Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Políticos y pensadores de distintas épocas proponen reordenar el desarrollo de Veracruz

- El foro para analizar el “Pacto por México”, reúne a experimentados políticos para analizar el potencial del Estado
- Gustavo Nachón, Arnaldo Platas, Mikel, Montfort y otros, invitados como especialistas y expertos
- “El país ya no aguanta”, dijo René Mariani, exauditor general del ORFIS, quien se definió como técnico

?ngeles Gonz?lez Ceballos Xalapa, Ver. 06/12/2012

alcalorpolitico.com

El Pacto por México se analizó por primera vez en la república en esta ciudad y durante el “Foro de análisis de los contenidos y los alcances del Pacto por México” se vertieron opiniones como que a Pemex se le debe dar independencia de gestión e independencia económica.
 
Asimismo, construir un nuevo modelo de desarrollo regional, donde el sector industrial, turístico, del conocimiento, tengan un rol estratégico con un apoyo sustancial e infraestructura regional a través de un detonador: infraestructura para el desarrollo regional en el que existen cinco “P” que son muy importantes para lograrlo: Política, Planes, Programas, Proyectos y Presupuesto.
 
En el centro de la capital del estado se desempolvaron algunos viejos políticos y especialistas en diversas materias como Gustavo Nachón Aguirre, Salvador Mikel, Arnaldo Platas y René Mariani Ochoa, en un evento organizado por la Fundación Colosio para analizar los contenidos del Pacto por México.
 
Además se contó con la asistencia de otros políticos y especialistas como Alicia González Cerecedo, Francisco Montfort Guillén, Arturo Jaramillo Palomino.
 
Lograr el cumplimiento del Pacto por México “como dijo el cura: está cañón”
 
En su oportunidad, René Mariani Ochoa, ex titular del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), expresó “el país ya no aguanta” y aunque se definió no como político sino como técnico que no tecnócrata; por ello se podía dar el lujo de hablar con esa claridad, además, ya tiene 65 años de edad y ya está más pa’ allá que pa’ acá.
 
El también maestro emérito del ITAM, opinó que el Pacto por México es más que ambicioso, pero esperanzador, no tiene peros, está implicando objetivos fundamentales y sustantivos, “es una reverencia a la buena voluntad. Es una ruta conjunta para acceder a un cauce de mejoramiento social integral y que conlleva el fortalecimiento de nuestro federalismo”.
 
Añadió: “Es una agenda de transformación social que implica la instrumentación de nuevas políticas públicas que por su trascendencia y entornos, requiere de consensos definitivos, de diálogo político civilizado e incluyente”, destacó.
 
Sin embargo, preguntó de dónde van a salir los recursos para financiar los 95 compromisos de la nueva administración federal.
 
“Será posible efectuarlo aún con el objetivo de déficit presupuestal cero. Este equilibrio entre ingresos y egresos está previsto parcialmente en la Constitución; no es nada nuevo, lo que sí es nuevo es que no haya financiamiento adicional en forma de endeudamiento y ahí sí como dijo el cura: está cañón para lograrlo. Está sumamente complicado, más allá de lo complicado”, aseveró.
 
Se trata pues, de una reforma hacendaria integral, no fiscal en donde se acabarán los regímenes especiales, se combatirá el comercio informal, se eliminarán tasas ceros de contribución, entre otros, “porque de algún lado tienen que salir los recursos eh!”.
 
El tlapacoyense advirtió que para el presupuesto que se preparará para el 2013 ya tendrá que contemplar todo lo anterior y es que –recordó- no se puede cobrar ninguna contribución que no esté contemplada en la Ley de Ingresos de la Federación, que para el caso sería del 2014.
 
Se requiere de infraestructura para el desarrollo regional en el que existen cinco “P”: Política, Planes, Programas, Proyectos y Presupuesto.
 
Al hacer uso de la palabra Gustavo Nachón Aguirre, destacó que se debe realizar una reforma energética que sea motor de inversión y desarrollo para dar a Pemex independencia de gestión y dependencia económica; transformar la minería en una industria eficiente y socialmente responsable; transformar la banca de desarrollo y de crédito en una palanca de desarrollo de hogares y empresas; transformar el campo en un actividad más productiva; aplicar una estrategia nacional para el desarrollo sur-sureste.
 
“Hoy la sociedad mexicana está convencida de lo trascendental que resulta construir un consenso sobre los objetivos que desea y puede construir”, indicó y consideró que los mexicanos estamos dispuestos a asumir retos mayores que permitan hacer realidad el futuro que deseamos y merecemos.
 
Preguntó qué hacer, cómo hacerlo y con qué hacerlo. Se requiere de un nuevo modelo de desarrollo económico regional que conduzca al país primero, a reparar los daños del modelo actual y después a retomar la senda del crecimiento económico sostenido.
 
El reto –subrayó- es construir un nuevo modelo de desarrollo regional, donde el sector industrial, turístico, del conocimiento, tengan un rol estratégico con un apoyo sustancial e infraestructura regional.
 
El detonador sólo tiene un nombre: infraestructura para el desarrollo regional en el que existen cinco “P” que son muy importantes para lograrlo: Política, Planes, Programas, Proyectos y Presupuesto.
 
Cinco cosas que van ligadas y que interactúan entre sí. Las cinco son indispensables si se desea tener éxito, si falta una habrá problemas y es que se podrán tener planes y programas, pero si no hay proyecto ni presupuesto se habla en el vacío.
 
Aseveró que quienes analizan los proyectos individuales, tienen claro que sin proyecto, los planes y los programas no tienen significado, lo mismo ocurre al revés. Los proyectos deben estar enmarcados en un plan y estrategia de desarrollo para lograr congruencia en los resultados.
 
El ex secretario de Comunicaciones y Obras Públicas en la administración de Miguel Alemán, sostuvo que los proyectos individuales son la expresión de los planes de desarrollo, si no hay proyecto puede haber miles de planes, pero no van a tener impacto en la realidad y desde luego, si no hay presupuesto asignado, tampoco existirán efectos en la realidad.
 
La política, aseveró, es la primera y la más importante, la cual, con el Pacto por México se está cumpliendo.
 
“Qué hacer: política. Después: cómo hacer con los planes, los programas y los proyectos. Con qué hacerlo: con la reforma fiscal”, definió.
 
Abundó que el Pacto por México es el instrumento para lograr todo lo anterior y es que los acuerdos consideran: extender los beneficios de una economía formada por mercados competidos, garantizar el acceso equitativo a telecomunicaciones de clase mundial, promover el desarrollo a través de la ciencia, tecnología y la innovación.
 
Asimismo, el desarrollo sustentable: replantear el manejo hídrico del país, revisar todas las cuencas hidrológicas, captar agua pluvial y tener la integración real del Servicio Civil de Carrera en estas áreas que ha sido abandonado.
 
El priista comentó que se debe realizar una reforma energética que sea motor de inversión y desarrollo para dar a Pemex independencia de gestión y dependencia económica; transformar la minería en una industria eficiente y socialmente responsable; transformar la banca de desarrollo y de crédito en una palanca de desarrollo de hogares y empresas; transformar el campo en un actividad más productiva; aplicar una estrategia nacional para el desarrollo sur-sureste.
 
Fue ahí cuando se detuvo y resaltó que por primera vez se está tomando en cuenta una de las regiones más abandonadas del país y es que de acuerdo a las estadísticas son realmente dramáticas con base en los censos 2000 y 2010, comparando las regiones centro y norte del país.
 
Detalló que en el 2000 en el centro norte existían 72 millones de habitantes, en el 2010 subieron a 80.6; en el sur-sureste en el 2000 había 28 millones de habitantes y subió a 31.5.
 
Los municipios marginados en el 2000 en el centro norte eran de 27.53 por ciento, en el 2010 bajó a 21.4; en la región sur-sureste en el 2010 los municipios marginados eran el 72.47; para el 2010 subió a 75.6.
 
¿Por qué y para qué un pacto por México, a quiénes beneficia, es viable?
 
Al hablar sobre gobernabilidad, el ex procurador general de Justicia del Estado, Salvador Mikel Rivera abrió su intervención preguntando por qué y para qué un pacto por México, a quiénes beneficia y si es viable o se trata de un acto sin consecuencias.
 
Reflexionó que se podrán tener buenas intenciones o un catálogo de compromisos, que no se van a procesar y traducir en políticas públicas y en acciones de gobierno, porque no hay ejercicio de la política.
 
“Yo creo que el Pacto lo cruzan dos grandes líneas, por un lado la política y por otro, cómo lograr que se hagan las cosas. Esos son los dos ejes que vertebran este pacto”, apuntó y refirió que las grandes reformas que México ha experimentado y en general el mundo en épocas de paz y a costos relativamente procesables; es a partir de pactos y alianzas.
 
El también ex diputado federal definió que el Pacto por México no es que sea fundacional, pero sí tiene que ver con el pacto social, pero lo más importante es que no se trata de un documento impuesto desde el poder; es un acto de mera voluntad política.
 
Salvador Mikel Rivera aseguró que los partidos políticos firmantes se sentaron a la mesa porque se sienten incluidos en el Pacto, está representando los intereses de los votos que ellos recibieron.
 
“Y aquí todos ganan, a veces se quiere que los pactos sean de suma cero, es decir uno gana todos los demás pierden, aquí yo creo que todos ganamos”, manifestó.
 
Al preguntar por qué ganará el PRI, dijo que se trata del partido en el gobierno, lo que le permitirá procesar sus grandes políticas públicas, pero también es un mensaje claro para aquellos que dudan que el tricolor regresa siendo el mismo de hace más de 30 años.

En su momento, la única mujer en participar, Elsa de León Aguirre, Secretaria Técnica de la Fundación Colosio, criticó al Seguro Popular, pues la infraestructura del país es deficiente y dicho sistema deja fuera del alcance los tratamientos caros para curar el cáncer.

Se congratuló de que el presidente Peña Nieto tomó la decisión de prohibir la venta de comida chatarra en las escuelas y es que este tema es “urgente”, pues el principal problema de salud pública de nuestro país es la obesidad y obesidad infantil.

Necesaria una nueva Ley de Amparo

Mientras que Arnaldo Platas resaltó que el Pacto por México propone una nueva Ley de Amparo que es necesaria no sólo con la inserción de los nuevos derechos humanos, sino para también darle legitimidad a toda la nueva instancia y la estructura del Estado.

Abundó que otro elemento que se demanda es con la implementación del Código Único en materia penal y procedimientos penales.

“Es una de las puntas de lanza que van a permitir no solamente dar uniformidad al juicio oral, sino a la creencia y legitimidad de la dinámica de la persecución de los delitos. Creo que esto también fortalece al Federalismo mexicano”, destacó.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ipax
  • Seguimos trabajando