Ir a Menú

Ir a Contenido

Conduce responsablemente
Universidad Anahuac

Seccin: Va Correo Electrnico

3ra parte de 3

Pensar la discapacidad desde la discapacidad en un mundo de capacitados

Antonio Romano Santos Xalapa, Ver. 06/12/2020

alcalorpolitico.com

III
 
Problemas y Políticas Públicas sobre la Discapacidad

En este tercer apartado del texto sobre discapacidad, se pretenden describir algunos de los problemas centrales que se viven en la sociedad contemporánea respecto de la condición de discapacidad y, además, presentar una serie de apuntes para los gobiernos con la intención de coadyuvar a una convivencia incluyente.

La sociedad contemporánea tiene prácticas de rechazo y estereotipos hacia las personas con discapacidad. Vivimos en una sociedad construida desde y para los capacitados, hablo en términos ideológicos y materiales: infraestructura. He ahí el problema central. La discapacidad es un fenómeno social visible y tangible de nuestra sociedad. La realidad es que la discapacidad permea toda la estructura social y se encuentran en todas las instituciones.

El problema radica en que los espacios y las relaciones no están hechas para la discapacidad, sino para las personas capacitadas (normalidad). Además, como integrantes de la sociedad, manifiestan una serie de necesidades y demandas básicas. Se ha convertido en un sector que ha emanado gritos desesperados a los gobiernos para su visibilidad e inclusión en las políticas gubernamentales. Pero lamentablemente, en pleno siglo XXI, hallamos actitudes y practicas retrogradas y ofensivas hacia las personas con discapacidad -si los vemos sólo es para la admiración, la burla o el señalamiento-. Más grave aún, que somos los mismos seres humanos quienes los rechazamos o ignoramos. Actitud preocupante.

Otra de las situaciones lamentables sobre la discapacidad es el hecho de que algunas personas lucran –directa o indirectamente- con la discapacidad. Esta situación se presenta en personas con discapacidad que han encontrado su modus vivendis de la caridad y la limosna –acción que en muchos casos se debe a una actitud de conformismo o a un alto grado de discapacidad, aunado a la carencia de oportunidades-, pero también hay individuos que utilizan a personas con discapacidad para obtener algún recurso o beneficios económico-materiales a costa de ellas.

Definitivamente, la discapacidad es un problema público que demanda el diseño de diversas políticas públicas por parte del gobierno en los tres niveles gubernamentales. Ciertamente, las personas con discapacidad se han convertido en uno de los sectores con alto grado de vulnerabilidad, en este sentido, se deben de rebasar las políticas de corte paternalistas-proteccionistas y reestructurarles en términos de inclusividad y productividad. Esto es pensar la discapacidad como un problema social y público. Obviamente partiendo de su conceptualización como un problema de salud individual, pero también de salud pública.

Cierre

El 3 de diciembre se celebró el Día internacional de la Discapacidad. Pero yo me pregunto ¿Qué celebramos o qué logramos en este mundo hecho para la normalidad y para los capacitados? Más bien hago un llamado a ser conscientes de las dimensiones y de las implicaciones que tiene la discapacidad en las diversas instituciones, cotidianidad y en la vida misma. Revisemos nuestro comportamiento con las personas con discapacidad. No olvidemos que es algo cercano, muy cercano a todos nosotros.

Si somos parte del grupo de personas con discapacidad, simplemente vivamos normalmente desde nuestra discapacidad y demostremos que somos muy capaces de hacer cosas. Ciertamente, nuestros movimientos, nuestra voz e imagen son distintos a los demás. Las actividades las realizamos con un poco más de esfuerzo y lentitud, pero las efectuamos. Estamos vivos y compartimos el mundo contigo, con los otros y con todos.

Si somos de las personas denominados “normales” miremos a los discapacitados como seres humanos y hagamos de las relaciones con ellos encuentros incluyentes, seamos su complemento y apoyémosles. Seamos los pilares de acciones de aceptación e inclusividad. Hagamos que la diferencia sea nuestro comportamiento hacia la discapacidad.

He aquí, los apuntes y los comentarios de su amigo Toño Romano Santos sobre la discapacidad. No puedo cerrar este texto sin agradecer infinitamente a mi familia, a mis maestros, a mis amigos, a mi esposa y a Dios por estar siempre conmigo y hacer de mí lo que soy. Sin ellos, no hubiese logrado nada.
 
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Conduce responsablemente
  • Ipax
  • Salon de usos multiples