Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Nacional

Hay presidente para rato, dice en video AMLO tras hospitalización

- Ante la posibilidad de pérdida de la vida, asegura que está garantizada la gobernabilidad

- Dijo tener ya un testamento "político"; afortunadamente no va a necesitarse

El Universal Ciudad de Mxico 22/01/2022

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reapareció este sábado luego que ayer se realizó un cateterismo cardíaco en el Hospital Central Militar.

Señaló que hace 15 días se realizó una prueba de esfuerzo y especialistas determinaron que necesitaba hacerse el procedimiento pero debido a que enfermó de COVID-19, lo tuvo que posponer.

“Tengo un testamento político”

Destacó que por sus antecedentes médicos y su trabajo intenso, no descarta la posibilidad de una “pérdida de mi vida. ¿Cómo queda el país? Tiene que garantizarse la gobernabilidad. Entonces tengo un testamento para eso. Afortunadamente no va, creo yo, a necesitarse. Vamos a seguir juntos queriéndonos mucho, porque amor con amor se paga”.



Por último, señaló que los especialistas le autorizaron reintegrarse a sus actividades.“Hay presidente para rato”.



Del infarto al COVID, el historial médico conocido de AMLO



A lo largo de su carrera política, tanto como aspirante presidencial como ahora titular del Poder Ejecutivo, el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un historial de tratamientos médicos a los que ha sido sometido para distintos problemas de salud.

En diciembre de 2013, en pleno movimiento de resistencia civil en contra de la reforma energética del entonces presidente Enrique Peña Nieto (PRI), López Obrador sufrió un infarto agudo al miocardio.

El entonces líder del Movimiento de Regeneración Nacional fue sometido a un procedimiento médico en un hospital privado, por lo que no pudo participar en el cerco humano que Morena y el PT instalaron en el Senado para detener la aprobación de dicha reforma.



La historia médica del Presidente López Obrador pasa por una intervención en los nervios del cuello, el conocer que padece hipertensión, sus dos contagios de COVID-19 y hasta un desgarre en una pierna que se provocó entrenando beisbol.

En 2018, el periodista Carlos Loret de Mola documentó en su columna “Historias de Reportero” de El Universal que al entonces Presidente electo López Obrador tiempo atrás “le tuvieron que quemar los nervios del cuello para esconder una grave dolencia en las cervicales, que son las vértebras que están en la base del cráneo y que envuelven para proteger la médula espinal”.

En enero de ese año, el entonces candidato presidencial de Morena, PT y PES le recomendó al Presidente Peña Nieto, por aquello de “la presión”, serenarse o tomar el medicamento Amlodipino. Un año después, en una de sus conferencias mañaneras, el Presidente López Obrador dijo que padecía hipertensión pero estaba bien de salud porque se cuida y hace ejercicio.



El 24 de enero de 2021, en medio de la pandemia de COVID-19, tras una gira de trabajo de fin de semana por el interior del país, el Presidente López Obrador se contagió de COVID-19; el Mandatario se mantuvo dos semanas en aislamiento.

En octubre del año pasado, el Presidente López Obrador sufrió un desgarre en la pierna derecha al practicar beisbol.

El 10 de enero pasado, el Mandatario informó que por segunda vez dio positivo al virus pero en esta ocasión sólo estuvo aislado seis días y el lunes pasado retomó sus conferencias y actividades privadas.