Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Ni los problemas económicos se comparan con el de la seguridad pública: Díaz-Aranda

- Calderón estableció 3 ejes: abatir el crimen, recudir el consumo de drogas y capturar delincuentes; todos fallaron

- Duda que las estrategias para este tema que preparan los candidatos a la Presidencia, vayan a funcionar

?ngeles Gonz?lez Ceballos/Exclusiva Xalapa, Ver. 10/04/2012

alcalorpolitico.com

El crimen organizado ha ganado varios lugares, ha ido escalando poco a poco el poder, pero en este momento está totalmente desbordado, ya ni siquiera los problemas económicos y de seguridad social u otros, son tan importantes como lo es el de seguridad pública.

Así lo expuso Enrique Díaz-Aranda, quien fuera asesor de la Corte Penal Internacional y de la Procuraduría General de la República durante su conferencia “Reforma Constitucional en Materia de los Derechos Humanos en el Sistema de Justicia Penal”, llevada a cabo la tarde de este martes en el Poder Judicial.

Ahí, frente a integrantes de ese poder y unos cuantos magistrados, refirió que el presidente Felipe Calderón cuando tomó el cargo basó su política en tres ejes: Recuperar el territorio ganado por el crimen organizado; Disminuir el consumo de drogas entre la población y Detener a los delincuentes.

Sin embargo, en los tres ha fallado, ya que tan solo en el último punto se puede decir que ha detenido a miles de personas, pero de que esas personas sean delincuentes quien sabe y es ahí es donde comienza la cuestión de los derechos humanos.

Tan solo mencionó que en 2009 se detuvieron a 73 mil personas a nivel federal, de las cuales para el 2010 solamente seguían privadas de su libertad 3 mil, es decir, 70 mil recobraron su libertad y no pudieron ser sometidas a un proceso penal porque eran delincuentes, pero no hubo pruebas suficientes para mantenerlos en prisión, lo cual lleva a una lectura: impunidad, flagelo que preocupa a la sociedad. Pero hay una lectura peor: eran inocentes y solamente había sospechas en contra de ellos, lo cual resulta mucho más grave.

“Porque si ya que un delincuente tenga impunidad es grave, mucho peor es que un inocente sufra las consecuencias del derecho penal y esté privado de su libertad aunque sea horas, mucho menos días, meses o años. Entonces si 70 mil recobran su libertad porque o eran delincuentes y lograron impunidad o peor, eran inocentes y fueron privados de su libertad. Esto no me habla de que (Felipe Calderón) haya detenido a delincuentes y esto es un grave problema”, aseveró.

Sobre el problema de la seguridad pública, refirió que en las agendas de los candidatos a presidente de la República el tema de la seguridad pública es el más importante, sin embargo, la verdad de las cosas, es que se ve muy complicado que con las estrategias que se están planeando se pueda llegar a ganar esta lucha al crimen organizado.

Todavía más -señaló-, se sabe que en la vida hay forma y fondo. La forma puede ser muy importante, pero sin fondo no tiene ningún sentido, solamente teniendo un buen fondo, se podría atacar verdaderamente el problema de la criminalidad en nuestro país.

Pero yendo aún más allá, con esta forma que se ha adoptado creyendo que con el proceso penal acusatorio se tendrán mejores resultados, mejores niveles en la búsqueda de la justicia, sin embargo, la realidad es que muy poco se podrá conseguir si se sigue con las tendencias como las que actualmente se ven.

El actual embajador científico de la Fundación, Alexander Von Humboldt de Bonn, Alemania para representarla en México, señaló que un nuevo proceso penal, nuevas garantías, nuevos principios y ahora una reforma constitucional en materia de derechos humanos; parece apuntar a un nuevo sistema de justicia apegado a los parámetros de un estado social y democrático de Derechos, pero habría que preguntarse en qué entorno se está dando dicha reforma.

Es decir, es bien sabido que las normas no solo se pueden interpretar desde un punto de vista gramatical, es decir, lo que dice el texto de la ley, porque si fuera por el texto de la ley, todos tendrían salud, vivienda digna, educación y es que por dar un simple dato, sólo el 13 por ciento de la población mexicana tiene un grado de licenciatura.

“Un decreto donde se establece obligatoria la educación de bachillerato no sirve de nada porque no corresponde a la realidad”, criticó.

El investigador titular C definitivo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM expuso cual ha sido el problema que en materia de derechos humanos se ha reportado en el país y que ha llevado a que el año pasado se hayan incorporado los derechos humanos dentro de la Carta Magna en México.

Para ello, acudió al informe del Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos del año 2010 donde reportó que la política del presidente Calderón desde el inicio de su sexenio en materia de seguridad pública giraba en torno tres ejes:

1.- Recuperar el territorio ganado por el crimen organizado.

En ese sentido, el investigador invitado en el Instituto Max Plack penal extranjero e internacional de Friburgo, Alemania, externó que ha sido todo lo contrario, pues lugares que antes eran seguros como Monterrey, Nayarit, Veracruz o Xalapa que era un lugar por donde se podía pasear a cualquier hora de la noche y no pasaba nada, cuando ahora salir a las 21:30 se puede hacer con tranquilidad.

“Por doquier el problema de la inseguridad refleja que en este punto ha fallado plenamente la política criminal del Presidente de la República”, sostuvo.

2.- Disminuir el consumo de drogas entre la población.

En este punto, el investigador del Sistema de Investigadores del Conacyt refirió que el último reporte de la Secretaría de Salud señala que hoy los niños de entre 12 y 13 años están iniciando con el consumo de droga, mientras que otras cifras no oficiales reportan que desde los 11 comienzan a consumir drogas los niños mexicanos.

“Por lo tanto esto de disminuir el consumo de drogas tampoco nada que ver. Importante no solo es el consumo, sino el problema social que genera. Hoy el presidente el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal señaló que en los reclusorios el 80 por ciento de las personas que han sido condenadas por delitos contra el patrimonio, cometieron esos delitos en flujo de alguna droga y que el consumo en la población penitenciaria es alarmante”, abundó y dijo que no necesitaría decir algo que ya se sabe, pero que si lo dice un funcionario de tan alto nivel es porque tiene todos los reportes del interior. Por lo tanto segundo eje de Calderón tampoco ha cumplido.

3.- Detener a los delincuentes.

Criticó que a través de la detención se ha pretendido justificar las políticas criminales del gobierno federal para violentar derechos humanos, para pisotear las garantías que todos los ciudadanos deberíamos tener.

A pesar de que en México la confesión dejó de ser la reina de las pruebas, de que hay una ley federal contra la tortura, se incrementaron las penas, el reporte del presidente de la Comisión de Derechos Humanos señaló que hoy en día la comisión ha identificado prácticas que lesionan los derechos humanos en donde la principal violación es la tortura que se da en la mayoría de los casos durante la detención.