Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Las Letras están de Duelo

Rafael Mart?nez Zaleta 07/05/2014

alcalorpolitico.com

Al Lic. Erick Lagos Hernández
Secretario de Gobierno
Con sincero afecto


En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor…” Así comienza la novela de Miguel de Cervantes Saavedra, titulada “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” que vio la luz primera a principios de 1605 en la imprenta madrileña de Juan de la Cuesta, con un éxito inmediato y varias ediciones piratas. Tuvieron que pasar muchos años para que otra obra literaria a la altura de esta, estremeciera con una historia apasionante el mundo de las letras; se inicia con una larga frase sugestiva que se habrá de repetir con mucho impacto en el contenido de la novela “Muchos años después frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo…”. Parece ser que hay tan solo una rendija en la historia del arte por donde se filtra la grandeza de estos dos genios de la literatura ¿es impropia la comparación? Yo creo que no, cada quien en su espacio, en su tiempo. Las palabras escritas como instrumento de ambos, seguramente serán eternas y adquirirán con el tiempo la gloria inmortal.
 
Gabriel García Márquez, originario de Aracataca, Magdalena, Colombia, desde, 1961 hizo de México su refugio, su hogar, enriqueciendo con su grata presencia nuestra vida cultural y artística. Nació un 6 de marzo de 1927, este gran escritor contemporáneo de la lengua española. Hijo del telegrafista de Aracataca, ocupación de su señor padre que siempre le llenó de orgullo. Sus primeras obras La Casa, y después La Hojarasca dieron pie a su pasión por las letras, curiosamente en el sur, hojarasca significa, cosa inútil “Todo lo que escribe es pura hojarasca” pero se inició en La Hojarasca (1950) para llegar varios años después (1965) a Cien Años de Soledad, y obtener uno de los cinco premios que se conceden anualmente a los bienhechores de la humanidad; a él le correspondió el premio nobel de literatura en 1982.
 
Aracataca es un pueblo ubicado en la costa norte del mar caribe colombiano, allá en sus albores perteneció al “Grupo de Barranquilla” reuniéndose con sus amigos en un bar llamado La Cueva. El novelista, periodista y creador del movimiento literario la corriente del realismo mágico, desde muy joven su deseo fue ser escritor, quería ser escritor, tenía la voluntad, la disposición, el ánimo para ser escritor, “Lo único que quiero ser en la vida, es ser escritor y lo voy a ser”, y lo fue. El realismo mágico debe tener varias interpretaciones, como toda corriente literaria o como todo libro lo debe tener; diez personas pueden leer la misma obra pero cada lector puede tener su propia concepción, su gusto, su apreciación personal. Gabriel García Márquez en lo que a mí respecta desde el principio nos fue envolviendo en su imaginación, nos hizo valorar las cosas que tenemos cerca y que a veces no las percibimos, como el hecho de “Cobrar una cantidad por conocer el hielo y otra por tocarlo”, en un lugar donde el hielo se desconocía totalmente. El oriundo de Aracataca fija en nuestra mente a sus personajes agregándoles características muy propias de ellos, como la del joven Mauricio Babilonia con sus famosísimas mariposas amarillas, que por cierto fueron las que lo delataron en sus apasionados enredos amorosos. Macondo es el pueblo donde se desborda la imaginación de este moderno e ingenioso Hidalgo, Úrsula y Aureliano Buendía abren la puerta de ese sorprendente e imaginario lugar. Todo aquí sucede o puede suceder, la naturaleza es potencialmente generosa y hasta un general de la revolución mexicana, en determinado momento entra al escenario mágico puesto por el célebre escritor.
 
Gabo como cariñosamente le decían fue sumamente prolífero, se inició en “Un día después del sábado”,” La tercera resignación, La casa”, La hojarasca”, “El coronel no tiene quien le escriba”, “La mala hora”, “Los funerales de la Mamá Grande”, “Cien años de soledad”, “Relato de un náufrago”, “El otoño del patriarca”, “El amor en los tiempos del cólera”, “Cómo se cuenta un cuento”, “Yo no vengo a decir un discurso”, entre tantas otras. ¡Tiempo le faltó para seguir escribiendo!
 
“El mundo ha perdido a uno de los grandes escritores visionarios” dijo Barack Obama al enterarse de su partida. “Mil años de soledad y tristeza, por la muerte del más grande colombiano de todos los tiempos”, expresó el presidente de Colombia al tiempo que decretaba tres días de duelo. García Márquez fue el más leído de todos los tiempos en idioma español, mantuvo siempre en sus letras clásicas el esplendor de su candor, de su gracia y su cultura. Fue siempre sincero, sencillo, discreto. Amigo no de los poderosos, sino de los hombres que luchan a brazo partido a favor de las causas de sus pueblos. Visitó muchos lugares del mundo y ofreció muchas conferencias literarias expresando siempre a su manera él ¿por qué? y el ¡cómo! de la vida; pero nunca habló de política. Quisieron relacionarlo con la izquierda por la amistad y cercanía con Fidel Castro Ruz y el en todo momento lo negó “hablamos de todo menos de política”.
 
Para orgullo de México y de los mexicanos la vida más productiva de Gabriel García Márquez la vivió en nuestro país, durante 53 años en unión de la compañera de su vida. Fue colombiano pero amó a México y lo distinguió con su honorable presencia en todo momento, fue un novelista de gran imaginación que se ganó a pulso el cariño de todos los mexicanos y fue despedido con mucha tristeza pero con los más altos honores y dignidades.
 
[email protected] 
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax
  • Seguimos trabajando