Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

La UV, mejor que cuando la controlaban “manos extrañas”: Rodríguez Arcos

Sin embargo, el MEIF ya se hizo obsoleto, debe innovarse y eliminar inconveniencias que señalan alumnos Se acabó con los vicios de los porros que cometían muchas irregularidades para el ingreso de alumnos

Ylia Ortiz Lizardi Xalapa, Ver. 20/07/2007

alcalorpolitico.com

Los 31 años de trabajo en la Universidad Veracruzana donde colaboró con 4 rectores, le permiten a Carlos Rodríguez Arcos afirmar que con todo y las dificultades que se presentaron en ese largo tiempo, incluida la etapa en que las “manos extrañas” controlaban a estudiantes, esta casa de estudios se ha superado en muchos aspectos, en lo que, desde luego, su autonomía ha sido fundamental para colocarse en un buen lugar con respecto a otras universidades públicas del país y aunque le correspondió impulsar el nuevo modelo educativo integral y flexible, reconoce que 10 años de haberse ser implementado, tiene que ser revisado para desechar lo obsoleto.

Precisamente, por su amplio trabajo en la Universidad Veracruzana de más de 31 años, en donde la docencia y la dirección de innovadores proyectos académicos fueron sus tareas, Rodríguez Arcos fue galardonado con un reconocimiento al mérito académico por la Asociación Nacional de Facultades de Contaduría y Administración, (ANFECA) en la ciudad de Morelia.

Actualmente es director del Instituto de Administración Pública (IAP), luego de haber cerrado un ciclo en la UV, donde desde sus 23 años pasó de la academia frente a grupo a la Dirección de las carreras de Administración de Empresas y Contaduría; de ahí llegó a la de Trámites Escolares y luego fue Director del Área Académica Económico-Administrativas; más adelante fue integrante de la Comisión de Honor y Justicia de esta Casa de Estudios.

Por toda esta experiencia fue nombrado para la creación de las nuevas licenciaturas de la UV de Sistemas Computacionales Administrativos, Negocios Internacionales, Relaciones Industriales y de la de Publicidad y Relaciones Públicas, que iniciaron con el nuevo modelo educativo integral y flexible,

Sacar “las manos extrañas” de la UV no fue fácil

Le correspondió también encargarse de la Secretaría Técnica de la Comisión de Ingreso y Escolaridad de la Universidad Veracruzana para poner orden en la admisión de alumnos y acabar con una serie de vicios y prácticas irregulares que se daban en este proceso, haciéndolo transparente.

Y si no se hubiera hecho esto, muchos de los grupos estudiantiles inquietos, -no quiero utilizar el término de porros- seguirían con las corruptelas que cometían en muchas situaciones de tipo académico y que tenían que ver también con el ingreso de alumnos.

Admitió que acabar con el porrismo en la Universidad Veracruzana -que tuvo su mayor auge en el rectorado de Roberto Bravo Garzón, cuando estudiantes eran financiados y utilizados como grupos de choque por políticos de aquella época, desde afuera- fue un proceso largo y difícil que se inició con el Rector Salvador Valencia Carmona, quien insistió mucho y acuñó la frase de “sacar a las manos extrañas de la Universidad” porque su intromisión estaba frenando el crecimiento y desarrollo.

Como Secretario Técnico de esa comisión, nunca me tocó manejar ni un solo peso y puedo asegurar que en aquel entonces, mesas directivas estudiantiles de Veracruz, Poza Rica, Coatzacoalcos y de Xalapa, en la facultad de Derecho eran muy corruptas; entonces, aunque había manos extrañas, lo que prevaleció fue el diálogo; los estudiantes finalmente aceptaron, entendieron y colaboraron “porque hay que reconocer que si se dio el cambio, es porque también hubo conciencia de parte de ellos”

Recalcó que fue un proceso complicado que se inició con la voluntad del entonces Rector Salvador Valencia Carmona, bajo la administración de Gobierno de Fernando Gutiérrez Barrios, cuando la disputas en durante las elecciones de la Mesa Directiva eran violenta y sucede el asesinato de un estudiante de la Facultad de Derecho:
“Desde Gobierno Estatal, llegó la instrucción y la presión de llevar a cabo la limpieza en las elecciones y controlar a los en confrontación: Se inicia entonces esta depuración y limpieza con Valencia Carmona y se sigue en los rectorados de Rafael Hernández Villalpando y todavía le toca en el inicio de su gestión a Emilio Gidi Villarreal”.

Al paso del tiempo, abundó, esos universitarios entendieron y participaron en ese cambio de la Universidad y hoy los grupos estudiantiles y las mesas directivas tienen su propio quehacer en apoyo a la misión de la Universidad Veracruzana.

Claro que el MEIF necesita una revisión

Otras de las encomiendas en las que participó Rodríguez Arcos, fue en la implantación del nuevo modelo educativo integral y flexible, mejor conocido como MEIF por sus siglas, el cual advierte a casi 10 años, requiere de una revisión por todas las inconveniencias que señalan alumnos.

Y en esto, refiere, tiene que ver que las condiciones de la UV no son las mismas que las de otros campus universitarios, que en su misma sede albergan a todas las carreras y se puede hacer una verdadera departamentalización.

Aquí nada mas, expone, en el caso de Xalapa, las facultades por área académica, están ubicadas en puntos extremos: Ciencias de la Salud está en el norte; Ciencias Administrativas en el sur; Ciudad Universitaria en el centro y Humanidades en otro lugar distante: “y este es tan sólo uno de los aspectos, porque hay revisar el criterio de los programas de materia, independientemente de la contratación de los académicos”.

Concluye en que a 10 años de la autonomía, la UV ha crecido a pasos agigantados y que si bien es cierto, como reconoció el mismo impulsor, Emilio Gidi Villarreal, deben revisarse figuras e instituciones que han nacido de éstas.