Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Nueva Iglesia "inclusiva" ofrece espacio para todos: no importa sexo, raza ni posición social

- Aquí hay una sola mesa, un solo banquete en el que todos son aceptados: Arzobispo primado de la Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo

- Surgió en 2013 por iniciativa de sacerdotes que buscaban una Iglesia más cercana a la gente

- Esta nueva Iglesia es diferente a la Católica, Apostólica, Romana, explica

Miguel Valera 02/02/2020

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Nació en 2013 por la iniciativa de un grupo de sacerdotes y laicos que buscaban una iglesia más cercana a la gente, con mayor vocación de servicio y sobre todo más inclusiva. El 27 de septiembre de 2019 se erigió la Arquidiócesis de México y hoy cuenta ya con sacerdotes, diáconos, un obispo auxiliar y el arzobispo primado, Monseñor Abad. Cada día se suman más laicos.

La historia de esta nueva iglesia sigue, profética, la voz de Juan el Evangelista, cuando escribió “El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu”. (Juan 3, 8). La Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo crece a pasos agigantados.

Ordenado obispo en Chile, como parte de la Iglesia Católica Apostólica Ecuménica que a su vez viene de la línea sucesoria de la Iglesia Católica Nacional Brasileña, que fue fundada por monseñor Carlos Duarte, en 1948, monseñor Abad defiende la validez del orden episcopal que posee y explica que la gran diferencia que tienen con la Iglesia Católica, Apostólica, Romana es que aquí caben todos.



“Somos una iglesia de inclusión. El ecumenismo va de la mano de la inclusión. Aquí no hay exclusión. Aquí todos son bienvenidos. Aquí si quieres acercarte a los sacramentos eres bienvenido. Te invitamos a recibir el sacramento del matrimonio, pero el no hacerlo no te impide participar de los mismos. A los laicos los motivamos a participar en la formación de la fe, a un crecimiento, pero la decisión es tuya, la decisión es de Dios contigo y esa es personal, pero yo como obispo, como sacerdote, como iglesia, no te puedo condenar a no acercarte a los sacramentos, porque no llevas a cabo aquello que se ha vuelto una legalidad”.

—¿Hay una mayor apertura?

“La inclusión es eso. Aquí no hay dos mesas. Hay una sola mesa, hay un solo banquete en el que todos son aceptados. La relación tuya con Dios es personal. A mí me toca invitarte, me toca decirte qué es lo que Dios quiere y nos pide a cada uno”, dice contundente.



Esta convicción la plasmó Monseñor Abad en su lema episcopal “Misericors Christus”, la misericordia de Cristo o la compasión de Cristo. La palabra misericordia significa “un corazón que perdona o se apiada”. Por eso ahí caben todos, en los brazos de un Cristo compasivo.

SACERDOTES CASADOS Y QUE TRABAJAN

La Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo ya está trabajando en Veracruz y emocionado en el Señor, Monseñor Abad cuenta que con la ayuda de Dios y del Santo Espíritu este año estarán abriendo ya una Casa de Formación o Seminario.



“A nuestra iglesia son bienvenidos sacerdotes suspendidos de la iglesia romana, religiosos, religiosas, ex seminaristas, que deseen integrarse a esta iglesia y todos los laicos que deseen vivir de una manera diferente su fe”, comenta.

—¿Cómo se sustenta la Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo?

“Somos una iglesia autosustentable. Para ser ministro en esta iglesia y ejercer su ministerio sacerdotal, el sacerdote está obligado a trabajar. Debe trabajar parte del día, fin de semana, tener un negocio, crear algo que le dé sustentabilidad. Nosotros vivimos de la caridad. Los sacramentos no se cobran. Vivimos de lo que el laico caritativamente nos da”.



—No son una carga para el feligrés, como en otras iglesias.

“Así es. Nosotros no cobramos sacramentos. Debemos trabajar tanto obispos, sacerdotes, diáconos, todos debemos trabajar”.

—Combinar el trabajo con el ministerio.



“Así es. Nosotros pretendemos servir y el servicio se da de manera gratuita. El verdadero apóstol es aquel que sirve pero que también trabaja”.

—En ese sentido regresan al espíritu de la primera iglesia cristiana.

“Así es. Esa es nuestra fuente, como la de otras iglesias no romanas, es regresar a la fuente de la iglesia primitiva. Así nace la iglesia primitiva y es perseguida, pero nuestro ideal es traer al presente lo que hizo esa iglesia”.

—Me decía que los sacerdotes pueden casarse…



“Dentro de nuestra iglesia ecuménica son bienvenidos todos. Sacerdotes con familia o jóvenes que ingresen a formación y que en algún momento dado decidan tener su familia. El celibato no lo impuso nuestro señor Jesucristo. La iglesia romana, una vez que fue reconocida por Constantino empezó a poner preceptos y uno de ellos fue el celibato. Recordemos que, entre los apóstoles, Pedro era casado. Hay un pasaje evangélico donde llegan a la casa de Pedro y su suegra está enferma, pero se levanta y les sirve. Nosotros no obligamos al celibato. Bienvenidos los sacerdotes con familia o los que desean vivir de manera célibe en el término que se ha utilizado siempre”.

—¿Cuáles son las etapas de formación?

Tenemos la etapa de filosofía de 3 años, la teología de 3 años, para los jóvenes que terminan la preparatoria. Para los que ya tienen alguna carrera se les pide dos años de teología, pero la formación es ya fuera. No puede estar en un seminario alguien que esté casado o que ya esté en edad avanzada. El seminario es para jóvenes de 18, 22, 25, pero que desean internarse y estar en seis años de formación.



MONSEÑOR ABAD, LA MÁXIMA AUTORIDAD

La Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo nació como una iglesia doméstica, cuenta su máxima autoridad, monseñor Abad.

“Nacimos a finales del 2013. Nacemos como una iglesia doméstica. Más adelante, por situaciones de sucesión apostólica nos integramos a la Iglesia Católica Apostólica Ecuménica cuya sede está en Chile, para poder solicitar el orden del Episcopado. Una vez que fuimos ordenados válidamente, a finales del 2019, en el mes de octubre, pedimos la desincardinación de la iglesia para ya crecer como una iglesia naciente en México”.



—Es decir, ¿viene usted de la sucesión de los Apóstoles, que Jesucristo nombró?

“Así es, debido a que la sucesión es aquello que se transmite válidamente por obispos ordenados válidamente, a su vez por otros que han tomado la sucesión apostólica. Nuestra línea viene de tres: iglesia católica antigua, iglesia anglicana y de la línea sucesoria de la iglesia católica nacional brasileña, que fue fundada por monseñor Carlos Duarte, en el año de 1948. Él funda la Iglesia Católica Nacional Brasileña”.

—Hay una iglesia Romana, que es la que dirige el Papa y otras iglesias, con otras denominaciones pero que tienen validez apostólica…



“Así es. La sucesión apostólica es lo que te da validez en la apostolicidad. Cuando nosotros nos denominamos iglesia apostólica es porque traemos o tenemos la continuidad de la sucesión, que a la vez es la que fue transmitida por los apóstoles. Hoy en día hay una gran diversidad de iglesias católicas no romanas. Se les considera iglesias de la línea del catolicismo, pero no dependemos de Roma. Dependemos de algunos patriarcas, de algunos arzobispos que a la vez han sido válidamente ordenados. ¿Qué no es la validez, qué no es la sucesión apostólica? Es cuando alguien, sin ningún orden o algún sacerdote, con el orden sacerdotal se impone por sí mismo una mitra. Ahí no hay validez, ahí no hay sucesión apostólica”.

—¿Qué los hace diferente de la iglesia romana?

“El quehacer. En el quehacer, nosotros queremos o pretendemos estar cerca de los laicos. Formarlos en la fe, atraerlos a los sacramentos, invitarlos, ser parte de ellos mismos”.



—Insisto, los guía, el espíritu de la primera iglesia…

“Nosotros como iglesia aceptamos la patrística. Nos encauzamos a la historia primitiva a esa historia en donde los apóstoles dan inicio y fundan y surge en el nuevo testamento. Tomamos como fuente todo el nuevo testamento y tratamos de vivir de acuerdo a ello, porque dice la sagrada escritura, lo que gratis se te ha dado, gratis da”.

—Usted es la máxima autoridad en México.



“Sí, en este país, en este momento sí. Soy el arzobispo primado de la Iglesia Católica, Apostólica, Ecuménica, Siervos del Espíritu Santo”.

—Están haciendo camino en esta nueva iglesia, con una visión diferente…

“Queremos, buscamos y perseguimos, en el quehacer, formar al laico, ir de la mano con él, estar en lo espiritual, caminar con ellos. Eso pretendemos y eso venimos haciendo desde hace siete años. Nacimos como iglesia doméstica, en las casas, en las familias y esto va creciendo y ya nos vimos en la necesidad de tener capillas y templos. Pero nacimos como iglesia doméstica”.



—¿Han sido respetuosos de la iglesia romana?

“Bastante. De manera muy personal le pido a mis sacerdotes que antes que nada respetemos en primero, los templos romanos, también tratemos de respetar a los sacerdotes, tanto romanos, ortodoxos o anglicanos. No somos los únicos, hay una diversidad, pero siempre el respeto al hermano”.

—¿Qué mensaje les dejaría a los veracruzanos?



“Estamos ya aquí en el estado y deseamos ser aceptados por la sociedad, por las comunidades. Decirles que todas las personas son bienvenidas. Somos una iglesia de inclusión. Aquí no importa ni el sexo ni la raza ni tu posición social”, concluye monseñor Abad.