Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Cultura

La cocina es la pasión de mi vida: Raquel Torres

Rodeada de amigos y familiares, la promotora de la cocina xalapeña fue homenajeada en el Centro Recreativo

Arturo Benjamn Prez Xalapa, Ver. 13/09/2019

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Los amigos de la antropóloga Raquel Torres llegaron desde temprano, ayer por la tarde, al Centro Recreativo para ocupar un buen lugar durante la sencilla, pero emotiva ceremonia en que se le rindió un homenaje a su trayectoria profesional, en la que ha promovido por todo el mundo la gastronomía local.

En el homenaje, organizado por el Ayuntamiento, participaron José Rogelio Ibáñez Espinoza, presidente del Consejo Nacional para el Turismo, Cultura y las Artes; Vicente Espino Jara, cronista de la Ciudad; el alcalde Hipólito Rodríguez y la regidora Consuelo Ocampo, quienes permanecieron sentados al lado de doña Raquel Torres mientras los clarinetes de la maestra Raquel Contreras Salinas, del Instituto Superior de la Facultad de Música, de la Universidad Veracruzana, interpretaron su programa.

La homenajeada leyó un cálido mensaje, dirigido con afecto para sus hijos y nietos, sentados en primera fila. Palabras tan emotivas, que hubo párrafos en que la voz se le quebró, pero ella continuó hasta terminar sonriente, feliz y emocionada de ver el afecto de la gente.



La homenajeada agradeció a todas las personas que asistieron al Centro Recreativo, muchas de ellas de pie, comentó que leería una carta dirigida a su descendencia, a su familia y a Xalapa. Compartió con todos la reflexión que hizo al redactar el texto, en que sobresale el porqué del homenaje; la cocina, la comida, que ha sido su pasión en los últimos años de su vida.

Las anécdotas fluyeron; que su padre don Abel Torres “era un buen comelón, que nos enseñó a tomar vino en casa, para que no nos engañaran afuera. Mi madre Guillermina Cerdán era muy buena cocinera, mi padre todo el tiempo elogiaba sus comidas, al comer frijoles de la olla, con orejitas de masa, epazote y un chile seco, le decía: ‘Guillermina, estos frijoles no los come ni el Presidente de la República. Gracias por prepararlos’”.



Al concluir los abrazos, la gente que quería tomarse la selfie con ella al centro, las felicitaciones, los elogios abrumaron a doña Raquel Torres, quien vestida de negro y rojo, sobresalía entre el gentío arremolinado alrededor de ella.

Tarde memorable y merecido reconocimiento a doña Raquel Torres, se dio cuenta que se ha convertido en una Xalapeña Ilustre. ¡Enhorabuena!