Ir a Menú

Ir a Contenido

Prevencion de la extorsion telefonica
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Persiste presión social para que mujeres no aborten; y luego las dejan solas

- Algunas que se lo practican se sienten culpables y temen rechazo de la familia

- Se da en contextos machistas y con bajo nivel de escolaridad, expone Psicóloga

- Necesario hablar del aborto en la sociedad, sin filtros y con información verdadera

Noreli Morales Xalapa, Ver. 13/08/2021

alcalorpolitico.com



La especialista en Psicología Comunitaria, Lorena Redondo, comentó que algunas mujeres que se practican un aborto caen en un cuadro de culpa y temor al rechazo de la familia y la sociedad, hecho que trae como consecuencia problemas emocionales.

"La mayoría de los casos en el país, (son) mujeres que no tienen acceso a ciertos niveles educativos, que crecen en contextos donde todavía hay una cultura muy machista y que no tienen la posibilidad de acercarse a un colectivo feminista y pueden tolerar o soportar maltrato por abortar".



Durante el programa La Tropa Rosa, conducido por Katia Dorantes y Noreli Morales, lamentó que durante muchos años hablar del aborto haya sido una situación de etiquetas y señalamientos hacia las mujeres.

"Para cada mujer la situación es diferente y puede haber mujeres que sientan culpa. Muchas veces tiene que ver con esta presión social que tenemos de ‘yo tengo que ser una buena mujer’. Y ser una buena mujer significa ser maternal. Pero puede haber otras mujeres con valores de autoestima y que están enfocadas en otras cualidades".

La también psicoterapeuta expuso que la interrupción del embarazo no es un procedimiento que repuntó en la actualidad, ya que se realiza desde hace muchos años “pero las mujeres preferían no hablarlo”.



"Hay que hacer un trabajo de concientización, de sensibilización de la sociedad, de profesionistas de la salud, de los abogados, en cómo juzgamos y opinamos, porque en nuestra sociedad desgraciadamente tenemos una doble moral, una la que enseñamos en redes sociales y otra la que mostramos en la vida real".

Sostuvo que debería ser importante, urgente y necesario, empezar a hablar del aborto en la sociedad y en escuelas pero con información verdadera y sin filtros.

"Necesitamos hablar de esto pero de la verdad, de lo que sí sucede. No de esta doble moral, no de estas creencias que no corresponden a la realidad. No sólo la sociedad violenta, las autoridades también violentan. Y nos referimos a esto cuando revictimizan a las mujeres en el caso de un aborto espontáneo. En las redes sociales las crucifican, las anunciamos como si fueran criminales".



Además, aseguró que a las jóvenes embarazadas nunca se les dio la opción de recibir atención psicológica si accedían a la Interrupción Legal del Embarazo en caso de alguna violación.

"Cuando se empezó a autorizar a los papás que las niñas podían interrumpir el embarazo, hubo muchos casos –y todavía existen– de la presión social que reciben para impedir que la niña interrumpa su embarazo. Hubo muchos casos en los que entraba el sacerdote, el personal de salud, familiares y entraban a convencer a la niña de que no interrumpieran el embarazo. Terminaban aceptándolo y después las dejaban solas", concluyó.