Ir a Menú

Ir a Contenido

Verificacin 2022
Universidad Anahuac
A la semana cruzan la colonia ?La Libertad?

Ixhuatln del Sureste, paso obligado de cientos de inmigrantes centroamericanos

Tres hondureos relataron la aventura de perseguir el sueo americano

Alfredo Santiago Hern?ndez Ixhuatl?n del Sureste, Ver. 28/01/2009

alcalorpolitico.com

Cientos de inmigrantes centroamericanos cruzan por este municipio semanalmente, sealaron vecinos de la colonia La Libertad, quienes ya estn acostumbrados a ver a hombres y mujeres quienes piden agua o comida en las casas.

Darwin, Jos y Gavino, hondureos los tres, trataban de cruzar sobre un puente destruido, pero se quedaron para ser entrevistados, mientras que un grupo de cinco jvenes, entre ellos una mujer, continuaron su camino rumbo al centro de la ciudad.

Los inmigrantes contaron que salieron de su pas natal en el primer da del ao, cruzando por la frontera con Chiapas para abordar el tren que los traslad por Chiapas y posteriormente llegaron a territorio Veracruzano.

Contaron haber pasado por Cuichapa y Moloacn hasta llegar a Nanchital, a unos cuantos kilmetros de Coatzacoalcos, pero no se aventuraron a continuar pues la gente les avis de la presencia de la migra.

Por esta razn caminaron desde Nanchital hasta Ixhuatln, pues algunos compaeros les contaron que en este municipio existen personas que los ayudan con comida, ropa y algo de dinero.

Ahora trataran de tomar un autobs hasta Coatzacoalcos y poder seguir su viaje hasta Tamaulipas, cerca de su objetivo principal los Estados Unidos, aunque saben que no han completado ni siquiera una cuarta parte del viaje.

Los tres hondureos relataron que en el tren fueron asaltados por miembros de la Mara Salvatrucha, quienes los despojaron de las pocas pertenencias que llevaban, Gavino por suerte logr conservar un lempira, la moneda oficial de su pas.

Aunque este billete color naranja vale nada en Mxico, algo muy similar en su pas, donde se requieren de diez lempiras para comprar una coca cola, y cerca de treinta para adquirir medio kilogramo de carne.

Darwin dice ser albail, Jos y Gavino son aprendices de todo, pero aseguran que en los Estados Unidos habr ms oportunidad, el riesgo vale la pena cuando no hay nada que perder, pues en Honduras solamente podran para morir de hambre.

En medio de un calor sofocante, los tres soadores continuaron su camino, Darwin enfundado en una camiseta con la publicidad del PAN pretende hacerse pasar como un mexicano ms, pero su condicin migratoria se le ve en los ojos, llenos de tristeza, dolor, hambre, sueo, sed y un poco, solo un poco, de esperanza.