Ir a Menú

Ir a Contenido

Casas Carpin

Sección: Vía Correo Electrónico

Lo multaron por el “Alcoholímetro” aunque argumenta que manejaba por una emergencia médica

Reporta mal trato de agentes de Tránsito; trasladaba a su esposa al hospital cuando fue detenido

16/12/2012

alcalorpolitico.com

Señor Director de alcalorpolitico.com.

Buenos días.

Escribo este correo justamente después de que mi carro fuera llevado a uno de los corralones de Tránsito del Estado.

Esto debido a que conducía con un nivel de alcohol en la sangre levemente superior al permitido, lo cual no niego (y del cual hay constancia).

Acepto totalmente mi responsabilidad ante lo cual manifiesto que si lo hice fue porque mi esposa se puso grave de salud en los primeros minutos del día domingo 16 de diciembre, por lo que tuve que trasladarla al hospital San Francisco ubicado en la calle 5 de febrero, dejando en claro que en ningún momento me estaba cayendo de borracho ni me encontraba en un estado beodo que convirtiera mis movimientos en un peligro para terceros; atendí en forma de lo más responsable posible la emergencia que un ser amado para mí representó.

Después de darle el diagnóstico a mi esposa por parte de la Doctora en turno, acudimos a comprar las medicinas (tengo copia de la receta médica y el recibo de pago en el sanatorio antes mencionado) al centro de la ciudad, donde fui detenido por elementos de Tránsito del Estado.

Amablemente accedí a las pruebas de rigor donde se me informó que era acreedor a una multa y la retención de mi vehículo. Expliqué el motivo por el cuál en ese momento estaba yo en la calle, siendo totalmente ignorado por la Médico legista y los elementos al cargo del operativo, hecho que poco me importó pues no buscaba que se compadecieran de mí.

Acepté mi multa, sin embargo al firmar la multa original, pedí amablemente al oficial en turno que me señalara en el Reglamento de Tránsito el artículo que infraccioné, ante lo cual me dijo que él no tenía obligación de mostrarme el artículo del Reglamento, además de que me turnaría al Ministerio Público correspondiente y que jamás le llamara “amigo” (término con el cual me referí a él al pedirle el informe) porque no lo éramos.

Considero que jamás le di un motivo para el cuál tuviera esa reacción y su intento de intimidación no fue más que un error al haber sido yo respetuoso de sus maneras y de la aplicación del Reglamento.

Por otro lado, al acudir a recibir el inventario de mi vehículo detenido por parte de personal de una tercera entidad, alcancé a escuchar la conversación de dos damas con chaleco de Tránsito del Estado donde una de ellas le decía a la otra que detuviera a aquellas unidades donde fuera notorio que se trataba de los denominados “juniors” y que ese fue el motivo por el cual me detuvieron.

No niego la existencia de dichos personajes en nuestra ciudad, sin embargo el hecho de que existamos personas que debido al trabajo que hemos realizado por años, nos hayamos dado el gusto de adquirir con mucho esfuerzo una unidad automóvil que mantenemos con mucha dedicación, se nos catalogue como tales, pues yo no visto ropa de marca ni uso artículos costosos para complementar mi vestimenta, mi principal objetivo como cabeza de familia es precisamente eso, mi familia y no otra cosa.

Finalmente mi automóvil fue llevado al corralón, del cual pagaré el arrastre y estancia gustoso puesto que admito mi responsabilidad aun cuando se haya tratado de un caso de emergencia médica, sin embargo, señalo que denunciaré a las 3 personas que actuaron incorrectamente (y ellos saben quiénes son) en sus labores ante las instancias correspondientes, sea con el señor Roberto López Santoyo, director de Tránsito del Estado, con el licenciado José Enrique Ampudia Mello, subsecretario de Gobierno y el licenciado Gerardo Buganza Salmerón, Secretario de Gobierno.

¿Este es el tipo de actitudes que buscamos de parte de los servidores públicos?.

Yo creo que no. Haré llegar un oficio de denuncia correspondiente a cada uno de los funcionarios que mencioné en líneas anteriores (indicando el nombre o puesto de los implicados o mínimo los datos preciosos del incidente) esperando respuesta de ellos, confiando en la cercanía de los líderes hacia su pueblo como lo ha ido predicando el doctor Javier Duarte.

Lamento realmente si los 3 agentes implicados no me creen que denunciaré, sin embargo, mediante este mismo portal, de serme permitido, publicaré los oficios que mandaré a los 3 funcionarios de Gobierno que mencioné con los respectivos sellos de recibido, puesto que siempre que nosotros como pueblo, que paga con los impuestos el salario de tan deficientes e indeseables servidores, permanezcamos callados, ellos seguirán amedrentando y cometiendo arbitrariedades.

Una vez más admitiendo mi responsabilidad y recalcando mi intención de denuncia contra los elementos de Tránsito del Estado, quedo de usted.

Atentamente

Teléfono (…)
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Escuela Cervantes
  • La Parroquia Xalapa