló Borges Camal

Javier Salas Hern?ndez Xalapa, Ver 02/07/2010

alcalorpolitico.com

De nueva cuenta los consejeros electorales rechazaron la petición de los partidos políticos para hacer un pronunciamiento, llamado o exhorto a los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) para que se abstengan de intervenir en el proceso electoral.

El consejero Víctor Borges Cammal, pidió a los partidos no caer en la “mezquindad política, no hacer una apología del delito, ni llevar el proceso electoral a un clima de crispación”.

Lamentó que algunos actores políticos no estén a la altura de los veracruzanos, pues desde diversas trincheras, de manera irresponsable, se han empeñado a generar un clima que no es el adecuado para la realización de la jornada electoral.

“Han tratado de generar un clima para ensuciar el proceso; pero felizmente percibo que los veracruzanos están rechazando esas actitudes”.

Manifestó su desacuerdo en hacer exhortos o llamados aalguna autoridad porque saben cuáles son sus atribuciones y obligaciones y dijo tener confianza de que el próximo domingo los veracruzanos van a salir a votar y que todas las irresponsabilidades políticas serán superadas.

Mientras la consejera presidente del IEV expuso que como veracruzanos no se puede mirar hacia donde los quieren obligar a mirar.

Pues dijo que las miradas de millones de veracruzanos están puestas en el árbitro electoral, y por ello cada día tiene mayor confianza en lo quehasta ahora ha hecho: entregar buenas cuentas.

El Consejo General del IEV –agregó-- se ha integrado como “una gran familia” cuyos miembros se cuidan unos a otros y a la vez le da su lugar al ciudadano.

Por lo que dijo que el domingo 4 de julio ganará la democracia “con la ley en la mano”, sin violencia y sin el ánimo de rivalidad irreconciliable.
“Debemos dar a los ciudadanos una lección de civilidad”.