Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de lluvias
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

La humanidad, en encrucijada; diversidad biológica disminuye inusitadamente: ONU

- Pandemia mostró importancia de la relación entre las personas y la naturaleza
- Reporte incluye base científica para nuevo marco mundial de biodiversidad pos-2020

Miguel Valera Xalapa, Ver. 16/09/2020

alcalorpolitico.com

La humanidad se encuentra en una encrucijada con respecto al legado que deja a las generaciones futuras. La diversidad biológica disminuye a un ritmo sin precedentes y las presiones que causa esta disminución se intensifican, así lo asegura la Quinta edición de la “Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica”, publicada este martes por la Organización de las Naciones Unidas.
 
“La pandemia de enfermedad por Coronavirus (COVID-19) ha puesto de relieve aún más la importancia de la relación entre las personas y la naturaleza y nos recuerda a todos las profundas consecuencias para nuestro propio bienestar y supervivencia que pueden ocasionar una continua pérdida de diversidad biológica y degradación de los ecosistemas”, indica el reporte en inglés que puede consultarse también en español en la liga https://www.cbd.int/gbo5
 
“Los informes proporcionados por los gobiernos del mundo, así como por otras fuentes de evidencia, revelan ejemplos de progresos que, si se amplían, podrían apoyar los cambios transformadores necesarios para lograr la visión para 2050 de vivir en armonía con la naturaleza”, indica el informe.
 
“La comunidad mundial tiene a su disposición opciones que podrían simultáneamente detener y en última instancia revertir la pérdida de diversidad biológica, limitar el cambio climático y mejorar la capacidad de adaptarse a él y lograr otros objetivos, como una mejor seguridad alimentaria”, plantea.
 
El quinto informe Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica (GBO-5) publicado por el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU (CDB), ofrece una visión general del estado de la naturaleza, resume el progreso hacia el cumplimiento de las 20 Metas de Aichi para la Diversidad Biológica y da a conocer lecciones aprendidas y prácticas exitosas para ayudar a los países a mejorar el desempeño.
 
Por ejemplo, indica que “estas vías hacia un futuro sostenible se basan en el reconocimiento de que se necesitan medidas enérgicas e interdependientes en varios frentes, cada una de las cuales es necesaria y ninguna de las cuales es suficiente por sí sola”.
 
“Esta combinación de medidas incluye en gran parte la intensificación de los esfuerzos para conservar y restaurar la diversidad biológica; abordar el cambio climático de formas que limiten el aumento de la temperatura mundial sin imponer presiones adicionales involuntarias en dicha diversidad; y transformar la forma en que producimos, consumimos y comerciamos bienes y servicios, muy especialmente los alimentos, que dependen de la diversidad biológica y repercuten en ella”.
 
“Recorrer las diversas vías disponibles hacia la visión para 2050 implica considerar todos los múltiples aspectos de nuestra relación con la naturaleza y la importancia que le damos a ella”.
 
“Las soluciones necesitan buscar un enfoque integrado que aborde simultáneamente la conservación de la diversidad genética, las especies y los ecosistemas del planeta; la capacidad de la naturaleza para ofrecer beneficios materiales a las sociedades humanas; y las conexiones menos tangibles pero altamente valoradas con la naturaleza que ayudan a definir nuestras identidades, culturas y creencias”.
 
“El año pasado, los Estados Miembros de las Naciones Unidas llamaron a inaugurar un decenio de acción ambiciosa para acelerar el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: diez años para hacer realidad nuestra visión común de poner fin a la pobreza, rescatar al planeta y construir un mundo pacífico para todas las personas. Intensificar la acción para salvaguardar y restaurar la diversidad biológica —el tejido vivo de nuestro planeta y los cimientos de la vida y la prosperidad humanas— es un componente esencial de este esfuerzo colectivo”, indica António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, en la presentación del documento.
 
Por su parte, Inger Andersen, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, expresa que “sabemos qué es lo que debe hacerse, qué funciona y cómo podemos lograr buenos resultados”.
 
“Si nos basamos en lo que se ha logrado hasta ahora y colocamos a la diversidad biológica en el centro de todas nuestras políticas y decisiones, incluso en los paquetes de recuperación tras la COVID-19, podemos garantizar un futuro mejor para nuestras sociedades y el planeta. Esta Perspectiva es una importante herramienta para hacer realidad esta visión”.
 
A su vez, Elizabeth Maruma Mrema, Subsecretaria General de las Naciones Unidas y Secretaria Ejecutiva del Convenio sobre la Diversidad Biológica, dice que “ahora que nos preparamos para un nuevo Marco Mundial de la Diversidad Biológica que guiará la acción durante los próximos decenios, debemos volver a comprometernos con la Visión que se adoptó en Nagoya en 2010, reconociendo que sigue siendo tan válida como entonces en el marco de las aspiraciones más amplias plasmadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.
 
“También sigue siendo realizable, pero solo si reaccionamos ante la convincente evidencia que tenemos ahora del cambio transformador requerido”.
 
El informe llama a transformar una variedad de actividades humanas a través de ocho transiciones para las cuales se considera el valor de la biodiversidad, la necesidad de restaurar los ecosistemas de los que depende toda la actividad humana y la urgencia de reducir los impactos negativos de dicha actividad:
 
·Transición de tierras y bosques: conservar ecosistemas intactos, restaurar ecosistemas, combatir y revertir la degradación, y usar la planificación espacial a nivel de paisaje para evitar, reducir y mitigar el cambio de uso de la tierra.
 
·Transición hacia la agricultura sostenible: rediseñar los sistemas agrícolas mediante enfoques agroecológicos y otras innovaciones para mejorar la productividad y minimizar los impactos negativos sobre la biodiversidad.
 
·Transición hacia sistemas alimentarios sostenibles: facilitar dietas sostenibles y saludables con un mayor énfasis en la diversidad de alimentos, en su mayoría de origen vegetal, y un consumo más moderado de carne y pescado, así como disminuir drásticamente el desperdicio en las fases de suministro y consumo de alimentos.
 
·Transición hacia pesquerías y océanos sostenibles: proteger y restaurar los ecosistemas marinos y costeros, recuperar las pesquerías, la gestión de la acuicultura y otros usos de los océanos para garantizar la sostenibilidad y mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida.
 
·Transición de las ciudades y la infraestructura: desplegar “infraestructura verde” y hacer espacio para la naturaleza dentro de los paisajes urbanos para mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos, y reducir la huella ambiental de las ciudades y la infraestructura.
 
·Transición del agua dulce sostenible: promover un enfoque integrado que garantice los caudales de agua requeridos por la naturaleza y las personas, mejore la calidad del agua, proteja los hábitats críticos, controle las especies invasoras y salvaguarde la conectividad para permitir la recuperación de los sistemas de agua dulce desde las montañas hasta las costas.
 
·Transición de acción climática sostenible: impulsar las soluciones basadas en la naturaleza, junto con una rápida eliminación del uso de combustibles fósiles, para reducir la escala y los impactos del cambio climático, al tiempo que se proporcionen beneficios para la biodiversidad y otros Objetivos de Desarrollo Sostenible.
·Transición del enfoque Una salud que incluya la biodiversidad: gestionar los ecosistemas, incluidos los agrícolas y urbanos, así como el uso de la vida silvestre, a través de un enfoque integrado que promueva la salud de las personas y los ecosistemas.
 
El GBO-5 subraya la necesidad urgente de actuar para frenar y poner fin a la pérdida de especies, y destaca ejemplos de medidas comprobadas y disponibles para ayudar a lograr la visión compartida de “vivir en armonía con la naturaleza” para 2050.
 
Otro elemento fundamental del desarrollo de vías para vivir en armonía con la naturaleza será una evolución de los sistemas financieros y económicos mundiales que tienda hacia una economía mundialmente sostenible y deje atrás el limitado paradigma actual de crecimiento económico.
 
“Encontrar soluciones que aborden toda la diversidad de valores que asignamos a la naturaleza constituye un gran desafío, pero las potenciales recompensas son inmensas”.
 
“Ahora que las naciones evalúan posibles opciones para recuperarse de la pandemia de COVID-19 se presenta una oportunidad única para iniciar los cambios transformadores que se necesitan para alcanzar la Visión para 2050 de vivir en armonía con la naturaleza. Esas medidas pondrían a la diversidad biológica en el camino hacia la recuperación, reducirían el riesgo de futuras pandemias y producirían otros múltiples beneficios para las personas”, concluye el quinto informe Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica de la ONU.
 
Trabajo realizado con el apoyo de: Journalism Emergency Relief Fund https://newsinitiative.withgoogle.com/journalism-emergency-relief-fund
  • Ipax
  • Salon de usos multiples
  • Temporada de lluvias
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado