Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac
Reconoce el ombudsman universitario

Las recomendaciones de Gidi, tan rechazadas en la UV, como las de Nohemí en Gobierno

Bajo ese panorama, ha recurrido al camino de la mediación Le resulta más efectivo, padirle al funcionario que se solucione el conflicto

Ylia Ortiz Lizardi Xalapa, Ver. 05/08/2007

alcalorpolitico.com

Si bien la Defensoría de los Derechos Universitarios de la Universidad Veracruzana, es una instancia que cubre una asignatura pendiente, su titular, el ex Rector Emilio Gidi Villarreal reconoció que sus recomendaciones como ombudsman han sido tan rechazadas como las de cualquier organismo de derechos humanos, “porque son sólo, eso: recomendaciones.”

Entrevistado al término de la sesión de instalación del Instituto Veracruzano de Acceso de a la Información, el pasado viernes, a la que acudió para acompañar a su esposa, la consejera de este organismo, Luz del Carmen Martí Capitanachi, Gidi Villarreal aseguró que a 8 meses de la creación de la Defensoría, ha atendido un total de 60 asuntos de inconformidad de académicos, estudiantes y administrativos.

Agregó que este organismo es útil y que sería darle demasiada importancia decir que con ello ha avanzado la universidad “pero desde luego, la Defensoría cubre una asignatura pendiente, pues era conveniente que los académicos, los estudiantes y los administrativos, contaran con una instancia ante la cual puedan hacer valer sus inconformidades y reclamen lo que consideran que es una violación a sus derechos”. Al preguntársele si las autoridades universitarias y las dependencias que la conforman, hacen caso de las recomendaciones que hace la Defensoría, Gidi Villarreal manifestó con una sonrojada sonrisa de incredulidad: “hasta ahora la experiencia ha sido el rechazo”.

¿Tanto así como las recomendaciones de Nohemí Quirasco? se le insistió, ante lo cual respondió ya con una risa muy franca, pues sí, es que son como las de todas los organismos de los derechos humanos, porque son sólo eso, recomendaciones”

-¿Cuántas de sus recomendaciones han sido rechazadas?

- Digamos, (riéndose) que llevo récord en contra, si lo quieres manejar así.

De ahí que para hacer efectiva su intervención, señaló que ha optado por recurrir por el otro camino: el de la mediación; “hemos intentado mas que dictar recomendaciones, la conciliación de intereses. Sienten mayor presión las autoridades, cuando tomo el teléfono y hablo con ellos y les digo que se está cometiendo una injusticia con el alumno o con el maestro y les digo que es necesario que se piense si es posible o no, darle solución.”

Comentó que aunque son pocos, los administrativos se han acercado a la Defensoría, y han sido los académicos los que han acudidos más con asuntos relacionados con los exámenes de oposición para plazas.

Y esa parte, agregó, es muy sensible, porque se requieren arreglos normativos y para el efecto se necesita complementar la normatividad que existe que se refiere en el caso de los exámenes de oposición a la parte de la disertación oral del susténtate, pues el reglamento no determina criterios de evaluación.

Y en ese sentido, destacó, una de las recomendaciones es que se legisle en el sentido de que deben ser videograbadas las disertaciones orales de los académicos, “porque eso deja una huella que sí puede ser valorada con posterioridad”.

Así, en lo que va de la creación de esta instancia (de enero a la fecha) el ombudsman universitario ha atendido un total de 60 asuntos, pues reconoció que pese a la difusión del quehacer de Defensoría en las cinco zonas universitarias, se debe recorrer un proceso paulatino para que la comunidad se apropie de la misma.

Sobre esta difusión manifestó haber realizado un maratón estatal así como haber impartido diversas pláticas, pues una de las metas que se ha trazado, es recorrer cada facultad para explicarle a su comunidad en qué consiste el trabajo que realiza esta Defensoría, cuyas quejas pueden ser enviadas vía internet, a través de un formato sencillo que ha sido diseñado para el efecto.

Insistió en que para la comunidad universitaria resulta importante tener una instancia ante la cual pueden acudir “sin el riesgo de sentirse, en un momento dado, presionados por sus autoridades”.

Pues así, recalcó, los universitarios salen de su esfera regular como las facultades o Consejo Técnico de su Junta Académica y tienen la posibilidad de acudir a un órgano que es totalmente independiente, que no forma parte de la estructura jerárquica de la UV y pueden decir las cosas con mucha apertura.