Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Responde proyectista de Profeco a denuncia de corrupción que hizo empresario

Ni la Institución ni él admiten la corrupción; el denunciante no aparece en los libros de registro, dice en su réplica

25/05/2010

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
A la redacción de ese medio alcalorpolitico.com:

Mi nombre es SANTIAGO GUADALUPE GOMEZ ORTIZ, abogado proyectista de resoluciones y receptor de contratos de adhesión en la Profeco Xalapa, la presente es para asumir mi derecho de réplica con respecto a la nota publicada sobre supuestos actos de corrupción, de entre los cuales, aparece mi nombre, el cual hago en los siguientes términos;

Es clara la buena fe de ese medio informativo al recibir denuncias ciudadanas vía correo electrónico, lo que aplaudo con naturalidad, sin embargo no es ajeno ese medio a ser o a tratar de ser sorprendido por personas que no gozan de la confianza hacia las instituciones que persiguen el interés social como lo es esta Procuraduría para el Consumidor.

Puedo de antemano suponer que dada la complejidad de la administración de la justicia a la que tengo acceso, haya tocado intereses particulares como puede ser de esta supuesta persona señor JOSE SANCHEZ, (y otras más que han sufrido el peso de la ley a través de mis resoluciones, como clausuras, arrestos, y sanciones económicas), que se queja y envía un correo electrónico, cuyo contenido toral es el atacar mi perfil profesional y la confianza que en años he ganado en esta función publica.

Por otra parte, no es raro que ante la llegada de un nuevo subdelegado y la práctica honesta de servir, se reacomoden piezas y crean este tipo de reacciones hacia el personal de la misma procuraduría, porque es evidente que si el señor lo hubiere atendido, éste hubiera entendido exactamente la situación que como gobernado tiene que cumplir, pues está mal decirlo pero si de cansarse por explicar se trata ese definitivamente no soy yo, así lo prueba el público que en particular he atendido, mis amistades y amigos. A los cuales invito a reconocer mi rostro por este medio y advertir de mi conducta como funcionario público federal.

No pasa desapercibido que de una minuciosa búsqueda en el libro de acceso del público general, esta Procuraduría no tiene registrado a ese señor JOSE SANCHEZ ni el día 21 de los presentes ni anterior ni posterior, por lo que me veo en la necesidad pertinente de realizar esta aclaración, ese día acudí al taller de mecánica a recoger el carro oficial que tengo asignado, así lo puede probar el personal de ese negocio que me atendió. En el camino, me saludó la esposa de un consumidor el cual le he recuperado montos reclamados a su favor, por lo que le comenté que acudiera a mi oficina porque le había resuelto su asunto y me dijo que en ese momento lo haría, cual por demás sospechoso resulta el hecho de que el señor señala que directa y prepotentemente solicité alguna dávida, lo que es humanamente imposible, pues porque él nunca acudió a esta dependencia, amén de que no estaba presente y, si hubiese sido, sin aceptar que así fue, la corrupción de la cual me deslindo definitivamente no se lleva a cabo a través de una escena como la que señala tan escandalosa, sino en un ambiente mucho más discreto como todos suponemos.

Por demás esta la explicación del supuesto trámite que se trata de llevar a cabo, el contrato de adhesión es un contrato que requiere ser registrado ante Profeco, para garantizar que no sean éstos redactados de manera ventajosa en perjuicio de los consumidores, este trámite está ubicado en la Ley Federal de Protección al Consumidor y tiene al respecto para reglamentar su inscripción un acuerdo que establece en su Artículo 11 que para iniciar su trámite es necesario que el proveedor de servicios, entre otros requisitos, pague un arancel de 755 pesos, moneda nacional, previa expedición de boleta de pago en el banco.

Documentos que llevo a la vista de esa reacción para probar mi conducta apegada a la ley.

Solicito a este señor que dé la cara, dado que no es posible probar su existencia en los libros ni registro de esta Procuraduría, por lo que sólo escuetamente señala que su negocio está ubicado en la calle Mártires 28 de agosto, lo que desde luego, si menciona que teme represalias, las cuales no son prácticas de esta institución ni de mi persona, por qué da esa pista.

Atentamente

Mi teléfono a donde puede contactarme es (…), siendo este utilizable mas no publicable

Gracias