Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Joven universitario que perdió la vista, realiza productos artesanales

- Tiene secuelas de la leucemia que le fue diagnosticada desde temprana edad

- Participa en mercado cultural itinerante con las “Artesanías Ixpopoyoc”

- En su stand, se invita al público a participar en el famoso “juego del gato”, pero con los ojos cubiertos

C?sar M?ndez Xalapa, Ver. 16/11/2014

alcalorpolitico.com

Dentro del mercado cultural itinerante, en el cual se exhiben diversos productos elaborados artesanalmente por los propios dueños de los locales, existe uno en particular que sobresale de los demás establecimientos, “Artesanías Ixpopoyoc” oferta productos elaborados por Luis Eduardo Lira Cuspinera quien carece del sentido de la vista.

Luis Eduardo Cuspinera, es un joven universitario que actualmente cursa la profesión en terapia física, a temprana edad fue diagnosticado con leucemia, después de una constante lucha contra este terrible padecimiento logró vencerla, pero al parecer le dejó secuelas irreversibles como la perdida de la vista.

Al convertirse en una persona invidente, Luis Eduardo Cuspinera no se dio por vencido y gracias al apoyo fraterno por parte de su familia, principalmente de sus padres, Nela Cuspinera y Eloy Lira, pudo adaptarse a su nuevo estilo de vida y salir adelante.

Fue entonces cuando decidió dedicarse a la elaboración de productos artesanales, dentro de los accesorios que él mismo elabora, destaca el diseño y fabricación de collares, pulseras, llaveros, porta retratos, separadores, bufandas, entre otras cosas.

En entrevista Eduardo Cuspinera explicó que la realización de los accesorios es posible gracias a la colaboración de su mamá, la cual lo auxilia en los cortes de madera y de lámina, material que utiliza para la fabricación de llaveros y algunos otros productos.

Explicó que la elaboración de artesanías es con la finalidad de concientizar a la gente y motivar a las demás personas a valorar ese sentido tan importante, aunque no tan indispensable para Luis Eduardo que a su vez tuvo que desarrollar capacidades diferentes.

De hecho en su stand, se invita al público a participar en el famoso “juego del gato”, pero con los ojos cubiertos, para generar empatía con las personas invidentes.

Sin duda alguna, este joven de tan solo 20 años de edad, expresa gran entusiasmo a la vida y el hecho de carecer del sentido de la vista, le ha enseñado que no hay limitantes para realizar lo que uno se propone.