Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Se deben cambiar antivalores para ser gente de paz: Hipólito Reyes

- Arzobispo xalapeño señala que hay que confiar en las autoridades y en las personas para mantener la unidad
- Recuerda la vida de Juan Pablo II quien será beatificado el 1° de mayo en Roma

?ngeles Godoy Morales Xalapa, Ver. 23/01/2011

alcalorpolitico.com

“Estamos viviendo algo que no es el reino de Dios, es un reino más bien de la muerte, del mal, donde domina la violencia, la inseguridad, el afán del dinero, la búsqueda de los placeres y realmente poco nos interesamos o estamos por las cosas del reino de Dios”, advirtió el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios.

En su homilía dominical, Reyes invitó a los fieles a una conversión de vida, “tenemos que cambiar esos antivalores que ahora se están presentando; si queremos ser gente de paz, tenemos que empezar por nosotros mismos, por nuestra casa y por nuestra comunidad”.

Indicó a los católicos que deben ser gente de paz, no violentos, ni vengativos, “no ser gente que busca abusar de los demás o el dinero fácil, el modo de pisar a los demás con tal de obtener sus fines. Tenemos que hacer una conversión”.

Invitó a la gente a confiar más en la gente, empezando por las familias, los trabajadores, los empresarios, así como en las autoridades civiles y las fuerzas de seguridad, “sabemos que es difícil, porque todos conocemos la realidad, pero le pedimos eso al Señor, una nación mejor”.

El arzobispo comentó que el próximo 1° de mayo, será la beatificación de Juan Pablo II y narró la vocación que lo llevó a convertirse en Papa de la Iglesia Católica, uno de los más cercanos al pueblo mexicano.

“Juan Pablo II dijo que la vocación de sacerdote es un don, un regalo de Dios. Él escribió un libro que se llama Don y Misterio cuando cumplió 50 años de sacerdote. En su familia eran pocos, su mamá murió cuando tenía 9 años, su padre era militar muy espiritual, un hombre de Dios. Durante la noche su padre hacía oración y creció en un ambiente de un hombre de gran fe”, afirmó el arzobispo.

Contó que Juan Pablo II, durante sus estudios universitarios, tenía la intención de estudiar idiomas, no obstante, a los 22 años entró al seminario. Llegó a ser sacerdote, obispo auxiliar, obispo titular, arzobispo de Cracovia, cardenal y cuando muere Pablo VI, es nombrado Papa.

“Yo fui testigo, estaba en Roma y me tocó ir en esa tarde a la Plaza de San Pedro a ver si salía el famoso humo blanco, la verdad salió medio gris, pero ya decían que sí era blanco y dijeron el nombre de quien había sido electo, Karol Józef Wojtyła, nos parecía que era algún africano y resulta que era polaco. Salió él con esa simpatía y entrega que siempre le caracterizó”, puntualizó Reyes.

Finalizó haciendo un llamado a la oración, “así fue la persona, vida y el ministerio de Juan Pablo II. Que Dios nos bendiga y que a todos nos haga fieles a nuestra vocación”.
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Seguimos trabajando
  • Salon de usos multiples
  • Ipax