Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Sacerdotes de la Diócesis de Orizaba no son agitadores ni alteran el orden social: Obispo

Cervantes Merino defendió al párroco de Tehuipango, Lidio Limón, afirmando que es sólo una minoría que está en su contra

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 27/09/2015

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, aseveró que sus sacerdotes no son agitadores, ni alteran el orden social, tal y como en algún momento circuló la versión sobre el de Atlahuilco, en referencia a que incitaba a quemar a los delincuentes con gasolina, comentario que ya fue rechazado por los pobladores del propio Atlahuilco y del municipio de Tequila.

Esta tarde, en rueda de prensa, en específico se le preguntó sobre el padre Eduardo López, quien ministra en Atlahuilco, a quien se le achacó esa versión de quemar a los delincuentes, a lo que dijo que nunca se incitó públicamente con esa declaración “simplemente no hay sacerdote que esté alborotando la alteración social. Mis sacerdotes no son agitadores y si se va alguna expresión, está descontextualizada”.

En este espacio de reunión con los medios de comunicación, los representantes de éstos, le preguntaron sobre el caso del párroco de Tehuipango, Lidio Limón, de quien un grupo de personas lo acusó de diversas situaciones y no quieren que siga en la iglesia de este municipio, a lo que apuntó el prelado que desde hace más de un mes le pidieron al padre que se alejara temporalmente de esa zona en tanto no queda resuelto el problema.



“Pero el asunto principal es darle solución para que la comunidad funcione; yo visité la comunidad y el día que fui nadie me dijo nada en contra del padre Lidio, estuve larguísimo tiempo, porque yo no voy a la visita de las comunidades y me pelo, me quedo ahí desde la mañana. Estuve un ratote dialogando, me acerqué a la gente, estuve abierto a que me dijeran lo que quisieran”.

Apuntó que sólo es un grupo pequeño el que ha hecho esas acusaciones, incluso han efectuado un sinnúmero de peticiones que no se les pueden cumplir, y más aún cuando las autoridades de la iglesia han visto el trabajo que ha hecho Limón en favor de la comunidad.

Finalmente expresó que el caso de Tehuipango, responde más a una situación personal y humana que espiritual, además que este asunto es enredado, pero que él como obispo tiene muy claro.