Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Se suma a la queja sobre la corrupción en el servicio de grúas

- Vehículo de su hija fue robado y apareció cinco días después a unas calles de su propietario

- Para el arrastre solicitan cantidad de dinero que no puede sufragar

16/04/2012

alcalorpolitico.com

Hola, buenas tardes:

Asunto: Indignación

Relato: Salí de la ciudad y la semana pasada me habla mi hija diciendo que le habían robado su vehículo. Me sentí muy triste, pues es muy necesario para su trabajo. ¿Qué podía yo hacer? Estaba lejos, y pues lo único que hice fue orar a Dios; fui escuchada, pues al día siguiente me vuelve a llamar mi hija a las 5:00 a.m., diciéndome que lo habían encontrado a 5 cuadras de su domicilio, ¿qué coincidencia no?.

Pero seguimos: los uniformados se portaron muy amables diciendo que en esos momentos las grúas no estaban en función, y que debían llamar a una empresa particular de grúas para el arrastre, ¿qué casualidad no?.

En fin, para no hacerles el cuento largo no se lo han entregado. La mandan de oficina en oficina según a levantar la demanda; que necesita un perito, que no sé cuántas cosas más... y mientras: el vehículo en la empresa particular de grúas generando dinero, el cual no puede ni podemos pagar, somos gente trabajadora que vive al día con sueldo, y si tiene carro es porque con sacrificios lo fue pagando poco a poco; además USADO, Trabaja de 9 a 23:00 horas de Lunes a Domingo para poder tener una vida digna, que más bien podría llamarse indigna, ¿por qué? Porque existe tanta corrupción, señores lectores.

Mi indignación llega más allá de lo creíble, ruego a Dios que todo se resuelva bien. Porque de no ser así mi hija tendría que dejar su vehículo ahí, el cual con el tiempo será desvalijado y las piezas vendidas al mejor postor. Y mientras mi hija con su papelito de la demanda y diciéndoles las autoridades competentes... ya pronto se resolverá su asunto. ¡INDIGNACIÓN!

Gracias por leerme, y que Dios bendiga el camino que recorren todos los colaboradores de Al calor político, que Dios quite espinas y abrojos de su camino y lo vuelva suave a su caminar.