Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Mujeres muertas, ningún castigo: Coatzacoalcos, el infierno feminicida

- A Carmen la descuartizó su esposo; Tania fue asesinada junto a sus tres hijas; Julia, una niña, murió a balazos de su pareja

- Coatzacoalcos acumula desde hace 20 años feminicidios sin castigos

- Este año, 3 porteñas ya fueron asesinadas, dos más lograron sobrevivir brutales ataques

Elizabeth Avia / ngel Hernndez Coatzacoalcos, Ver. 15/10/2021

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos


“A las mujeres no se les debe hacer eso, al contrario. Deben amarlas, respetarlas porque de una mujer nació el hombre que le hizo eso a esa mujer”, lamenta Marcolfa Vázquez Gregoria, vecina de Carmen Mayo Sánchez.

“Carmita”, como se le conocía, era una joven de escasos 20 años cuyo cadáver fue descubierto el pasado 27 de agosto por un perro: el cuerpo fue sepultado —presuntamente por su esposo— en el patio de la vecindad donde vivían, en la congregación de Mundo Nuevo, a las afueras de Coatzacoalcos.

Carmen fue descuartizada, envuelta en una sábana y, posteriormente, enterrada entre hojas de plátano en la cuartería a la que llegaron a vivir.



Quien fuera su pareja, Carlos “N”, de 22 años, es hasta ahora principal sospechoso del crimen; se encuentra prófugo de la justicia desde entonces junto con sus tres hijos.

Carmen era una joven amable, prosigue la señora Marcolfa, de 74 años de edad: “Vendo Coca, agua, tortillas y ella venía y compraba. Nunca supe su nombre, era muy amable. Ese señor no le hubiera hecho eso”.

La noche del jueves 26 de agosto, la dueña del domicilio que Carmita rentaba llegó al lugar. Pretendía sembrar unas flores pero su perro escarbó un poco y descubrió que de entre la tierra salía la mano de la joven, hasta que finalmente quedó el cadáver a la vista.



El caso de Carmita apunta a un feminicidio más en Coatzacoalcos, donde los últimos 20 años han sido trágicos y de extrema violencia para las mujeres, municipio que se mantiene en los primeros lugares de este delito en la entidad, con casos que se quedan en la impunidad.

Impunidad y más impunidad

El 22 de enero del 2002, Tania Ramos y sus hijas Gabriela, Karina y Tania fueron asesinadas en la colonia Centro, presuntamente a manos de su expareja sentimental. Hasta el momento, el cuádruple homicidio se encuentra impune.



En 2013, tres mujeres más fueron halladas sin vida en bolsas sobre el camino que dirige al Centro de Estudios Tecnológicos del Mar (CETMAR), en los límites entre Coatzacoalcos y Cosoleacaque. Tampoco hubo detenidos.

Como sucede con el resto de los delitos, la impunidad es el común denominador que ha permitido que estos crímenes continúen sin detenidos, sin castigos ejemplares de parte de las autoridades.

Tan sólo en lo que va del 2021, tres porteñas han sido asesinadas y dos más lograron sobrevivir a los brutales ataques de sus parejas.



Recién casada con un feminicida

El 14 de marzo del 2021, Janeth Francisco López, de 29 años, fue víctima de intento de feminicidio por parte de Elvis Alexis “N”, con quien se había casado 20 días antes.

Tras un pleito en lo que era su nuevo hogar, Alexis la golpeó y acuchilló. Por si fuera poco, la atropelló causándole diversas heridas que la mantuvieron hospitalizada varias semanas al borde de la muerte.



Janeth sobrevivió y valientemente narró su historia al público con la esperanza que más mujeres “despierten” y no pasen por lo que ella.

200 días después, Elvis, su esposo, sigue prófugo.

Asesinada a golpes por su jefe



El 12 de julio pasado, Noelia Aguilar Guerrero, de 44 años, fue hallada muerta en un contenedor de basura en la zona de talleres del complejo “Morelos” de Petróleos Mexicanos (PEMEX), donde laboraba.

La mujer fue encontrada con golpes en el cuerpo y en la cabeza; algunas fuentes señalan que también tenía heridas de arma punzocortante.

El martes 13 de julio fue detenido Vicente "N", quien era jefe directo de Noelia y quien presuntamente tenía en su posesión el celular personal de Noelia, lo cual fue prueba suficiente para ser vinculado a proceso. El proceso penal continúa.



“Nunca fue cariñoso, no sé por qué estaba con él”

Hacia finales de julio, Maricruz Díaz López, de 23 años, recibió cuatro martillazos en la cabeza de manos de su pareja sentimental identificada como César Giovanni “N”, Diego “N” y/o José Rodolfo “N”, de 30 años aproximadamente, quien trabajaba como guardia de seguridad.

La joven vivía con él desde hace seis años y todo ese tiempo sufrió violencia doméstica. Incluso, en una ocasión abortó a consecuencia de los golpes que el hombre le propinaba.



Ella también sobrevivió tras permanecer internada un mes en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Orizaba. Su agresor sigue prófugo.

“Tenía dos meses de estar con él y perdí a mi bebé porque me pegó. Nunca fue cariñoso, ni romántico; no sé por qué estaba con él. Habíamos ido a unas albercas, veníamos en una camioneta y le entró una llamada de la esposa de un amigo de él y le dijo: 'Es que yo sí te quiero ver' y cosas así. Veníamos con unos amigos que son vecinos y le dijeron: 'Mínimo respeta a tu esposa, si estás con ella'”.

“Yo no le celé ni nada, sólo le dije: 'Ya al rato hablas con ella' y se me quedó mirando feo y se hizo el dormido. Llegando a la casa me bajé de la camioneta y agarró mi bolsa y la tiró al piso. Esperé que abriera la puerta y fue cuando me comenzó a pegar”.



“El martillo estaba encima del refri. Primero me pegó con puños, ya después me pegó con el martillo”, narró la sobreviviente.

Casada a los 14 años, asesinada por su marido

Apenas el pasado 5 octubre, Julia, de 14 años de edad, falleció en el Hospital Regional de Coatzacoalcos tras haber recibido un disparo de manos de su “esposo” Manuel, de 18 años.



Tras una discusión en su domicilio en la colonia Santa Rosa, el hombre le disparó; sin embargo, la llevó al hospital donde quiso hacer creer a las autoridades que la menor había sido víctima de un asalto.

Luego de que se descubrió cómo ocurrieron los hechos en realidad, fue aprehendido junto con su mamá y su hermana, quienes fueron cómplices del feminicidio.

Feminicidios imparables en Veracruz



De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), el Estado de Veracruz ocupa el tercer lugar en todo el país con 50 casos de feminicidios perpetrados durante los primeros ocho meses de 2021, por abajo del Estado de México y Jalisco.

En violencia de género en todas sus modalidades distintas a la violencia familiar, esta entidad ocupa el segundo lugar a nivel nacional con mil 56 casos de enero a agosto.

Apenas en septiembre, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Hugo Gutiérrez Maldonado, admitió que la estadística de feminicidios en la entidad se encuentra por arriba de la media nacional.



Sin dar cifras, el funcionario afirmó que la meta de su dependencia es que la incidencia baje en estos últimos meses del 2021 y los primeros del próximo año.

Cientos de mujeres urgieron protección

Para hacer frente a los feminicidios y combatir la violencia de género, la Policía Municipal de Coatzacoalcos abrió el departamento de Atención a Víctimas en junio del 2020.



En este año han ejercido 406 medidas de protección a víctimas de violencia, de las cuales 129 están activas.

Se trata de rondines, visitas domiciliarias, apoyo psicológico, así como asesoría legal que se da durante 60 días a quienes atraviesan violencia de género. Además, las autoridades cuentan con 2 patrullas rosa y 3 normales para ejecutar estas vigilancias.

Por su parte, el Instituto Municipal de la Mujer (IMM) notificó que en este año han dado asesoría a 350 damas. Mayo, junio y septiembre son los meses en que las cifras de atención sobrepasaron los 60 casos, donde las víctimas sufrían maltrato físico, psicológico, verbal y económico.



Las estadísticas sobre feminicidios en Coatzacoalcos varían mucho. Por un lado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) contabiliza 26 casos del 2015 a la fecha.

El 2018 fue el año en que, oficialmente, la cifra se disparó de tres en 2017 a nueve. En 2015 y 2016 hubo un caso, en 2019 siete, tres el año pasado y dos hasta agosto del 2021.

Sin embargo, el Observatorio Universitario de Violencias contra las Mujeres (OVU) tiene otros datos.



La organización reportó 13 feminicidios en Coatzacoalcos durante el 2017; 13 en 2018; 13 en 2019; seis en 2020 y tres en lo que va del año. Casi el doble de lo que la Fiscalía General del Estado (FGE) ha dado cuenta.

Pero lo peor no es eso, sino que casi en el 100 por ciento de los casos prevalece la impunidad.