Ir a Menú

Ir a Contenido

El Canje Seguro Conviene
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Mutatis mutandis

Poco trabajo formal y mal pagado

Rafael Arias Hern?ndez 30/04/2014

alcalorpolitico.com

En trabajo, Veracruz necesita poco más de 80 mil empleos formales al año. Ni sumando los obtenidos en los últimos tres años se alcanza tal cifra anual.

Hay 2 millones, 89 mil 631 en informalidad. 174,692 más que en 2010. En cambio, la formalidad llego a 1 millón, 52 mil, 672. Con incremento de sólo 44,059. A tres años, informalidad es 2 veces mayor que formalidad.

Es un hecho que en México no se crean empleos suficientes, más bien aumenta informalidad, bajos ingresos y pocas prestaciones. Resultado: más pobreza.



Nulidad e insuficiencia caracterizan a buena parte de las políticas públicas, orientadas a la creación y fortalecimiento del empleo formal.

Cuestión simple; enseñanza no aprendida. Sexenios van y vienen, entre más se combate a la pobreza más crece. ¿Por qué? En principio por tres razones:

Primero no se atienden ni corrigen orígenes y causas, persisten deficientes e inapropiadas políticas económicas, fiscales y sociales. Y no se evalúa ni apoya o corrige, lo que hacen bien o mal y lo que gastan o malgastan los gobiernos.



Segundo, indebida e irresponsablemente, se prolonga mucho de lo que se dice que se atiende y asiste por justificada urgencia, al grado tal que asistencialismo, auxilio a damnificación y desarrollo social pasan de inmediatos y temporales, a institucionales y permanentes con presupuesto. Convirtiéndose en parte, en “minas de oro”, fuentes y puntos de manipulación y condicionamiento, distorsión y aprovechamiento político y social, empezando por una cara y cuestionada burocracia que los administra y maneja, así como partidos y servidores públicos que se aprovechan de ellos, sobre todo para fines de delincuencia electoral.

Y tercero, por apatía, desinterés y falta de participación permanente y efectiva de la población en general. Ni ciudadanos ni sociedad civil exigen con puntualidad y firmeza, transparencia y rendición de cuentas efectiva, y tampoco se reclama verdadero seguimiento y control, fiscalización y evaluación de políticas y programas gubernamentales, tanto de apoyo y fomento económico como asistenciales y de desarrollo social.

MÁS DE LO MISMO Y PEOR



Conocidas, repetidas y padecidas políticas gubernamentales de fomento al empleo, en las que predominan, excepciones aparte, más de lo mismo y peor. Nada o poco nuevo, mientras los presuntos responsables hacen como que hacen, no se ve su trabajo y, eso sí, cobran estratosféricos sueldos y prestaciones, se justifican y auto promueven en todos los medios, con cargo al presupuesto.
No así, políticas y políticos que privilegian y favorecen al capital, que entre más grande e influyente, más se favorece y protege. Se forme y acumule como sea, hasta en forma delictiva, como el conocido y padecido, uso y abuso de patrimonio, recursos públicos y, desde luego, el injustificado endeudamiento gubernamental.

Y ahí están, tanto federales como estatales y municipales, insistiendo en muchas actividades y programas cuya poca o nula efectividad ha sido amplia y reiteradamente probada. Pero eso sí, perdiendo oportunidades y gastándose los valiosos y hasta cuantiosos presupuestos oficiales en costosas ocurrencias, caros actos faraónicos y dispendiosa autopromoción.

Resultado visible y comprobable es que no hay trabajo o empleo, ni salarios ni prestaciones mínimas para buena parte de los jóvenes que se incorporan; y ni que decir de rezagos y acumulados de otras generaciones.



INSUFICIENTE EMPLEO FORMAL Y MAL PAGADO

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), fuente de información oficial, actualiza datos útiles y valiosos en diagnósticos, análisis, formación y evaluación de políticas públicas. Los del IV trimestre de 2013, permiten apreciar características actuales de la oferta y demanda de trabajo, tipos predominantes, remuneraciones, prestaciones y condiciones laborales y otros aspectos más.

Importante aprovechar esta y otra información, para dimensionar problemas y alternativas, precisar tendencias y evitar catástrofes; pero sobre todo, no dejarse llevar por el discurso oficial, fantasioso y de autoelogio, y mucho menos desistir de evaluar funcionarios y gobernantes, políticas y obligaciones públicas, ineludibles.



A partir del determinante factor económico trabajo, se puede definir aspectos del estado de Veracruz, en cifras cerradas para 2013:

BAJAN INGRESOS DEL TRABAJO

En el mismo lapso aumento 245,924, llegando a 2 millones 187 mil 416, el 70% de la población ocupada que cuando mucho gana hasta 3 salarios mínimos, obtiene hasta 5 mil 800 pesos al mes o menos.



Integrada por la que no recibe ingresos (257,624), hasta un salario (521,255), de uno a dos salarios (877,815) y de hasta tres (540,722),

La que recibe más de 5 salarios, disminuyo en 29,190, llego sólo a 207,944.
POCAS PRESTACIONES.

Población sin acceso a servicios de salud también aumento, en 163,510. Esto es en tres años llego a 2 millones 245 mil 395.



Mientras que con acceso sólo creció en 42,558. Llego a 880,684.

Es casi 3 veces más la sin acceso a dichos servicios.

AUMENTA DESOCUPACION REAL



Población ocupada de 3.1 millones. Desocupada de 119,199.

Importante distinguir la desocupación real, de 745,710, que resulta de sumar desocupados con disponibles. Posible saber cuántos desocupados con interés para trabajar, pero bajo contexto que lo impide.

La entidad es hoy predominante en actividades terciarias (servicios, comercio, etc.), con 1 millón, 769 mil 604, el 57% de la población ocupada.



Todo día es día del trabajo, necesario para subsistir, imprescindible para obtener satisfactores a necesidades básicas. En Veracruz, más de 4 millones de pobres y hambrientos, día a día comprueban el poco que hay y mal pagado.

Consúltese la ENOE y otras fuentes de información actualizada y confiable. Hay que insistir e insistir. Evaluar costo, eficiencia y alcances de toda política y programa gubernamental de promoción económica, apoyo y fomento al trabajo y al empleo formal. Origen y causa de pobreza, miseria y hambre que, oficial y supuestamente, a su vez son combatidas con políticas de asistencialismo y desarrollo social, consideradas por algunos verdaderas “minas de oro” e instrumentos de condicionamiento, manipulación y otras actividades propias de aprovechamiento, autopromoción y hasta de delincuencia electoral.



Por cierto, algunos resultados positivos, inexplicablemente no se identifican y analizan, ni consolidan y fortalecen. ¿Qué pasa? ¿Ineptitud, desinterés o ceguera?