Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Las heridas del payaso “Escotín”

Jorge Salazar Garca 25/01/2021

alcalorpolitico.com

“… viven en la calle, no tiene donde llegar; el refugio donde se quedaban lo cerraron”.
 
 
“Yo me llamo Carlo Jair Pérez Zavaleta, nací aquí en Xalapa hace 21 años. Terminé la secundaria. Tengo dos hermanos menores, esposa y una hija. Me dedico a los malabares con bolos, antorchas, machetes, etcétera. Gracias al oficio de payaso y al trabajo arriba de los carros donde hacemos espectáculos interactuando con la gente, sale pa'la casa. Me apodan “Escotín” y tengo dos años en el oficio de payaso, trabajando aquí en Xalapa y estuve medio año en el puerto de Veracruz”.
 
De carácter amable, empático y muy alegre es “Escotín”, (nombre artístico). Su sonrisa siempre cerca del desborde contradice el calificativo de “resentidos”, atribuido por los neoliberales a quienes luchan diariamente en las calles para sobrevivir. Con una estatura aproximada de 1.65 metros, desplaza ágilmente su delgado cuerpo sobre el pavimento para lanzar con destreza 3 machetes (reales) hacia arriba. Sobre la piel apiñonada de sus manos pueden verse las cicatrices dejadas por la heridas ocasionadas en los atrapes fallidos. El proceso de aprendizaje para ganar el pan horadamente, literalmente, le ha costado sangre. Pero eso no le amilanó ni entristeció. Ahora mismo que le interrumpimos, él sigue adelante y además nos atiende cortesmente:
 
¿Cuándo consideras que un día ha sido bueno?
 
- Un día bueno; lo mío, lo mío, son 300 pesos; y un día malo, 150. Yo no puedo regresar con menos de 150 pesos porque ya no da. Con eso gasto para pañales, leche, toallitas, comida y renta, pues ahí se va el dinero.
 
Hay programas gubernamentales de apoyo a los jóvenes ¿No te gustaría seguir estudiando?
 
- Sí me interesa pero con esto del cierre de escuelas, todo es web. Las becas están bien pero hasta cierto punto y en cierto punto no. La verdad, lo que es, lo que es. Lo chavos no lo agarran para la escuela. Yo tengo una amiga (que) por aquí le llega su beca y ¿qué dice?: “Vamos al centro comercial a comprar ropa y maquillaje”. No lo agarran de verdad para estudios o útiles. Pero dentro de lo que cabe, pa'los que lo agarran debidamente, pues está bien, está perfecto. No voy a negar que no hemos recibido apoyo, porque desde que empezó esto de la pandemia el Gobierno más o menos ayudó pero con dos despensas al año no va a sobrevivir uno.
 
¿Alguna institución pública les asiste de alguna otra manera?
 
- Aquí en Xalapa, no. De hecho estábamos conversando nosotros. Hacer un show. Como ya todo es web queríamos hacer un show por internet con el cual explicáramos nuestros motivos y tratar de hacernos un poquito de más público; con eso de que no hay parques abiertos. Pero el apoyo es mínimo. Los limpiaparabrisas de plano viven en la calle; no tiene dónde llegar. El refugio donde se quedaban lo cerraron. Era su lugar de dormir, de llegar y pasar un rato. (Se refiere al Centro de Integración Juvenil, ubicado en la avenida Adolfo Ruiz Cortines y Acueducto).
 
¿Cómo te trata la gente?
 
-Maquillado…, bien (ríe), me trata bien. Ya cuando ando sin maquillaje, como todos, normal.
 
¿Te has cortado con lo machetes?
 
- Sí. Bastante (ríe). Todas estas marquitas que se ven aquí en la mano son cortes; mire. Pues sí, sí te raspas, sí es un riesgo. Igual con el fuego: te toca la de malas que en lugar de agarrar la parte de abajo agarras la mecha; ni hablar.
 
Alguna personas piensan que ustedes piden dinero para la droga ¿Qué opinas de eso?
 
- Se la voy a poner así de simple. Si el público en el transcurso de su camino ve a alguien en el semáforo que se está drogando, con ese simple ejemplo ya va a catalogar a todo el círculo como de drogadictos o malvivientes. Pero no; “habemos” personas que no nos drogamos, tenemos familia, pagamos renta. El casero no te va a esperar: “oye, te espero una semana para que me pagues”. Y así debe ser: tenemos que pagar, no nos podemos atrasar. Uno tiene que salir con sus responsabilidades. Hay personas que lo hacen (drogarse) y otras no.

¿Cómo te ves en el futuro?
 
- Con mi esposa, pretendo igual, mucho tiempo. Conmigo…, pues no lo sé. Porque esto del payaso es un oficio, es una vida. No cualquiera puede hacer reír a la gente.
 
¿Hay pleitos por disputarse las esquinas?
 
- Normalmente cada quien tiene su esquina. Pero otras están libres. Algunos limpiaparabrisas se te ponen al brinco y te dicen “qué onda”. Pero si llegas en buen son y les pides permiso “puedo trabajar un rato”, no hay problema. Como bien dice el dicho, ”hay para todos”.
 
Dar o no dar
 
Al padre Alejandro García Durán (1936-1999), los niños de la calle le apodaron Chinchachoma (cabeza pelona). Su propósito en la vida “era sacar a los niños más pobres del abandono, curar sus heridas y darles un hogar”. Logró fundar 18 casas–hogar para ellos. En alguna ocasión le escuché decir en una entrevista que, ante la duda de dar o no dinero a quienes piden en las calles habría que elegir el DAR, porque no hacerlo nos convierte en jueces de quienes ya son víctimas. Para la mayoría, la moneda que usted dona de buena gana, servirá para pagar su única comida del día o, como en el caso del entrevistado, ganarse el sustento honradamente para su familia, que le espera en casa.
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Ipax
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Logros del segundo ao