Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

No hay voluntad de diputados para aprobar fondo jubilatorio para Magistrados

- “Nosotros no descapitalizamos al IPE; hay jubilados de la UV y maestros con enormes pensiones”: Manzanilla Pavón - Cobran 40, 50 y hasta 60 mil pesos por dos o tres plazas - Pena vitalicia, es buena, pero hace falta limpiar y reestructurar la policía

Guadalupe L?pez Espinosa Xalapa, Ver. 25/08/2008

alcalorpolitico.com

El magistrado Miguel Gastón Manzanilla Pavón, afirmó que ha faltado voluntad política para que el Congreso local apruebe la iniciativa de reforma enviada por el Poder Judicial donde propone la creación de un fondo jubilatorio para los magistrados y es que, señaló, se dice que los magistrados descapitalizan al IPE, pero “que me digan cuántos jubilados hay de la Universidad Veracruzana y maestros que tienen pensiones enormes de 40, 50 y 60 mil pesos y hasta por dos o tres plazas”.

También, en entrevista, habló de la cadena perpetua o prisión vitalicia para los secuestradores que el Congreso acaba de aprobar, y dijo esto es bueno pero que los delincuentes no andan con un código en la mano para saber qué penalidad tienen los delitos; eso no les preocupa y menos si saben que nunca los van a aprehender.

En el tema de la prisión vitalicia, del cuidado que deberán tener los jueces para aplicarla y del cuidarse ellos para no actuar con base en la presión social sino con apego a la ley, Manzanilla Pavón expresó su preocupación de que toda esa circunstancia pueda aprovecharse para golpear al Tribunal y para pretender la salida de los magistrados, que no es más que un pretexto para nombrar otros, lo que, dijo, son cuestiones políticas que van más allá del verdadero alcance jurisdiccional.

La finalidad de las críticas, destacó el magistrado, es lograr el cambio para poder incrustar a quienes quieran otras personas en detrimento a veces de la carrera judicial, porque los últimos nombramientos así lo han demostrado, a excepción de Samuel Baizabal que es una gente de carrera jurisdiccional. Los otros dos no tienen conocimiento absolutamente en la materia.

Esos nombramientos se dieron, indicó, cuando en el Tribunal hay “gente que tenemos 30 años en la institución trabajando y que hemos sido 20 años jueces y hemos recorrido el estado, que nos desgastamos en esa tarea y que seguimos aquí mientras tengamos la capacidad suficiente”.

Con relación al nombramiento de Raúl de la Huerta como magistrado, a quien algunos de sus compañeros atribuyen 80 años de edad, Manzanilla Pavón dijo que esas son las incongruencias de lo que sucede con este tipo de nombramientos. “Yo tengo 62 años y si el Gobernador nombró a uno de 76, pues yo soy un jovenazo todavía”, destacó.

Añadió que la mayor parte de los Códigos de los Estados de la república, algunos de ellos fijan 70 o 75 años como límite para el ejercicio de la judicatura y aquí se tuvo el límite de 70, pero se reformó la Constitución y se quitó. Consideró que 70 o 75 años es un límite razonable y ya hay que dejar espacio para los demás.

A pregunta sobre si hasta ahorita ha habido magistrados que quieran jubilarse, el ex Presidente del Tribunal respondió que no en las condiciones actuales, no en las condiciones en que se pueda obtener la jubilación, ya que de jubilarse lo tendrían que hacer con el simple salario base, porque de la propuesta que hicieron en la iniciativa de reforma judicial que está rezagada en el Congreso para crear un fondo jubilatorio, no hay nada todavía.

Aquí, puntualizó, se hacen muchos mitos y se dicen muchas cosas. Por ejemplo, indicó, se dice que los magistrados descapitalizan al IPE “y no hay mentira más grande, en la actualidad hay, si acaso, dos magistrados jubilados y con un sueldo de 12 mil 500 pesos, ahora que me digan cuántos jubilados hay de la Universidad Veracruzana y maestros que tienen pensiones enormes de 40, 50 y 60 mil pesos y hasta por dos o tres plazas. Cuándo va a descapitalizar el Poder Judicial si no tenemos gente jubilada, son mentiras que se aprovechan para golpearnos”.

Además, apuntó, las propuestas que ellos hicieron con relación al fondo jubilatorio no tienen que ver nada con el IPE porque no se cargaban a éste, sino que proponen un incremento al presupuesto del Poder Judicial, una partida para jubilaciones y esto, dijo, está en las Leyes Orgánicas y en Constituciones de toda la república, “no son invenciones ni pretensiones locas de nosotros, son alcances laborales que tienen muchos Poderes Judiciales de los Estados”.

Interrogado sobre a qué cree que se deba que el Congreso no saque adelante dicha propuesta, el magistrado respondió que a falta de voluntad política y nada más “y aplicarnos el cansancio a ver si nos vamos”.

Se le preguntó si haría un exhorto a los diputados para que ya analicen la reforma judicial, aunque Héctor Yunes Landa ya prometió que la van a analizar, a lo cual Manzanilla respondió que prefiere no exhortarlos porque le da miedo lo que vayan a resolver, así que mejor, que hagan lo que quieran.

En torno a la pena vitalicia recientemente aprobada por el Congreso en contra de los secuestradores y autores de homicidio calificado, Manzanilla Pavón consideró que todos los instrumentos que ahorita se puedan tener en la lucha contra el crimen son válidos; sin embargo, consideró que es necesario tener en cuenta que los delincuentes no andan con un código en la mano para saber qué penalidad tienen los delitos que van a cometer, porque de entrada parten de la premisa de que no van a ser agarrados, no van a ser aprehendidos jamás y, segundo, si son aprehendidos tendrán medios de corrupción para poder obtener su libertad, no es eso lo que les preocupa.

No obstante, destacó, el primer cuidado que deberán tener los jueces para aplicar esa pena es que esté plenamente demostrada la culpabilidad y responsabilidad penal del reo y plenamente probado el cuerpo del delito y para eso, el Ministerio Público tendrá que aportar las pruebas necesarias para demostrar la culpabilidad de esas personas.

Opinó también que por sí misma, la pena vitalicia jamás va a inhibir la delincuencia, ya que dicha medida debe ser concomitante a otras muy importantes como son la reestructuración de las policías, su capacitación y el otorgamiento de recursos, entre otros apoyos.

Ante los cuestionamientos que se han externado en el sentido de que el problema en todo esto es la impunidad y el que haya policías y otras autoridades vinculadas con los grupos delictivos, el magistrado dijo: “eso es precisamente, de qué sirve, si no se corrigen, si no se limpian todas las policías, si no se crea una nueva policía con toda la capacitación y, además, bien pagada y con los instrumentos científicos y técnicos adecuados para la investigación, lo cual es fundamental, más que nada para lograr la prevención de todos los ilícitos y, además, que haya inteligencia, que se sepa donde están actuando indebidamente y se puedan prevenir las cosas”.

Acerca de lo dicho por el gobernador Fidel Herrera Beltrán, de que pediría que se aplique todo el rigor de la nueva legislación penal a los secuestradores y asesinos de Karina Reyes, Manzanilla Pavón manifestó: “en primer lugar, el Gobernador no puede exigir, quien debe exigir será el Ministerio Público en su momento, y en segundo lugar si la reforma ocurrió después de que el delito fuese consumado no se puede aplicar en forma retroactiva, tan sencillo como eso, y esto, aunque les moleste, simplemente, son normas constitucionales que los jueces tienen que aplicar, le van a aplicar la penalidad que existía en el instante en que se cometió el delito y quien tiene que pedir la pena es el Ministerio Público en su momento, no tenemos por qué estar juzgando a los delincuentes cuando no es l ocasión de la sentencia”.

Agregó que están clamando a voces por un lado y como gran novedad los juicios orales, y por otro, están condenando a la gente sin juicio, por lo que hay una incongruencia total en todo esto.

Al comentario de que nuestra justicia no goza de toda la confianza y por eso va a ser riesgoso cuando los jueces tengan que aplicar la prisión vitalicia, Manzanilla Pavón dijo que no se puede desconocer que nuestra justicia no goza de prestigio, pero muchas veces, dijo, ha sido falta de información, otras veces han sido campañas negativas, instrumentadas a propósito contra el Poder Judicial porque es muy fácil descargar la culpa de todo en él.