Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Realiza Obispo de Papantla ordenación diaconal de 3 seminaristas

La Eucaristía se llevó a cabo en la casa de la Iglesia, con clérigos de toda la diócesis

Jos? C?rdenas Papantla, Ver. 01/10/2014

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos

Teniendo como sede la casa de la Iglesia el obispo de la Diócesis de Papantla, José Trinidad Zapata, encabezó la ordenación diaconal de tres seminaristas, "Con María y discípulos y Misioneros de Cristo", se llevó a cabo la eucaristía, donde estuvieron presentes clérigos de toda la Diócesis, así como de Obispo Emérito Lorenzo Cárdenas Aregullin, feligresía e invitados especiales.

Fueron los seminaristas Miguel García Vázquez, Abad Hernández Casanova y David Pérez Cruz, quien concluyeron sus estudios en el seminario y aceptaron el llamado del Señor para llevar el mensaje del evangelio, además juraron lealtad ante la pregunta hecha por el obispo ¿Prometes obediencia y respeto a mí y a mis sucesores?, a lo que aceptaron ¡que Dios mismo lleve a término esta obra buena que en ti ha comenzado!

Luego de los protocolos eclesiásticos, el Obispo llamó ante él a los futuros “padres” para que realizaran la promesa ante la iglesia católica de aceptar con la responsabilidad que conlleva desempeñar el cargo que les sería conferido, en el cual se incluye la obediencia, el respeto y el celibato.



Los tres candidatos se acostaron pecho tierra como símbolo de humildad, mientras toda la comunidad rezó la letanía de los santos por los nuevos diáconos, los cuales ahora tienen el deber de creer lo que leen, enseñar lo que creen y vivir lo que enseñan.

Una vez aceptada la promesa, fueron ataviados con la vestimenta representativa, por lo que les fue colocada la dalmática y la estola como insignia sacerdotal, misma que habrán de portar en los años venideros al desempeñar el servicio a la iglesia; asimismo les fue entregado el libro evangélico que los nombra como mensajeros de la palabra de Dios.

El Obispo tocó la cabeza de los diáconos, realizando una plegaria en su nombre, momentos en los que la feligresía se llenó de júbilo al observar el fruto de las plegarías que se han realizado para que el Señor despierte en la población el deseo de entregar su vida al servicio de Dios y sus fieles creyentes.