Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

“México es un fosario”: ante desapariciones, cientos marchan junto a Solalinde en Orizaba

- Contingente de más de 700 personas, vestidos de blanco, reclamaron a autoridades junto al padre activista

- Participaron colectivos de Nuevo León, Coahuila, Jalisco, Estado de México y Veracruz

- En parque Apolinar Castillo, encabezó eucaristía; pidió a Gobiernos sensibilidad ante el tema

Jorge Reyes Orizaba, Ver. 28/04/2017

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Con la participación de un contingente de más de 700 personas, el padre Alejandro Solalinde Guerra encabezó la tarde de este viernes una marcha para “visibilizar” a los desaparecidos de la región de Orizaba. Familiares de víctimas marcharon vestidos de blanco, portando pancartas y letreros con fotos y nombres de sus seres queridos.

Los manifestantes, colectivos de Nuevo León, Coahuila, Jalisco, Estado de México y Veracruz iniciaron su marcha a la altura de la Plaza de Toros, de ahí hacia avenida Cri-Cri y alcanzó la Oriente 6 hasta Sur 13 en dirección hacia el Centro de Orizaba. Desde las 17:00 horas, la ola blanca creció hasta alcanzar poco más de dos cuadras y media de longitud.

Ataviado en una sotana blanca y un collar de gardenias y dalias del mismo tono, Solalinde partió con el contingente de familiares de desaparecidos. Por su sentir, corearon frases relacionadas al peregrinar de su búsqueda.



Pancartas y playeras estampadas lucieron fotografías con nombre y apellido, año de la desaparición y mensajes dirigidos a los gobiernos tanto municipales, estatales y federal, que poco han hecho para sumarse a esta causa.

“Somos a decir de nuestra familia, muchos mártires que no tenemos descanso. Que si dormimos despertamos a media noche lamentando la perdida de nuestro familiar. Somos madres, padres, hermanos y amigos de desaparecidos que no tenemos descanso”, señalaron.

La figura de Solalinde, quien ha sido postulado para el Premio Nobel de la Paz, es precisamente para muchos la del Padre cariñoso, que acompaña en el dolor y da pelea encarando a los gobiernos para gritarles que no deben olvidar que se trata de seres humanos que viven con la tragedia de haber perdido un familiar.



Orizaba, exclamaron, es ya un santuario de personas desaparecidas junto con municipios de la región, recordando el caso “Rubí”, conocido a nivel internacional por la férrea lucha que su madre Aracely Salcedo inició desde su sustracción.



Así transcurrió el avance de quienes claman el tener un desaparecido, sumando el reconocimiento, la omisión y también el repudio de su lucha que consideran algunos sectores se ha politizado con declaraciones pasadas en las que intervinieron autoridades municipales.



Al filo de las 19 horas, Solalinde y sus colectivos llegaron al portón principal de Palacio Municipal. No hubo sorpresa, el enrejado permaneció cerrado y custodiado por policías.


“Aquí está el Pueblo Mágico, ya que el Presidente no quiere decir del número de desaparecidos para que no pierdan la denominación. ¿Por qué nos cierran las puertas si nuestra única arma son las mantas de nuestros desaparecidos?”, dijo uno de los familiares de los desaparecidos.



Así alcanzaron en su recorrido las instalaciones del parque Apolinar Castillo coreando: “¡Donde están, donde están, nuestros hijos donde están. Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos. Hijo escucha, tus padres están en lucha!”. En una sola voz donde se mezclaron amas de casa, obreros, activistas sociales y diferentes sectores que se sumaron al sentir de los desaparecidos.

Fue en las entrañas de Orizaba donde Solalinde rindió una Eucaristía en pleno reto a los Gobiernos clamando por la sensibilización de este tema, por el descanso de quienes perdieron la vida en manos humanas y por la integridad de quienes siguen desaparecidos, por la falta de justicia y la pérdida de valores.

Ya en el kiosko del parque Castillo y con el ultimo resplandor de luz de día, Solalinde micrófono en mano señaló:



“Si las autoridades no aceptan que México es un fosario y esconden los cuerpos de sus hijos, es porque piensan que no vendrán los inversionistas. Les interesa mas que encontrar a desaparecidos; si no hay solución, lo que sigue es mas desaparecidos, México es el único lugar que tiene desaparecidos.

“México es un terror aunque le duela al Gobierno que digamos esto. Esta situación no ha cambiado, no hay ni voluntad política ni dinero para buscar a los seres queridos, convénzanse, mientras tengamos gobiernos coludidos con el crimen organizado así será. La solución está en nosotros en buscar un cambio.

“Hay muchas madres y padres que están en silencio con el medio y que bueno que gracias a estos familiares valientes hemos roto el miedo. No tenemos miedo, Jesús es nuestra salvación”, concluyó.



Acto seguido, hubo una serie de testimoniales de familiares que clamaron a los gobiernos que dejen de criminalizar a sus desaparecidos. Hasta el final de su intervención no se registraron incidencias que lamentar.