Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Nacional

Iglesia sufre persecución por sus pecados: Papa

Benedicto XVI señaló que la iglesia “tiene una profunda necesidad de reaprender la penitencia, de aceptar la purificación, aprender el perdón, pero también la necesidad de justicia”

El Universal Ciudad del Vaticano 11/05/2010

alcalorpolitico.com

El Papa Benedicto XVI advirtió hoy que la Iglesia Católica sufre una de las 'más grandes persecuciones', no a causa de enemigos externos sino por sus propios pecados, en referencia a la crisis por los sacerdotes pederastas.

El pontífice hizo tal afirmación a un grupo de periodistas a bordo del avión que lo trasladó desde Roma hasta Lisboa, donde inició este martes una visita apostólica de cuatro días que lo llevará además de la capital portuguesa a las ciudades de Fátima y Porto.

'Hoy lo vemos en modo realmente aterrador, que la más grande persecución a la Iglesia no viene de los enemigos de fuera, sino que nace del pecado de la Iglesia', advirtió.

Agregó que 'la Iglesia tiene una profunda necesidad de reaprender la penitencia, de aceptar la purificación, aprender el perdón, pero también la necesidad de justicia. El perdón no sustituye la justicia'.

Según Benedicto XVI, los ataques contra el Papa y la Iglesia habían sido ya anticipados por la Virgen María en sus apariciones a los tres niños pastores en la pequeña población portuguesa de Fátima, verificadas en 1917.

Pero advirtió que actualmente, a diferencia del pasado, los ataques no 'sólo vienen de fuera' sino que los sufrimientos de la Iglesia vienen justamente de su interior, 'del pecado que existe en ella'.

'El señor nos ha dicho que la Iglesia será siempre sufriente, en modos diversos hasta el fin del mundo. Lo importante es que el mensaje, la respuesta de Fátima, sustancialmente no va a las situaciones particulares, sino la respuesta fundamental es decir conversión permanente', apuntó.

Ante este contexto, el pontífice sostuvo que los católicos individual e institucionalmente deben responder con penitencia, oración y las virtudes cardinales: fe, esperanza y caridad.

La mañana de este martes, Benedicto XVI partió del aeropuerto romano de Fiumicino a bordo de un Airbus320 de la compañía Alitalia con destino al aeropuerto internacional de Portela en Lisboa, donde llegó poco después de las 11:00 horas locales (10:00 GMT) .

El Papa fue acogido por el presidente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, y dedicó su primer discurso oficial a las relaciones Iglesia-Estado.

'De una acción sabia sobre la vida y sobre el mundo deriva un justo ordenamiento de la sociedad. Puesta en la historia, la Iglesia está abierta a colaborar con quien no margina ni reduce a lo privado la esencial consideración del sentido humano de la vida', indicó.

Apuntó que 'no se trata de una confrontación ética entre un sistema laico y un sistema religioso, más bien de una cuestión de sentido a la cual se confía la propia libertad'. Un discurso significativo en un país donde se debate la aprobación legal del aborto.