Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac
V?a correo electr?nico

Ningún aspirante a rector de la UV habla de la urgente austeridad contra dispendios

Enlista situaciones que deben evitarse, como ocultar el monto de las compensaciones y repartir plazas por “dedazo”

Xalapa, Ver. 24/06/2009

alcalorpolitico.com

Sr. Director del medio electrónico de “Al Calor Político”

Soy un lector regular de este medio y he visto que es una forma de expresión abierta al público en general. Hoy que la universidad es un tema central, le pido recibir en este, otro Foro, las siguientes inquietudes:

1.- La Universidad Pública debe ser defendida a contrapelo de partidos políticos y de intereses empresariales. Hoy que el gobierno federal está a punto de recortar más los subsidios a la Educación Pública, la autonomía debe ejercerse en todos los niveles. Los Rectores de la Universidades Públicas no pueden mantenerse a la defensiva, deben exigir incrementos a sus presupuestos.

2.- Actualmente la Universidad Veracruzana, vive un proceso de elección de su Rector. Desde fuera y desde dentro se hace un llamado a que se democratice el proceso. Sin embargo, ninguno de los cinco aspirantes ha propuesto que la elección sea llevada más allá de la Junta de Gobierno, del Consejo Universitario, es decir ni 9 notables, ni 300 consejeros. ¿Por qué no: 50,000 estudiantes más 5000 académicos y todos los trabajadores eligen a sus autoridades? Acaso no sería una forma directa de ejercer la autonomía y ser democráticos en la UV.

3.- De la misma manera, ninguno de los cinco aspirantes propone como una demanda central una cuestión de ética y moral que en estos momentos vendría bien a la economía de la universidad y generaría lazos de solidaridad, me refiero a que la UV debe enarbolar una bandera de austeridad en sus gastos, principalmente en los salarios de su alta burocracia. Es obsceno que un Rector de una universidad pública gane más de $ 140,000 pesos mensuales declarados en nómina, y que los Directores Generales ganen entre $ 50,000 y $ 80,000 y así hasta llegar que un Jefe de Departamento devengue más de $ 20,000 pesos. Es decir un funcionario universitario de alto nivel percibe lo que se declara en nómina, más lo que percibe por la vía de la compensación. La conclusión es obvia: debe eliminarse la nómina secreta. Y buscar mecanismos que impidan esta sangría a una institución de carácter público.

4.- Además es impensable que un Rector tenga: 10 asesores contados en nómina, un secretario particular, una secretaría privada, una secretaria técnica, un secretario adjunto, un secretario de la rectoría. Cada uno a su vez con personal a su cargo. Debe impedirse la proliferación de dependencias y de personal que resulta ocioso a los fines universitarios.

5.- En la UV existen mecanismos para el ingreso, promoción y permanencia del personal académico y de investigación, sin embargo, en los hechos cada Rector, antes de la Autonomía y después de ella, han promocionado a sus amigas y amigos, a sus familiares, etc. Debe cumplirse con el Estatuto del Personal Académico. La UV debe dejar de ser un botín de pocos. De ser violentado debe seguírsele juicio universitario.

6.- La Contraloría General, órgano interno de control, tal y como funciona actualmente, solo vigila las cosas de forma, de seguimiento menor. Esta dependencia debe tener facultades para vigilar que no haya corrupción en la UV, esto es, por ejemplo, que ningún funcionario cobre vía compensación y de serlo que sea público; que ningún académico sea nombrado por la vía de la recomendación y del dedazo. Para esto debe convertirse en una contraloría social, donde los ciudadanos tengan representación.

Finalmente, creo que en la universidad debe abrirse a un gran debate sobre todos los asuntos sociales.

Por una universidad democrática, autónoma y crítica.
Miguel E. Ortiz
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Seguimos trabajando
  • Ipax