Ir a Menú

Ir a Contenido

Conduce responsablemente
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Pandemia ha afectado a 37 millones de alumnos en México por cierre de escuelas

- Según UNESCO, en el mundo son más de 800 millones los afectados
- COVID-19 ha causado pérdida de dos tercios del año académico

Miguel Valera 15/02/2021

alcalorpolitico.com

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), un año después del inicio de la pandemia de COVID-19, más de 800 millones de estudiantes, equivalente a más de la mitad de la población mundial estudiantil, siguen enfrentándose a importantes interrupciones en su educación, que van desde el cierre total de las escuelas en 28 países, entre los que se incluye México hasta la reducción de los horarios académicos en otros 48.
 
De acuerdo con  el mapa de seguimiento mundial de los cierres de escuelas causados por el COVID-19, actualmente existen casi 222 millones de estudiantes afectados a nivel mundial por el cierre total de las escuelas en 28 países, lo que corresponde a un 12.7% del total de alumnos matriculados.
 
Particularmente, en nuestro país se han visto afectados más de 37 millones de estudiantes por un cierre prolongado de las instituciones educativas de entre 31 a 40 semanas, derivado de la contingencia sanitaria. Entre los escolares afectados, casi 5 millones pertenecen al nivel preescolar, más de 14 millones a  la primaria, otros 14 millones a la secundaria y 4.4 millones estudian educación media superior.
 
De acuerdo con la UNESCO, desde el inicio de la pandemia las escuelas del mundo han estado cerradas por completo durante una media de 3.5 meses (14 semanas). Si se tienen en cuenta los cierres de escuelas en zonas localizadas, esta cifra se eleva a 5.5 meses (22 semanas), lo que equivalente a dos tercios de un año académico.
 
La duración de los cierres varía mucho según la región, desde 5 meses (20 semanas) de cierres completos a nivel nacional de media en los países de América Latina y el Caribe, hasta 2.5 meses (10 semanas) en Europa, y sólo un mes en Oceanía.
 
La mayoría de los gobiernos se han esforzado en reducir al mínimo los cierres a nivel nacional. Mientras que 190 países cerraron sus instituciones educativos durante el peor momento en abril de 2020, hoy solamente 28 países mantienen estas medidas, mientras que en 101 países las escuelas están totalmente abiertas.
 
De acuerdo con la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, “los cierres prolongados y repetidos de los centros educativos están teniendo un creciente coste psicosocial para los estudiantes, aumentando las pérdidas de aprendizaje y el riesgo de abandono escolar, lo que afecta de forma desproporcionada a los más vulnerables. El cierre total de las escuelas debe ser, por tanto, el último recurso y su reapertura en condiciones de seguridad, una prioridad”.
 
Durante la introducción del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020, la titular del organismo internacional señaló que “las barreras que impiden el acceso a una educación de calidad siguen siendo demasiado altas para demasiados educandos. Aun antes de la COVID-19, uno de cada cinco niños, adolescentes y jóvenes estaba totalmente excluido de la educación. La estigmatización, los estereotipos y la discriminación hacen que a millones más se les margine dentro de las aulas”.
 
“La crisis actual perpetuará aún más estas diferentes formas de exclusión. Con más del 90% de la población escolar mundial afectada por los cierres de escuelas provocados por la COVID-19, el mundo se encuentra en medio del trastorno más inaudito de la historia de la educación. Las fracturas sociales y digitales han puesto a los más desfavorecidos en peligro de no seguir aprendiendo y abandonar los estudios”.
 
Azoulay recordó que en el pasado crisis sanitarias, como la del Ébola, han mostrado que pueden dejar rezagadas en su educación a numerosas personas, en particular se ven afectas las niñas más pobres, muchas de las cuales tal vez nunca vuelvan a la escuela.
 
Por ello, al igual que el Informe, recomendó que todos los agentes de la esfera de la educación profundicen en su comprensión de la educación inclusiva a fin de incluir a todos los educandos, haciendo caso omiso de su identidad, origen o aptitudes, llega en un momento oportuno en el que el mundo procura reconstruir de nuevo sistemas educativos más inclusivos.
 
De acuerdo con la UNESCO, el sector educativo sólo recibe un 0.78% de los paquetes de ayuda en todo el mundo y se estima que la ayuda a la educación vaya a disminuir en un 12% como consecuencia de la pandemia. Además, la crisis sanitaria también puede aumentar el déficit de financiación de la educación en un tercio, hasta alcanzar los 200 mil millones de dólares anuales en los países de ingresos bajos y medios, lo que representa cerca del 40% del coste total. “La inversión inicial en programas de recuperación ahorrará dinero en el futuro, reduciendo en un 75% el coste de la reparación de los daños causados por la COVID-19”.
 
Ante este panorama y, para permitir un regreso seguro a la escuela, la UNESCO ha pedido que los 100 millones de docentes y educadores del mundo tengan prioridad en las campañas de vacunación.
 
Trabajo realizado con el apoyo de: Journalism Emergency Relief Fund
https://newsinitiative.withgoogle.com/journalism-emergency-relief-fund 

  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Conduce responsablemente
  • Ipax
  • Ayuntamiento de Xalapa