Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Lavatorio de Pies, muestra de humildad y servicio al prójimo: Hipólito Reyes

Arzobispo lavó los pies a uno de los hombres que simularon a los apóstoles; participaron también sacerdotes y ocho voluntarios

Alicia Aguilar Guevara Xalapa, Ver. 02/04/2015

alcalorpolitico.com

En muestra de humildad y amor al prójimo, el arzobispo de Xalapa Hipólito Reyes Larios, sacerdotes y feligreses, realizaron el Lavatorio de Pies en este Jueves Santo tal como lo hizo Jesucristo a sus apóstoles.

El Arzobispo explicó que en esta misa, se celebran grandes misterios, el Sacerdocio, la Eucaristía y el Mandamiento del Amor y, la Iglesia comienza la introducción del Triduo Pascual de la Pasión, Resurrección y Muerte de Jesucristo.

Además, evoca aquella última cena en la que el Señor Jesús ofreció a Dios Padre su cuerpo y su sangre bajo las especies del pan y del vino y los entregó a los apóstoles para que los consumiesen.

"Existe un paralelismo con lo que hizo Jesús, que cuando se disponía a emprender su camino hacia la pasión y hacia la muerte; quiso anticipar sacramentalmente su ofrenda, es decir, su cuerpo y su sangre, lo que iba a hacer históricamente en la Cruz lo hizo ritualmente en la cena de despedida y encargó que se celebrara en la eucaristía en memoria de su entrega pascual hasta el final de los tiempos".

Hipólito Reyes expresó a los asistentes a la catedral Metropolitana, que para los fieles celebrar este memorial el Jueves Santo es el prólogo sacramental de la Pascua que celebraremos del Viernes Santo al Domingo de Resurrección.

"La Santa Eucaristía es considerada como la fuente y la Cumbre de toda vida cristiana y la principal acción litúrgica de toda la Iglesia. Consiste en bajar el cielo a la tierra y alimentarse de las dos mesas principales, la mesa de la palabra de Dios y la mesa del cuerpo y la sangre de Cristo".

En la última cena, Jesús lavó los pies de los discípulos y dejó como testamento el mandato de actuar así unos con otros, "no les manda que sólo repitan un rito, sino que hagan con él, acciones de servicio recíproco en las que se haga presente el amor de Cristo a los suyos.

Dijo que el Lavatorio de Pies es una invitación para quienes llevan la autoridad y el liderazgo de mantenerse siempre serviciales con quienes son sus colaboradores y gobernados.

"Esto aplica a los pastores, los padres de familia, gobernantes, a todos los que llevan un cargo de autoridad en la sociedad y en la Iglesia".

Hipólito Reyes lavó los pies de uno de los hombres que representó a los doce apóstoles, después cada uno de los sacerdotes lavó los pies de cada uno de los apóstoles y participaron además 4 hombres y 4 mujeres voluntarios.