Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Segn anlisis

La justicia digital no funciona en México; tampoco lo haría en Veracruz

- El abogado Antonio Remes Díaz exhibe el enorme rezago que persiste en tribunales federales
- Sólo incrementa carga laboral de Poder Judicial y estrés de su personal
- “La Justicia Digital no es una alternativa realista, son paparruchas”, dice

Jos Topete Xalapa, Ver. 21/01/2021

alcalorpolitico.com

La justicia digital no sería la panacea ni “la salvación” que los abogados veracruzanos esperan para evitar el colapso del sistema de impartición y procuración de justicia en Veracruz, alertó el abogado y profesor de Derecho, Antonio Remes Díaz.
 
Al respecto, refirió que existe una “falsa creencia” de carácter propagandístico sobre la eficacia funcional que supuestamente representa la implementación de tribunales digitales.
 
Mediante un análisis compartido con alcalorpolitico.com, Remes Díaz evidenció el desempeño actual de los Sistemas de Justicia en Línea que operan en el país, como el Juicio en Línea del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, o el Juicio de Amparo ante el Poder Judicial de la Federación.
 
Sostuvo que no reflejan beneficio alguno a las métricas objetivas respecto del destino del gasto público que el Tribunal Federal de Justicia Administrativa y el Poder Judicial de la Federación reportan de forma institucional mediante sus propias estadísticas.
 
Aunado a esto, tampoco llevarían “a un mejor ambiente laboral sano para disminuir los niveles de estrés de los funcionarios judiciales acostumbrados a cargas inauditas de trabajo, pues ciertamente los sistemas de justicia en línea reflejan una duplicidad de funciones laborales y son operados por personas de carne y hueso, no por máquinas”.
 
Cabe recordar que, en los últimos meses, diversas barras y asociaciones de abogados en la entidad han insistido en la implementación de trámites en línea no solo como resultado de las medidas restrictivas actuales, sino como una forma de actualización de la profesión, lo que según Remes Díaz podría no ser el mejor camino, quien comparte sus ideas en su sitio web personal.
 
Cifras contrastan realidad
 
El abogado con experiencia en el sector público y la iniciativa privada, así como en los Tribunales de la Unión y los sectores Estratégicos del Estado Mexicano, realizó un análisis de la “Memoria Anual” del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, relativo al juicio en línea.
 
Refirió que en su momento este mecanismo fue considerado como la “primera innovación jurídico-científica” de México en materia de juicio digital, pero actualmente no ha dado los resultados proyectados.
 
Así, mientras en el ejercicio fiscal 2017 se reportó un rezago de 756 expedientes, ese mismo año ingresaron 2 mil 287, de los cuales fueron resueltos 2 mil 223, quedando un rezago mayor a 800. Es decir, el verdadero desempeño de los archivos que se tramitan fue 3 mil 43, arrojando una Capacidad Real Institucional de Resolución de Asuntos (CRIRA) del 73 por ciento.
 
En tanto, en 2018, los 842 expedientes que quedaron en el rezago se sumaron a 2 mil 836 nuevos que ingresaron. Para el término de ese año, salieron 2 mil 616 archivos, quedando pendientes mil 81. Para ese momento, la capacidad real de resolución disminuyó al 71 por ciento, es decir, se resolvieron 3 mil 678 asuntos.
 
El análisis arroja que, durante el 2019, al rezago de mil 81 casos ingresaron 3 mil 41 más y se resolvieron solamente 2 mil 434, aumentando los pendientes a mil 740 y disminuyendo la efectividad hasta el 59 por ciento.
 
El peor escenario, que tuvo que ver igualmente con la entrada de las medidas restrictivas por la pandemia del coronavirus, además de ser el año donde más se pugnó por la justicia digital, fue en el 2020.
 
Así, de los mil 740 casos que se venían arrastrando de 2019, se sumaron 2 mil 846 para hacer un total de 4 mil 586 archivos. De esos, apenas lograron resolverse mil 582. Es decir, quedó pendiente la cifra más alta en cuatro años: 3 mil 59 expedientes. 
 
Con ello, el porcentaje de resolución de casos cayó a apenas el 34 por ciento, aun y cuando, como ya se mencionó, el año pasado fue cuando se insistió mayormente en implementar la llamada justicia digital.
 
De 2019 a 2020, la CRIRA pasó a -42.37 por ciento, con un aumento de rezago de mil 319 y asuntos promedios resueltos a 2 mil 213.75 y -631 asuntos promedios dejados de resolver. De 2017 al 2020 la CRIRA paró a -53.43 por ciento.
 
Casos similares se presentan en el Poder Judicial de la Federación, donde de forma preliminar y a pesar de la implementación del Sistema de Juicio de Amparo en Línea, se dejaron de resolver durante el ejercicio fiscal 2020 cerca de 544 mil 680 asuntos y su Capacidad Real Institucional de Resolución de Asuntos en su aspecto efectivo ante la Emergencia Sanitaria SARS-CoV-2, presentó una disminución de 33.61 por ciento en su aspecto funcional respecto del ejercicio fiscal 2019 (79.4 por ciento) y del 42.33 por ciento en su aspecto porcentual directo. 
 
Ello, aun y cuando para 2020, el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) estimaba resolver hasta un millón 257 mil 46 asuntos, con una carga máxima de trabajo de 1 millón 555 mil 653 asuntos en trámite durante el ejercicio fiscal, considerando los 298 mil 606 asuntos pendientes de resolución que el Censo Nacional de Impartición de Justicia Federal 2020 contempló al final del ejercicio fiscal 2019 y que se convirtió en el inventario inicial del año fiscal aún en curso, siguiendo la lógica de los ingresos y egresos que desde el año 2018 se prevén entre un 9.1 y 9.4 por ciento de incremento en esa dinámica institucional-presupuestaria del gasto público. 
 
Más carga y estrés laboral
 
El Maestro en Derecho Fiscal destaca el nivel de estrés que enfrentan los trabajadores judiciales y refiere que en el ejercicio fiscal 2019, el CJF resolvió un millón 147 mil 988 asuntos y mantuvo la misma Capacidad Real Institucional de Resolución de Asuntos que en 2018 —del 79.4 por ciento—, pero con mayor carga de trabajo mensual.
 
Igualmente, en un análisis de la información estadística del Consejo de la Judicatura Federal revelada en el Informe de Labores del Ministro Presidente Arturo Zaldivar Lelo de Larrea en diciembre de 2020, se expone que el CJF tuvo únicamente 743 mil 186 ingresos y 712 mil 366 egresos, con un inventario final de asuntos pendientes de 390 mil 572 casos.
 
Lo anterior indica que, si bien se tuvo una dinámica irregular producto de la contingencia, ello incrementó los asuntos en rezago en 23.55 por ciento, es decir, pasaron de 298 mil 606 a 390 mil 572.
 
“En suma, el problema que experimentamos en México es exactamente idéntico al que experimentan los abogados, jueces, magistrados y en definitiva la sociedad de otros países, pues ciertamente se tiene la errónea percepción de que los Tribunales Digitales harán una verdadera transformación al colapso institucional manifiesto, cuando es todo lo contrario, en especial conociendo los antecedentes del Sistema de Justicia en Línea que en México existe vasta información al respecto, incluso de actos de corrupción. La Justicia Digital no es una alternativa realista, son paparruchas”, advierte el docente. 
 
Remes Díaz reconoció a quienes, a costa del riesgo que implica laborar presencialmente en medio del incremento en la cifra de contagios de COVID-19, siguen garantizando “al menos al mínimo institucional posible”, la continuidad de la administración de justicia en el Estado de Veracruz y en el país, arriesgando su vida y su salud. 
 
“Empero, es importante hacerle recordar a la audiencia y al foro jurídico, que nos encontramos ante una Emergencia Sanitaria en donde se hace lo que se puede, con lo que se tiene”.
 
 
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Seguimos trabajando
  • Ipax